Para orar cada día: Lunes

3ª Semana del Tiempo Ordinario

25 de enero de 2021. Conversión de san Pablo, apóstol

"El cristianismo es una persona, una presencia, un rostro: Jesús, que da sentido y plenitud a la vida del hombre"
¿Pueden acaso ayunar los invitados a la boda mientras el novio está con ellos?Nueva

Marcos 2, 18-22

Como los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando, vienen y le dicen a Jesús: «¿Por qué mientras los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan, tus discípulos no ayunan?». Jesús les dijo: «¿Pueden acaso ayunar los invitados a la boda mientras el novio está con ellos? Mientras tengan consigo al novio no pueden ayunar. Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán, en aquel día.

»Nadie cose un remiendo de paño sin tundir en un vestido viejo, pues de otro modo, lo añadido tira de él, el paño nuevo del viejo, y se produce un desgarrón peor. Nadie echa tampoco vino nuevo en pellejos viejos; de otro modo, el vino reventaría los pellejos y se echaría a perder tanto el vino como los pellejos: sino que el vino nuevo se echa en pellejos nuevos».
 

Comentario

Cristo siempre sale a nuestro encuentro; Dios, también llega hoy imprevistamente a nuestras vidas. Nos visita en una enfermedad, en un momento de frustración, en un viaje, en ocasiones de conflictos en nuestras relaciones familiares. Cuando menos lo esperamos, y por el lugar más insospechado. También nos visita en tiempos de paz, de consuelo, a través de una amistad, o en el encuentro con alguien que se hace significativo. Sus caminos son múltiples, porque expresan un amor ingenioso que no da nunca nada por perdido.
 

Pregunta para reflexionar

¿Experimento mi vida de fe como encuentro con Jesús vivo?

¿Descubro la llamada que me hace?

¿Cuáles son los obstáculos que percibo?
 

Oración

Glorioso apóstol San Pablo,
escogido del Señor para llevar su santo nombre
por toda la tierra;
por tu celo apostólico y por la ardiente caridad
con que sentías los trabajos de tus hermanos
como si fueran tuyos propios;
por la inalterable paciencia con que sufriste persecuciones,
cárceles, azotes, cadenas, tentaciones, naufragios
y hasta la misma muerte;

por aquel coraje evangelizador que te estimulaba
a trabajar día y noche en beneficio de las almas
y, sobre todo, por aquella prontitud
con que a la primera voz de Cristo en el camino de Damasco
te rendiste enteramente a la gracia,
te ruego, por todos los apóstoles de hoy,
y que me consigas del Señor que imite
tus ejemplos oyendo prontamente la voz de sus inspiraciones
y peleando contra mis pasiones
sin apego ninguno a las cosas temporales
y con aprecio de las eternas,
para gloria de Dios Padre, que con el Hijo
y el Espíritu Santo vive y reina por todos los siglos de los siglos

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro