Para orar cada día: Miércoles

34ª Semana del Tiempo Ordinario

23 de noviembre de 2022. Festividad de San Clemente

"La persecución es una suerte, un gozo, porque es una ocasión de anunciar la Buena Nueva de Jesús, es una evangelización"
Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas

Lucas 21, 12-19

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Os echarán mano y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y cárceles y llevándoos ante reyes y gobernadores por mi nombre; esto os sucederá para que deis testimonio. Proponed, pues, en vuestro corazón no preparar la defensa, porque yo os daré una elocuencia y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios. Seréis entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de vosotros, y seréis odiados de todos por causa de mi nombre. Pero no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza. Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas».
 

Comentario

Jesús anuncia que sus discípulos serán perseguidos, antes de la destrucción de Jerusalén y del templo. Cuando Lucas escribía este evangelio eso ya había sucedido. Lo podemos comprobar en los Hechos de los Apóstoles.

Los apóstoles habían pedido señales. Una es esta: la persecución. La espera del final de los tiempos es una prueba. Esto es lo  que predijo Jesús y no la fecha del fin del mundo.

El nombre de Jesús es signo de contradicción. Nombre que se escarnece. Nombre  que se rechaza. Los apóstoles sabían todas estas cosas porque Jesús  les había anunciado que sucederían. Sin embargo a ellos, igual que a nosotros no les gustaban los ultrajes ni tampoco el sufrimiento, pero con todo estaban contentos porque tenían ocasión de dar testimonio de Él.

La persecución es una suerte, un gozo, porque es una ocasión de anunciar la Buena Nueva de Jesús, es una evangelización.

Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas. El mundo se salva, nosotros nos salvamos cuando seguimos amando al recibir traiciones, cuando ponemos la otra mejilla por el Reino, cuando apostamos por la comunidad y no recibimos de ella más que incomprensión, cuando rezamos, a pesar de no sentir nada. Pedimos al Señor el don de la perseverancia para nosotros y para todas las personas que titubean ante la cruz.
 

Pregunta para reflexionar

Hoy están sucediendo persecuciones similares en muchas partes del mundo. Los que vivimos en países más tolerantes, ¿somos sensibles a los sufrimientos de nuestros hermanos cristianos que se encuentran “odiados por todos a causa de mi nombre”?
 

Oración

Señor, ayúdame a encajar la cruz de la incomprensión, del rechazo, de la persecución.
Ayúdame a estar cerca de los que sufren por los hermanos.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro