Para orar cada día: Lunes

26ª Semana del Tiempo Ordinario

26 de septiembre de 2022. Festividad de San Cosme y San Damián

"Lo grande no es reinar sino servir, servir al más pequeño es servir a Dios, es imitar a Jesús"
El más pequeño de entre vosotros, ese es mayor»

Lucas 9, 46-50

En aquel tiempo, se suscitó una discusión entre los discípulos sobre quién de ellos sería el mayor. Conociendo Jesús lo que pensaban en su corazón, tomó a un niño, le puso a su lado, y les dijo: «El que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; y el que me reciba a mí, recibe a Aquel que me ha enviado; pues el más pequeño de entre vosotros, ése es mayor».

Tomando Juan la palabra, dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre, y tratamos de impedírselo, porque no viene con nosotros». Pero Jesús le dijo: «No se lo impidáis, pues el que no está contra vosotros, está por vosotros».
 

Comentario

Jesús acaba de anunciar a sus discípulos su pasión: padecerá mucho, será rechazado, condenado a muerte, entregado en manos de hombres. Ellos no entienden nada y se les ocurre preguntar “cuál de ellos será el más grande”. Permanecen apegados a proyectos de gloria, deseos  de dominar, ser más…

Nosotros, más que juzgar a los discípulos de Jesús, deberíamos sacar provecho detectando en el fondo de nuestra propia vida las huellas de ese mismo deseo. Ver qué formas aparentes y desconocidas toma mi deseo de dominar, de ser grande.

Lucas nos dice que los discípulos rumiaban en el interior sus sueños de gloria y Jesús, que adivina sus pensamientos los pone de manifiesto. “Tomó de la mano a un niño” y les da su recomendación: que se hagan pequeños como ese niño, que se pongan al servicio de los más pequeños, de los más pobres, que lo grande no es reinar sino servir, que servir al más pequeño es servir a Dios, es imitar a Jesús.
 

Pregunta para reflexionar

¿Qué formas aparentes o escondidas, toma mi deseo de dominar, de ser grande? ¿Cómo vivo el éxito y el sufrimiento?
 

Oración

Señor, ayúdame a que no me  agraden las  acciones deslumbrantes.
Dame un corazón abierto a todos, sobre todo a los más humildes.
Perdona y cura mi afán de ser más que los demás.
Que encuentre mi alegría en lo ordinario, en las pequeñas cosas de cada día.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro