Para orar cada día: Miércoles

30ª Semana del Tiempo Ordinario

28 de octubre de 2020. Festividad de San Simón y San Judas, apóstoles

"La relación que Jesús establece con nosotros no está masificada. Nos conoce, nos escoge y nos llama por el nombre"
Estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del Jesús se fue al monte a orarhombre

Lucas 6, 12-19

En aquellos días, Jesús se fue al monte a orar, y se pasó la noche en oración con Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, y eligió doce de entre ellos, a los que llamó también apóstoles. A Simón, a quien llamó Pedro, y a su hermano Andrés; a Santiago y Juan, a Felipe y Bartolomé, a Mateo y Tomás, a Santiago de Alfeo y Simón, llamado Zelotes; a Judas de Santiago, y a Judas Iscariote, que llegó a ser un traidor.

Bajando con ellos se detuvo en un paraje llano; había una gran multitud de discípulos suyos y gran muchedumbre del pueblo, de toda Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón, que habían venido para oírle y ser curados de sus enfermedades. Y los que eran molestados por espíritus inmundos quedaban curados. Toda la gente procuraba tocarle, porque salía de Él una fuerza que sanaba a todos.
 

Comentario

Los nombres de los apóstoles nos sirven para darnos cuenta de que el cristianismo no es una experiencia anónima. La relación que Jesús establece con nosotros no está masificada. Nos conoce, nos escoge y nos llama por el nombre. No somos uno más. Eso nos llena de una enorme responsabilidad evangélica.

Sabernos amados y conocidos debe ampliar nuestra disponibilidad para vivir al lado de Jesús, cultivando nuestra intimidad con Él. Y debe darnos, al mismo tiempo, la capacidad para vivir a fondo el Evangelio, produciendo fruto a favor de los hermanos.
 

Pregunta para reflexionar

¿Cómo fortalecer en nuestras comunidades cristianas este sentido de con-vocación y la llamada a ser personas contemplativas en la acción al modo de Jesús?
 

Oración

También a mí me quieres como soy y me llamas por mi nombre. ¡Ayúdame a serte siempre fiel, como fueron los apóstoles  después de recibir en Pentecostés el amor incondicional, y el inmenso regalo-que extendería por todo el mundo- de la fe!

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo