Gentes del Carmen y del mar

Carta del obispo diocesano con motivo de la fiesta de la Virgen del Carmen-Día de la Gente del Mar

"Continuamos bregando mar adentro con la prudencia y respeto que requiere cualquier tempestad, pero con la confianza y seguridad que Dios nos otorga generosamente"

Queridos hermanos y hermanas de Mondoñedo-Ferrol:

Un saludo cordial en Jesucristo, el Hijo de Dios nacido de María Virgen, timonel de la bella y frágil barca de la humanidad, tal y como la hemos descubierto singularmente durante este tiempo de pandemia. Saludo con especial cercanía y afecto a los hombres y mujeres del mar junto con sus familias en la fiesta de la Virgen del Carmen.

Este año se conmemora el centenario del apostolado del mar, recordando que en 1920 se fundó el primer centro Stella Maris como respuesta pastoral a las necesidades de las gentes del mar en puertos extranjeros. Lo que se había venido realizando de muchas formas anteriormente tomó cuerpo de compromiso en la Iglesia, llegando a servir a las gentes del mar durante cien años y con presencia actualmente en más de trescientos puertos de cincuenta y seis países.

La Virgen del Carmen nos invita a mirarnos en los ojos de los hombres y mujeres del mar sintiéndonos todos gentes del Carmen y del mar. María es estrella que guía y protege a los trabajadores del mar y a sus familias, tanto en el puerto como en la singladura. En casa y en el barco se invoca a Nuestra Señora del Carmen pidiendo su protección durante el trabajo y el temporal, así como consuelo y acierto para surcar los mares y llegar a buen puerto.

Con este mismo espíritu podemos hacer nuestras las preocupaciones de tantas personas que trabajan directa e indirectamente en las faenas del mar. En medio de la emergencia sanitaria y de dificultades inimaginables, han contribuido a sostener la economía y el abastecimiento de primera necesidad por medio del transporte de productos básicos. Son, igual que tantos, claros destinatarios de nuestros aplausos. Aún más, si cabe, cuando a las dificultades que ya arrastraban se suman ahora las que el «coronavirus» les ha traído, tales como un tiempo más prolongado sin reunirse con sus familias, restricciones para desembarcar o el aumento de la incertidumbre económica del sector.

De un modo diferente este 16 de julio de 2020, privados de las tradicionales procesiones, pero con fe profunda de gentes del Carmen y del mar, honramos a quienes han perdido la vida en el mar y elevamos una sentida oración por ellos.

Hermanos y hermanas, os invito a renovar la confianza en Nuestra Señora del Carmen. Con Ella respiramos la reconfortante brisa marina de consuelo y esperanza que viene de Dios para compartirla con tantos hermanos nuestros necesitados, hijos de un mismo Padre y de una misma Madre. Ella es la estrella inigualable en la difícil travesía universal de la pandemia del «coronavirus» y de cualquier mar proceloso. Mirando a la estrella, invocando a María, confiamos el timón a su hijo Jesús, Cristo vivo, y continuamos bregando mar adentro con la prudencia y respeto que requiere cualquier tempestad, pero con la confianza y seguridad que Dios nos otorga generosamente.

Os encomiendo en una sencilla plegaria esperanzada con mi afecto y bendición.

 

GALEGO

Queridos irmáns e irmás de Mondoñedo-Ferrol:

Un saúdo cordial en Xesucristo, o Fillo de Deus nado de María Virxe, temoneiro da bela e fráxil barca da humanidade, tal e como a descubrimos  singularmente durante este tempo de pandemia. Saúdo con especial proximidade e afecto aos homes e mulleres do mar xunto coas súas familias na festa da Virxe do Carme.

Este ano conmemórase o centenario do apostolado do mar, lembrando que en 1920 fundouse o primeiro centro Stella Maris como resposta pastoral ás necesidades das xentes do mar en portos estranxeiros. O que se había vindo realizando de moitas formas anteriormente tomou corpo de compromiso na Igrexa, chegando a servir ás xentes do mar durante cen anos e con presenza actualmente en máis de trescentos portos de cincuenta e seis países.

A Virxe do Carme convídanos a mirarnos nos ollos dos homes e mulleres do mar sentíndonos todos xentes do Carme e do mar. María é estrela que guía e protexe aos traballadores do mar e ás súas familias, tanto no porto como na singradura. En casa e no barco invócase á nosa Señora do Carme pedindo a súa protección durante o traballo e o temporal, así como consolo e acerto para sucar os mares e chegar a bo porto.

Con este mesmo espírito podemos facer nosas as preocupacións de tantas persoas que traballan directa e indirectamente nas faenas do mar. No medio da emerxencia sanitaria e de dificultades inimaxinables, contribuíron a soster a economía e o abastecemento de primeira necesidade por medio do transporte de produtos básicos. Son, igual que tantos, claros destinatarios dos nosos aplausos. Aínda máis, se cabe, cando ás dificultades que xa arrastraban súmanse agora as que o «coronavirus» lles trouxo, tales como un tempo máis prolongado sen reunirse coas súas familias, restricións para desembarcar ou o aumento da incerteza económica do sector.

Dun xeito diferente, este 16 de xullo de 2020, privados das tradicionais procesións, pero con fe profunda de xentes do Carme e do mar, honramos a quen perdeu a vida no mar e elevamos unha sentida oración por eles.

Irmáns e irmás, convídovos a renovar a confianza na nosa Señora do Carme. Con Ela respiramos a reconfortante brisa mariña de consolo e esperanza que vén de Deus para compartila con tantos irmáns nosos necesitados, fillos dun mesmo Pai e dunha mesma Nai. Ela é a estrela inigualable na difícil travesía universal da pandemia do «coronavirus» e de calquera mar proceloso. Mirando á estrela, invocando a María, confiamos o temón ao seu fillo Xesús, Cristo vivo, e continuamos  bregando mar dentro coa prudencia e respecto que require calquera tempestade, pero coa confianza e seguridade que Deus nos outorga xenerosamente.

Encoméndovos nunha sinxela pregaria esperanzada co meu afecto e bendición.
 

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF

Segovia (1963) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol - Misionero claretiano

@cmfluisangel