Para orar cada día: Viernes

12ª Semana del Tiempo Ordinario

25 de junio de 2021. Festividad de san Guillermo

"El texto nos demuestra hasta qué punto el Señor se acerca al ser humano para sacarlo de su postración, enfermedad o pecado"
Señor, si quieres puedes limpiarme

Mateo 8, 1-4

En aquel tiempo, cuando Jesús bajó del monte, fue siguiéndole una gran muchedumbre. En esto, un leproso se acercó y se postró ante Él, diciendo: «Señor, si quieres puedes limpiarme». Él extendió la mano, le tocó y dijo: «Quiero, queda limpio». Y al instante quedó limpio de su lepra. Y Jesús le dice: «Mira, no se lo digas a nadie, sino vete, muéstrate al sacerdote y presenta la ofrenda que prescribió Moisés, para que les sirva de testimonio».
 

Comentario

Cada gesto, acción y lugar de los evangelios debemos leerlos en clave teológica. El gesto de Jesús de tocar al leproso es algo insólito. El maestro por hacerlo, queda contaminado y es socialmente rechazable.

Pero teológicamente, el texto nos demuestra hasta qué punto el Señor se acerca al ser humano para sacarlo de su postración, enfermedad o pecado. A quién no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que viniésemos a ser justicia de Dios en él.

Solo  desde una actitud de humildad podemos acercarnos a Jesús. La palabra y la obra van unidas en Jesús. Quiero, queda limpio. El Señor  quiere nuestro bien ahora y siempre
 

Preguntas para reflexionar

"Señor si quieres puedes limpiarme": en este abajamiento la autoridad de Jesús, no queda mermada en absoluto, sino reforzada. ¿Cómo podía ser de otra manera, tratándose de la autoridad del amor y de la compasión?
 

Oración

Señor, Jesús, haz que no me aparte de nadie creyéndome superior.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo