Fiesta de la Virgen de los Dolores y renovación de votos de las religiosas de Alaxe

El obispo Luis Ángel animó a los fieles a promover la fraternidad, unión, acercamiento y familia cristiana

La celebración tuvo lugar en el templo parroquial de Ferreira do Valadouro

Hermana Dolores: "Queremos vivir con esperanza y sostener la esperanza (...) de tantos hermanos que hoy viven sin sentido"

María Wladimir, Eloína, Dolores y Julia, que componen la comunidad de las Hijas de la Virgen de los Dolores en la parroquia de Alaxe, en Ferreira do Valadouro, aprovecharon este pasado martes, 15 de septiembre, la celebración de su festividad para realizar su renovación de votos.

La ceremonia, que tuvo lugar en la iglesia de Santa María de Ferreira, fue presidida por el obispo diocesano, monseñor Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF, al que acompañaron en la celebración el actual párroco, don Xosé Anxo Fernández López, el anterior párroco (jubilado este verano), don Fernando Monterroso Carril, y el arcipreste de Mondoñedo, don Antonio Valín Valdés.

Medio centenar de personas asistieron a la celebración, acompañando con gran cariño a las cuatro religiosas en esta fiesta de su patrona, la Virgen de los Dolores. En la monición de entrada, realizada por la hermana Dolores, la comunidad religiosa nos transmitía su deseo de “vivir nuestra fe como María, de pie junto a la cruz: amar la cruz como ella, y como ella, queremos vivir con esperanza y sostener la esperanza -como ella sostuvo la de los discípulos- de tantos hermanos que hoy viven sin sentido, convencidas de que quien a Dios tiene nada le falta”.

En su homilía, el padre Luis Ángel comenzaba diciendo que “el pueblo santo de Dios ha sabido descubrir a la Virgen María de los Dolores e identificarse con ella. Toda su vida es un camino hacia el Monte Calvario, lugar de la mayor demostración de amor en este mundo”, para, más adelante, hacer hincapié en cómo debemos recibir a la que es Madre de todos los hombres: “Recibirla en un corazón de hijos, en medio de una comunidad que reza, como los discípulos con Ella; recibirla en medio de la Iglesia para ir más allá de nuestros pequeños y cerrados círculos e intereses promoviendo fraternidad y unión, acercamiento y familia cristiana”, imitando todos, de esta forma, el modo en que la reciben y la tienen presente las Hijas de la Virgen de los Dolores. Y recordaba nuestro prelado las palabras de la fundadora, la madre Antonia María, refiriéndose a las religiosas de esta obra: “Almas de gran fe, muy amantes de la oración y con fe en la oración, humildes, pobres, sencillas y amantísimas las unas de las otras”.

Desde estas líneas, felicitamos a esta comunidad de las Hijas de la Virgen de los Dolores en Alaxe y agradecemos enormemente el gran desempeño que realizan, también como miembros del equipo pastoral y moderadoras de celebraciones litúrgicas en el presente proceso de configuración de la Unidad Pastoral de O Valadouro.

Rubén Amor Fernández

Mondoñedo (1970) - Coordinador de Comunicación y portavoz diocesano