Agradecidos por los dones recibidos

La diócesis rinde homenaje a las Hermanas de la Sagrada Familia de Burdeos (Abadín) y a las Obreras de la Cruz (Narón-Ferrol)

Es un momento especial para agradecer a dos comunidades de vida consagrada femenina con una dilatada presencia de consagración y misión en nuestra diócesis de Mondoñedo-Ferrol. Ellas, con su entrega en distintas comunidades parroquiales, nos han dejado una profunda huella del amor de Dios que como consagradas han manifestado en su trabajo  y en su espiritualidad encarnada día a día.
 

Las Hermanas de la Sagrada Familia de Burdeos

La congregación fue fundada en el año 1820 con este carisma: “Hagamos del mundo una única familia”, teniendo como protectores a la Sagrada Familia de Nazaret.

Llegaron las hermanas de esta congregación religiosa de vida apostólica a nuestra diócesis en el año 1987, instalándose en la parroquia de Abadín. Desde entonces hasta hoy han mantenido con ilusión, cariño y entrega, una comprometida opción por el mundo rural. Han participado en la pastoral parroquial y en la acción educativa y asistencial. Han compartido en fraternal cercanía con los más necesitados y excluidos, puesta la atención siempre en las preocupaciones y proyectos de los vecinos, acompañándolos en la formación cristiana. Han participado y promovido el Movimiento Rural Cristiano, orando con la lectura comentada del Evangelio.

Aunque esta comunidad traslada ahora su domicilio a Lugo, junto con otras hermanas de la congregación, continuarán con su labor en la parroquia de Abadín durante este curso.

Compartimos algunas fotografías del pequeño homenaje que el equipo de técnicos y directivos de Cáritas Diocesana brindaron recientemente a Rosa, Paquita e Izaskun.


Las obreras de la Cruz

Este instituto secular femenino fue fundado en Valencia en el año 1934. Son mujeres consagradas que por vocación aspiran a vivir la perfección evangélica y la entrega total al apostolado en la sociedad en la que viven. Cristo Crucificado y la Virgen de los Dolores son las antorchas que iluminan la vida de las Obreras de la Cruz.

Llegaron a nuestra diócesis por medio del obispo Jacinto Argaya, allá por el año 1963. Estuvieron durante muchos años regentando el Seminario de Mondoñedo y más tarde el Teologado Diocesano de nuestra diócesis en Salamanca. Después harían mismo en la Domus Ecclesiae en Ferrol, en el servicio y entrega a los sacerdotes. Desde hace treinta años vivían en la parroquia de Santa Icía de Trasancos de Ferrol-Narón, participando en la pastoral parroquial, especialmente en las actividades de catequesis, Cáritas y Pastoral de la Salud.

Compartimos el álbum fotográfico de la eucaristía que se celebró recientemente en la parroquia de Santa Icía de Trasancos en acción de gracias por Mari Carmen Martínez, María Prieto y Ana M. Lage.
 

Damos gracias por los dones que han compartido con nosotros y pedimos al Señor que envíe nuevas vocaciones por intercesión de Nuestra Señora de los Remedios y de San Rosendo.

Xosé Román Escourido Basanta
Delegado de Vida Consagrada

 

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol