Para orar cada día: Jueves

17ª Semana del Tiempo Ordinario

30 de julio de 2020. Festividad de San Abdón

"Si queremos dar una verdadera unidad a nuestras vidas, debemos reconocer que solos, no podemos hacer mucho. Necesitamos ponernos en manos de Dios, para lograr una vida que ame, busque el bien y camine en justicia y santidad"
Recogen en cestos los buenos y tiran los malos

Mateo 13, 47-53

En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente: «También es semejante el Reino de los Cielos a una red que se echa en el mar y recoge peces de todas clases; y cuando está llena, la sacan a la orilla, se sientan, y recogen en cestos los buenos y tiran los malos. Así sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Habéis entendido todo esto?» Dícenle: «Sí». Y Él les dijo: «Así, todo escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de una casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo». Y sucedió que, cuando acabó Jesús estas parábolas, partió de allí.
 

Comentario

Jesús habla a marineros de las orillas del lago de Tiberiades. Se dirige a ellos partiendo de sus faenas de pesca.

La red que se hecha al mar era para Jesús reveladora de los misterios del Reino.

Jesús nos anuncia una buena noticia, una noticia cargada de esperanza para todos los hombres, pero también nos advierte de las consecuencias de una existencia vivida desde el egoísmo, desde la mentira, desde el pecado.

“y recoge toda clase de peces…” Buenos y malos juntos. Útiles e inútiles. Quiere decirnos Jesús que deja a todos los hombres un tiempo para la conversión. No  ha querido hacer una Iglesia de “puros”, de perfectos. Hay toda clase de gentes en su Reino esperando la plenitud perfecta del fin de los tiempos.

Pero la bondad de Jesús no es debilidad ni dejadez. No podemos suprimir esas frases terribles del evangelio. Mediante ellas Jesús quiere despertar nuestras conciencias. Hacernos comprender  la gravedad  de lo que está en juego.

“Ya veis, un letrado que entiende del Reino de los Cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo”.

Acoger  el mensaje de Jesús, no desprecia todo lo anterior, ni se refugiarse en el pasado, temiendo cualquier novedad. Hemos de pedir a Dios que en nuestros pueblos, en nuestras familias y en nuestra propia vida, valoremos el pasado agradecidamente y afrontemos la novedad del futuro con confianza y prudencia
 

Pregunta para reflexionar

¿Tengo juicio claro acerca de lo bueno y lo malo?
¿La bondad o maldad de algo radica en el beneficio que me brinda?
¿Valoro la experiencia y la confronto con las cosas nuevas que se presentan?
 

Oración

Ayúdanos, Señor, a estar cerca de la vida de cada día.
Que trabajemos por la salvación de todos los hombres.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro