Delegación del Camino de Santiago

Delegado
Rvdo. D. Javier Santiago Sanmartín
666 953 450
nebdas@yahoo.es



REPORTAJE 'ALFA Y OMEGA': El camino de la «nostalgia de Dios»

Sacerdotes y religiosos del Camino de Santiago reflexionan sobre cómo hacer presente a Dios entre la gente que transita por las rutas y senderos que llevan a la tumba del Apóstol, sobre todo, ante aquellos que no lo encuentran ni siquiera lo buscan

El Camino de Santiago, que recibe en los últimos años más gente que nunca, siempre se debate entre los que transitan sus caminos sustentados en la fe y aquellos que o bien buscan una experiencia diferente o simplemente practican turismo. Y en medio de esa realidad, la Iglesia quiere acompañar y acoger mejor a las personas que, de una manera u otra, caminan hacia la tumba de Santiago, sea cual sea su motivación. Y por ello se han promovido en los últimos tiempos encuentros donde reflexionar sobre la presencia de la Iglesia por estos caminos, como el que se celebró la pasada semana en Santiago de Compostela para sacerdotes y religiosos en el camino jacobeo.

En la apertura, Julián Barrio, arzobispo de Santiago, les animó a ser «mediadores de la luz de Dios» que ayuden a otros a «echar raíces en el terreno de los sagrado». En este sentido, Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, que ofreció la ponencia marco, recalcó la importancia del Camino de Santiago como experiencia de fe: «El Evangelio es la respuesta a la pregunta que el hombre se hace desde siempre sobre su existencia, el carácter enigmático que la recubre y su destino último». Puso un gran énfasis en la cuestión de la nostalgia de Dios que tiene que ver con «la silenciosa búsqueda de Dios, a quien muchos querrían encontrar y a quien, desafortunadamente, no logran sentir cercano».

Y añadió: «El eclipse del sentido de Dios ha llevado a que muchos vivan una suerte de exilio de sí mismos, con la sensación de percibir la falta de algo o de alguien, a lo que no se logra dar un nombre o rostro. En este tipo de nostalgia es posible entrever una velada esperanza que debería provocar en los creyentes un testimonio todavía más coherente y convencido».

En este sentido, Fisichella habló de no descuidar este sentimiento presente en los hombres y mujeres de hoy y de abrir nuevos caminos al anuncio de Jesús: «Abrir el corazón y la mente del hombre de hoy para que pueda descubrir la importancia de Dios en la propia vida y creer en Jesucristo».
 

Los presos, rumbo a Santiago

A esto se dedica, en un ámbito muy concreto, la pastoral penitenciaria, Jaume Alemany, de la diócesis de Mallorca, que lleva más de 15 años peregrinando con presos, en un programa en el que se integra la atención pastoral, la psicológica, la médica y la educacional. «Vienen siempre doce personas, hombres y mujeres, de los 1.200 presos que hay en la cárcel de Mallorca. Intentamos que vivan la salida del modo más normalizado posible y tienen libertad para decir –o no a las personas con las que entablen conversación que son reclusos. A ellos nos sumamos cuatro personas de la Pastoral Penitenciaria y otras cuatro de la cárcel entre un médico, un psicólogo, un educador y un funcionario».

Alemany confiesa que a todos les marca mucho. Primero, formar parte de ese 1 % que son elegidos; se sienten afortunados y responsables y, quizás por eso, ninguno de los presos que han participado ha intentado fugarse nunca. «Al terminar, me dicen, aunque pueda sonar a tópico, que si hubiesen hecho antes el Camino de Santiago, no estarían hoy en la cárcel ahora. A todos les marca porque el camino no es más que la metáfora de la vida. Tenemos momentos para reflexionar y para compartir lo que hemos vivido durante la etapa. Además, los invito a caminar al menos media hora solos y por la noche salen cosas muy bonitas. Les doy mucha caña con el tema del perdón, porque es lo único que puede curar a la persona: perdonarse a sí mismo, pedir perdón», explica el sacerdote.

Al llegar a Santiago, en la catedral y durante la Eucaristía, los reclusos se sientan en las primeras filas y el deán, que preside la celebración, les saluda e identifica. Los anima a seguir transformando su vida, un proceso que acompaña la Iglesia y siempre, al concluir la celebración, la comunidad cristiana de Santiago y los peregrinos de otros lugares se acercan para animarlos. Incluso se producen anécdotas graciosas: «Una señora mayor pidió a un recluso que le vigilase la mochila para ir al baño. Y lo hizo perfectamente. Cuando termino la Misa, la señora se acercó a él y le preguntó por qué no le había dicho que era preso, a lo que este contestó que entonces no le habría fiado la mochila».

 

Entrevista al delegado diocesano en 'El Espejo'-COPE

Con motivo del Encuentro de sacerdotes, religiosos y voluntarios del Camino de Santiago que tendrá lugar la próxima semana. La acogida cristiana en el Camino es el empeño de un significativo número de diócesis y de albergues de Iglesia (parroquiales, de órdenes religiosas, de cofradías...) por mejorar su atención a los peregrinos que lo recorren.



 

Salir al encuentro del que camina: carta del delegado diocesano

Nuestro obispo, monseñor Luis Ángel de las Heras, nos ha dicho que durante este curso queremos abrir procesos de cambio. Prueba de ello es la nueva estructura pastoral que ha realizado en la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, en la cual se sitúa la nueva delegación del Camino de Santiago, dentro de la vicaría pastoral de Evangelización. Animados por el Plan Pastoral Diocesano que nos invita a la misión en conversión, desde esta delegación deseamos salir al encuentro del que camina y busca sentido a sus pasos en la vida.
 

¿Qué recursos tenemos?

La fe, fuente de esperanza y de alegría, es nuestra mejor acogida. Cristo peregrino en el camino y compañero en el albergue, nuestro origen y nuestra meta.
 

¿Cuál será nuestra acción?

A día de hoy, se realiza la acogida cristiana del Camino de Santiago en nuestra diócesis de Mondoñedo-Ferrol de diversas formas, en algunas parroquias por las que transcurre el Camino; pero no existe una coordinación o una planificación a nivel diocesano. Éste ha de ser uno de los primeros pasos para una mayor eficacia en la misión en conversión que se nos encomienda.

Recordando las palabras de nuestro obispo: “Cada cual debe estar dispuesto a dar un paso adelante, a reconocer que otros ya se orientan hacia la conversión y que debemos hacerlo todos en una misma dirección, coordinándonos y apoyándonos unos a otros”.
 

Lo primero será poner en valor lo que ya somos y además tenemos:

· Comunidades cristianas que han crecido y forman parte del Camino.

· Templos, capillas, oratorios, rectorales y casas parroquiales o diocesanas que no sólo ofrezcan un espacio físico de reposo y descanso, sino ante todo la posibilidad del encuentro con Cristo que acoge, escucha y comparte.

Atendiendo a los dos caminos que transcurren por nuestra diócesis, el Camino Norte y el Camino Inglés, coordinaremos nuestros recursos y nuestras posibilidades,  tanto a nivel diocesano como interdiocesano.

Y recordando también aquí la petición de nuestro obispo: “Os pido a cada uno que tengamos el valor de vivir desde Dios y transitar así la senda liberadora de la misión en clave de conversión”. Debemos ponernos todos en marcha, pues la misión es de todos los bautizados, y como nos recuerda Jesús en la parábola de los talentos, cada cual en la medida de sus capacidades.



La credencial. ¿Cómo obtenerla?

La Credencial o acreditación del Peregrino es el documento entregado a los peregrinos en la Edad Media como salvoconducto. Hoy en día existe un modelo oficial de credencial distribuída y aceptada por la Oficina de Peregrinaciones de la Diócesis de Santiago. Se puede conseguir solicitándola personalmente en la Oficina de Acogida al Peregrino o en otras instituciones autorizadas por la Catedral de Santiago para su distribución, tales como parroquias, Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, albergues de peregrino, cofradías, etc. En España y fuera de España, algunas asociaciones relacionadas con la peregrinación han sido autorizadas a distribuir sus propias credenciales con una referencia a la meta de la peregrinación en la Catedral de Santiago. De todas formas, las credenciales oficiales se pueden adquirir tanto en España como en el extranjero.

La credencial oficial y otras reconocidas por la Catedral de Santiago están impresas en cartulina y consta de dieciseis páginas que se abren en forma de acordeón. Las primeras páginas aparecen ilustradas en la foto que acompaña al texto. La primera página funciona como una carta de presentación y debería rellenarse en la asociación distribuidora con los datos del peregrino. Hay también en la parte de arriba un espacio destinado al sello de la entidad que entregó la credencial; en la parte de abajo de la misma página, se pondrá la fecha y el sello de la Catedral una vez cumplida la peregrinación.

En Mondoñedo-Ferrol:

· Domus Ecclesiae: Miramar, s/n, 15401, Ferrol (A Coruña). Teléfono: 981 353295

· Concatedral de San Julián: Iglesia, s/n, 15402, Ferrol (A Coruña). Teléfono: 981 354725

· Catedral-Basílica de Mondoñedo: Plaza de la Catedral, 1, 27740, Mondoñedo (Lugo). Teléfono: 982 521006
 

REFERENCIAS EN PRENSA

· La Diócesis celebra hoy la declaración de Patrimonio Mundial (La Voz de Galicia)

· Satisfacción del cabildo de la catedral de Mondoñedo (La Voz de Galicia)

· La Unesco declara Patrimonio de la Humanidad el Camino Norte y el Camino Primitivo (La Voz de Galicia)
 

Recursos de interés

· Portal oficial del Camino de Santiago

· Portal de Turismo de Galicia

· Oficina del Peregrino. Catedral de Santiago de Compostela