Para orar cada día: Martes

1ª Semana del Tiempo de Adviento

29 de noviembre de 2022. Festividad de San Saturnino

"Solo los pobres y los sencillos tienen el corazón abierto para dejar entrar a la justicia y la paz, que es su fruto"
Te bendigo, Padre

Lucas 10, 21-24

En aquel momento, Jesús se llenó de gozo en el Espíritu Santo, y dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar». Volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: «¡Dichosos los ojos que ven lo que veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis, pero no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, pero no lo oyeron».
 

Comentario

Recibiendo a sus setenta y dos enviados, que regresan  entusiasmados  de su primera misión, Jesús se llena de alegría y hace una insólita oración. Agradece a su padre que descubra el evangelio a los simples y se lo esconda a los doctos: es una decisión de su padre que, como hijo admira  y alaba . Y en presencia de sus discípulos conversa con el padre.

En coloquio con el Padre, Jesús ha proclamado la debilidad que su padre siente para con los débiles y afirmado que conocer a su Padre es decisión libre del hijo.

El bellísimo poema que nos sirve de primera lectura anuncia la llegada del Mesías: "Brotará un renuevo del tronco de Jesé y de su raíz florecerá un vástago". Con él llegará el reino de la justicia y de la paz. Eso será posible porque el país estará lleno del conocimiento del Señor. Si se borra a Dios de la sociedad, el reino  de la justicia y de la paz, no será posible. Muchos piensan que el reino de la justicia y de la paz puede llegar desde el poder, que implica imposición y también violencia. Solo los pobres y los sencillos tienen el corazón abierto para dejar entrar a la justicia y la paz, que es su fruto.
 

Pregunta para reflexionar

¿Por qué no os dejáis primero consolar por Dios en vuestra pobreza, para que sepáis así consolar a vuestros hermanos en la suya?
 

Oración

Padre, me uno a la acción de gracias de tu hijo por haberte hecho accesible a los sencillos. Hazme tan humilde como sea necesario para acoger el evangelio de tu hijo.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo

@mondondonedo