Nombramientos diocesanos: área de responsabilidades diocesanas

El 24 de agosto se hará pública una nueva tanda relativa a la atención pastoral en las parroquias

La diócesis crea una comisión de protección de menores y un equipo de acompañamiento al Plan de Unidades Pastorales

Como cada verano y, quizá, en este año de un modo especial, dadas las circunstancias tan atípicas por las que estamos atravesando todos durante el presente año, toca planificar y organizar diferentes áreas de nuestra diócesis de cara al comienzo del próximo curso pastoral, el 2020-2021.

Muy posiblemente, nunca nos habíamos visto, a nivel colectivo, en una situación de tanta incertidumbre por lo que a los meses venideros se refiere. En esta circunstancia avanza la vida de la diócesis con la ayuda, entre otros medios, de la renovación y creación de responsabilidades. Por ello, el obispado da a conocer, tras el debido tiempo de estudio y preparación, la renovación de una serie de responsabilidades diocesanas (entre ellas, el Colegio de Consultores), así como la creación de tres nuevos cargos (entre los que destaca el referido a la nueva Comisión Protege) y un nuevo equipo de acompañamiento para el Plan Diocesano de Unidades Pastorales, cuyo texto estará disponible en la web diocesana esta misma semana. Este Plan Diocesano supone la plasmación en un documento del esfuerzo de años de intenso trabajo para lograr que nuestra estructura como Iglesia particular sea compatible con los tiempos actuales.
 

Renovación de responsabilidades

Nuestro obispo, Mons. De las Heras, procede, en esta ocasión, con la renovación de los miembros del Colegio de Consultores. Este importante órgano es uno de los tres consejos asesores con los que puede contar un prelado en su diócesis, junto al Consejo Presbiteral (renovado en marzo de 2017) y el Consejo de Pastoral (constituido en diciembre de 2019). El padre Luis Ángel ha nombrado a nueve sacerdotes, todos ellos miembros del Consejo Presbiteral como marca el Derecho Canónico, para la composición del nuevo Colegio de Consultores, cuya vigencia está establecida en cinco años. Se mantienen de la etapa anterior cuatro presbíteros (D. Antonio Rodríguez Basanta, D. Antonio J. Valín Valdés, D. Juan José Fernández Fernández y D. Pedro Díaz Fernández), a los que se suman cinco nuevos miembros (D. Gonzalo Varela Alvariño, D. Félix Villares Mouteira, D. Juan José Novo Gabeiras, D. Ramón Antonio López Rodríguez y D. Rafael Lombardero García). La función de este colegio es garantizar al obispo una cualificada asistencia, aportándole al prelado su valoración y su parecer en temas importantes para la diócesis, entre ellos aquellos de naturaleza económica, facilitando, de esta manera, al prelado su toma de decisiones.

Un área que también se renueva es la Patrimonio Histórico-Artístico, con el nombramiento del laico D. Juan Estévez Monteavaro como delegado. Estévez Monteavaro, artista ribadense que realizó sus estudios de Arte en Oviedo, ha expuesto sus obras en diferentes salas de Galicia y Asturias. El pasado año, fue, además, galardonado con el Premio Nacional de Belenismo. Y, desde diciembre de 2019, es miembro del Consejo Diocesano de Pastoral.

Dª. Mar Sarmentero Perote, catequista de Viveiro y actual delegada de Laicos, ve ampliada su delegación, que pasa a denominarse, ahora, delegación de Laicos, Familia y Vida. Se sigue, de este modo, el ejemplo de la decisión adoptada por la Conferencia Episcopal Española en su Asamblea Plenaria del pasado mes de marzo, al convertir la comisión episcopal de Apostolado Seglar en comisión episcopal para los Laicos, Familia y Vida.

El vicario de Misión Misericordiosa y Samaritana, D. Gonzalo Varela Alvariño, asume la delegación de Pastoral Penitenciaria. Como es sabido, no existen centros penitenciarios en el territorio diocesano de Mondoñedo-Ferrol, pero sí hay algunos cercanos aunque se encuentren en las diócesis vecinas y tenemos, pues, una importante responsabilidad a la hora de ayudar tanto a personas que, por un motivo u otro, hayan sido encarceladas, ya sean de nuestra diócesis o estén buscando, aquí, su reinserción en la sociedad; y, por supuesto, acompañar a las familias que se ven privadas, durante un tiempo que se hace muy difícil, de aquellas personas que se encuentran cumpliendo condena.

Por lo que respecta al servicio religioso en el Hospital de A Mariña, Dª. Josefa García Blanco tendrá dedicación plena a dicho servicio; mientras que el sacerdote D. Xosé Anxo Fernández López se dedicará al mismo a tiempo parcial, compaginándolo con la atención a su extensa UPA en O Valadouro, donde contará con la ayuda de las religiosas Hijas de la Virgen de los Dolores.
 

Nuevas responsabilidades

Además de los órganos o cargos que se renuevan, los citados en el anterior apartado, se procede con la creación de nuevas áreas o responsabilidades diocesanas. En este sentido, debemos destacar la nueva Comisión Protege (comisión de protección y acompañamiento de menores y adultos vulnerables) de Mondoñedo-Ferrol, cuya coordinadora será la laica vilalbesa Dª. María de la Concepción Quintela Rego que, como tal coordinadora, será también miembro del servicio pastoral interdiocesano de atención a menores, personas vulnerables y sus familias, órgano de nueva creación de la provincia eclesiástica de Santiago de Compostela (la que reúne a las cinco diócesis gallegas).

Este servicio pastoral interdiocesano puede ser consultado en el siguiente link: www.archicompostela.es/atencionamenores. La Comisión Protege tendrá, por su parte, esta dirección de correo electrónico para cualquier comunicación directa en Mondoñedo-Ferrol: protege@mondonedoferrol.org

La creación de este servicio pastoral interdiocesano responde al motu proprio del papa Francisco Vos estis lux mundi, de 7 de mayo de 2019, que establece procedimientos dirigidos a prevenir y combatir los delitos de abuso sexual.

En palabras de monseñor De las Heras, nuestra diócesis, fiel a su misión e identidad, crea esta Comisión Protege, que trabajando en coordinación y colaboración con el Servicio pastoral interdiocesano creado por las diócesis de la Iglesia en Galicia, tiene como objetivo asegurar el acompañamiento de víctimas y victimarios y promover iniciativas de prevención, formación, sensibilización y creación de entornos seguros libres de abusos para menores y adultos vulnerables. De igual modo, añade nuestro obispo, que esta comisión estará disponible para acoger, orientar y acompañar a cualquier persona que solicite su ayuda específica.

La persona encargada de coordinar la Comisión Protege, Dª. Concha Quintela Rego, profesora de secundaria en diferentes institutos de Galicia y los últimos veinte años en el IES Basanta Silva de Vilalba, es catequista en nuestra diócesis desde hace tres décadas, trabajando tanto con niños y jóvenes como con adultos. Quintela ha realizado, además, durante el presente año, el Curso de Protección de Menores, que organiza el ITVR (Instituto Teológico de Vida Consagrada) de los misioneros claretianos, que es sección de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca-Campus de Madrid. Dicho curso se realiza en colaboración con el “Centre for child protection” de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. En palabras de la nueva coordinadora: Afronto esta responsabilidad para ayudar en la construcción de una cultura del ´buen trato´ que proteja y evite cualquier ´maltrato´ a los menores y a los adultos vulnerables, tal y como nos exige nuestra fe y nos recuerda la Iglesia a través del magisterio del papa Francisco.

Otros dos nuevos cargos son el de director del Fondo/Instituto para la Sustentación del Clero, que recae en el sacerdote D. Carlos Gómez Iglesias, y el puesto de director del departamento de Bienes inmuebles y Gestión forestal, que desempeñará el también sacerdote D. Juan Pablo Alonso Rolle. Es bueno destacar aquí, que, por primera vez en nuestra diócesis, estas dos áreas tan relevantes adquieren un carácter propio e independiente, ya que hasta ahora siempre han sido parcelas de trabajo del ámbito del ecónomo diocesano. Se buscar con ello reforzar su gestión en tiempos que requieren, desde luego, una dedicación específica y focalizada.

Hemos dejado para el final un apartado, también, de gran importancia, ya que se trata de la constitución de un equipo de acompañamiento del recién estrenado Plan Diocesano de Unidades Pastorales que ya se distribuyó por arciprestazgos y, como decíamos, estará disponible esta misma semana a través de la web diocesana. Este Plan Diocesano surge, como sabemos, de la apremiante necesidad de una profunda reorganización en la atención pastoral de nuestras actuales 422 parroquias que, en el transcurso de los próximos diez años, deben aunarse en 24 unidades pastorales (UPA). Siendo todos conscientes de que, como nos indicaba el padre Luis Ángel en su carta abierta de comienzos de esta primavera, responder a los desafíos de este momento histórico exige este paso al frente de cada diocesano, invitándonos a leer, comprender y acoger este Plan como medio para llegar más lejos. Todos podremos hacerlo, ahora, a través de su publicación íntegra.

El equipo responsable de llevar a cabo el acompañamiento de la implementación de este Plan Diocesano de UPA estará compuesto por tres sacerdotes (el vicario general y los dos vicarios de pastoral de la diócesis), una religiosa y dos laicos: D. Antonio Rodríguez Basanta, D. Antonio J. Valín Valdés, D. Gonzalo Varela Alvariño, Hna. María Wladimir Mayoral Cortés (religiosa de la Congregación Hijas de la Virgen de los Dolores, comunidad de Ferreira do Valadouro), Dª. Blanca Martínez Landeira (UPA San Martiño de Narón) y D. Fernando Quelle Cordido (UPA Burela-Cervo). Podemos reseñar que estos dos seglares cuentan, ya, con experiencia en unidades pastorales establecidas tiempo atrás y funcionando de forma exitosa en la actualidad.
 

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol