Para orar cada día: Viernes

26ª Semana del Tiempo Ordinario

30 de septiembre de 2022. Festividad de San Jerónimo

"Las riquezas espirituales de ningún modo constituyen una seguridad. Cuanto más son gracias recibidas, tanto más las hay que hacer fructificar"
Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha

Lucas 10, 13-16

En aquel tiempo, Jesús dijo: «¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que se han hecho en vosotras, tiempo ha que, sentados con sayal y ceniza, se habrían convertido. Por eso, en el Juicio habrá menos rigor para Tiro y Sidón que para vosotras. Y tú, Cafarnaúm, ¿hasta el cielo te vas a encumbrar? ¡Hasta el Hades te hundirás! Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado».
 

Comentario

Corozaín, Betsaida, Cafarnaúm… el “sector” en el que más trabajó Jesús. Ciudades que recibieron mucho, que serían ricas espiritualmente si quisieran escuchar.

Sodoma, Tiro y Sidón “pobres”,  no han tenido la suerte de oír el Evangelio, pues bien, Jesús se queda con ellas, prefiere la pobreza.

Las riquezas espirituales de ningún modo constituyen una seguridad. Cuanto más son gracias recibidas, tanto más las hay que hacer fructificar.

Par Jesús el punto de referencia del hombre, en cuanto a su verdadero valor es el juicio de Dios, el punto de vista de Dios; a menudo distinto del nuestro.

Cafarnaúm, ciudad privilegiada, Jesús  hizo en ella numerosos milagros. Quiso que sus habitantes entraran en Reino de Dios, pero la oferta no fue aceptada. No reconocieron las maravillas que Jesús hizo y, por consiguiente, no se convirtieron.

Este evangelio es una llamada a reconocer todo lo que Dios ha hecho por nosotros, por nuestras comunidades y grupos, por nuestra familia... y a vivir de acuerdo con el don recibido, a mostrar nuestro agradecimiento en la oración y con la vida.
 

Preguntas para reflexionar

¿Qué nos dice esto a nosotros hoy? ¿A qué nos está invitando? ¿Què Corozaín y Besaidas hay en nosotros?
 

Oración

Señor, nosotros también, muchas veces hemos oído la predicación de evangelio y no nos hemos convertido.
Haz que seamos como los pueblos sencillos de Tiro y de Sión.
Que no endurezcamos el corazón como Corozaín y Betsaida.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro