Para orar cada día: Miércoles

26ª Semana del Tiempo Ordinario

30 de septiembre de 2020. Festividad de San Jerónimo

"Todos los días pasa por nuestra vida y nos lanza su desafío: “Sígueme”. Pero no siempre tenemos el corazón disponible para seguirle"
Te seguiré adonde quiera que vayas

Lucas 9, 57-62

En aquel tiempo, mientras iban caminando, uno le dijo: «Te seguiré adondequiera que vayas». Jesús le dijo: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza». A otro dijo: «Sígueme». El respondió: «Déjame ir primero a enterrar a mi padre». Le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios». También otro le dijo: «Te seguiré, Señor; pero déjame antes despedirme de los de mi casa». Le dijo Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios».
 

Comentario

La llamada a seguir a Jesús nos llega todos los días. Todos los días pasa por nuestra vida y nos lanza su desafío: “Sígueme”. Pero no siempre tenemos el corazón disponible para seguirle.

Ponemos muchas disculpas, unas reales y otras imaginarias. Son de hecho nuestra tentación: a pesar de haber puesto las manos en el arado, echamos la mirada hacia atrás.

Los discípulos de Jesús hemos de convertir todos los acontecimientos y experiencias de nuestra vida en oportunidad para seguir a Jesús. Y determinar ese seguimiento como la prioridad de nuestra vida.
 

Pregunta para reflexionar

Jesús nos pide disponibilidad ¿somos seguidores de alguien que no tiene donde reclinar su cabeza, que nos llama a anunciar el Reino de Dios, que es la Vida y que debemos perseverar hasta el final?
 

Oración

Padre, lo decía Jesús hace 2000 años y hoy sigue siendo verdad. Hacen falta –y mucho-  trabajadores que siembren, rieguen y cosechen la semilla prodigiosa de tu Reino, en todo tipo de terreno, de modo que nadie quede fuera.¡Sigue llamando, Padre!

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo