El grano de trigo sembrado en campos de misericordia

Concatedral de San Xiao de Ferrol, sábado 29 de agosto de 2020

Homilía del obispo diocesano en la ordenación diaconal de Jaime Iglesias García

"La emoción y el gozo de tu ordenación diaconal son los tuyos, los de tu familia, los de cuantos te conocen y, por supuesto, son la emoción y el gozo de nuestra diócesis de Mondoñedo-Ferrol"

Cantaremos eternamente las misericordias del Señor que escoge lo que no cuenta en este mundo para mostrar lo que de verdad cuenta a sus ojos. Desde el seno materno, el Señor nos rodea con su misericordia, con un amor que fortalece cualquier debilidad si nos abrimos a Él. Hoy, Jaime recuerda y reconoce, por la ordenación de diácono que va a recibir en la Iglesia, la acción misericordiosa de Dios con él, con su familia, con sus amigos y compañeros, con los sacerdotes que le han acompañado, con su gente querida y con quienes todavía no conoce, pero serán personas amadas por Dios a través de su servicio y misión.

Jaime, el Señor te ha elegido y te ha llamado por su infinita bondad, y te concede ahora este ministerio ordenado para ser servidor y testigo, como Esteban, el primer discípulo del Señor mártir. Precisamente la Iglesia hace memoria hoy del valiente martirio de san Juan Bautista, un profeta fiel a la verdad y a la justicia de Dios.

Tú continúas la lista que iniciaron aquellos siete primeros elegidos para el diaconado sembrando tu vida como grano de trigo en buena tierra, la de la misericordia del Señor, para dar mucho fruto. El Señor te seguirá invitando a renovar y aumentar este "sí" con libertad discipular y espíritu martirial en campos fértiles de misericordia, siendo profeta de la verdad y de la justicia como Juan el Bautista, como Esteban, aunque sin título de profeta.

La emoción y el gozo de tu ordenación diaconal son los tuyos, los de tu familia, los de cuantos te conocen y, por supuesto, son la emoción y el gozo de nuestra diócesis de Mondoñedo-Ferrol. Pero también se conmueven y se alegran contigo quienes te aguardan, te conozcan o no. Algunos han recibido el don de la fe y necesitan sostenerse en él ayudados por la Palabra y los sacramentos. Otros, con fe o sin ella, padecen miserias y esclavitudes. Muchos no conocen la libertad de ser hijo de Dios… La mies es mucha y los obreros pocos. Lo sabes. Lo sabemos. Con ellos y entre ellos, tendrás la oportunidad de sembrar tu vida en la misericordia del Padre para que, en Él, dé frutos insospechados.

Caminando con las personas a quienes sirvas y ante las que serás testigo de Jesús, quieres seguirle por la senda de quien se olvida de sí mismo, muere como el grano de trigo y así adquiere la memoria imperecedera de la vida eterna, que tiene su reflejo salvador en la misión y los afanes de este mundo. Porque la espera de esa vida nueva y definitiva aviva la preocupación y el compromiso por perfeccionar esta tierra que pasa, donde crece ya hacia Dios el cuerpo de la familia humana, alumbrando el reino nuevo, "reino de verdad y de vida; reino de santidad y gracia; reino de justicia, de amor y de paz" (cf. GS 39). El reino que está ya misteriosamente presente en toda la tierra y que tú estás llamado a extender en Mondoñedo-Ferrol. El reino que alcanzará su plenitud cuando vuelva el Señor. A Él le reconocemos y damos gracias porque se ocupa de su pueblo peregrino, la Iglesia, eligiendo hombres como Jaime para ser sus testigos y servir en esta hermosa senda de promesas que se cumplen.

Que tu diaconado, Jaime, te haga misionera y evangélicamente irrefrenable, desplegando tus cualidades según la gracia de Dios. Que tu entrega ministerial sea generosa y prepare así del mejor modo tu llegada a la siguiente meta: la ordenación presbiteral.

Mientras caminas, profundiza en el don que recibes esta mañana. Mira a Cristo, quien «se ha hecho diácono de todos», como afirmó san Policarpo (cf. San Policarpo, Ad Phil. V,2). Luego ve y haz tú lo mismo, movido a misericordia, como el buen samaritano, «diácono de todos» comenzando por los apaleados al borde del camino.

Oremos, hermanos y hermanas, por Jaime, para que sea un hombre lleno del Espíritu Santo. Encomendemos a Jesucristo, “diácono de todos”, su ministerio diaconal, para que contribuya a edificar la Iglesia, germen de la nueva humanidad en Cristo. Orando por Jaime, oramos por todo el pueblo de Dios que camina hacia ese horizonte de salvación, en medio de aguas turbulentas que nunca faltarán, con la confianza puesta en quien puede calmar la más impetuosa tempestad.

Señor Jesús, concede a Jaime audacia para servir a los hermanos con amor; predilección por los más humildes; fortaleza de corazón en su vida célibe y constancia para ser colaborador del obispo y de los presbíteros en la proclamación testimonial de Jesucristo, Palabra del Padre.

 

GALEGO

Cantaremos eternamente as misericordias do Señor que escolle o que non conta neste mundo para mostrar o que de verdade conta aos seus ollos. Desde o seo materno, o Señor rodéanos coa súa  misericordia, cun amor que fortalece calquera debilidade se nos abrimos a El. Hoxe, Jaime lembra e recoñece, pola ordenación de diácono que vai recibir na Igrexa, a acción misericordiosa de Deus con el, coa súa familia, cos seus amigos e compañeiros, cos sacerdotes que o acompañaron, coa súa xente querida e con quen aínda non coñece, pero serán persoas amadas por Deus a través do seu servizo e misión.

Jaime, o Señor elixiuche e chamouche pola súa infinita bondade, e concédeche agora este ministerio ordenado para ser servidor e testemuña, como Esteban, o primeiro discípulo do Señor mártir. Precisamente a Igrexa fai memoria hoxe do valente martirio de san Xoán Bautista, un profeta fiel á verdade e á xustiza de Deus.

Ti continúas a lista que iniciaron aqueles sete primeiros elixidos para o diaconado sementando a túa vida como gran de trigo en boa terra, a da misericordia do Señor, para dar moito froito. O Señor seguirache convidando a renovar e aumentar este "si" con liberdade discipular e espírito martirial en campos fértiles de misericordia, sendo profeta da verdade e da xustiza como Xoán o Bautista, como Esteban, aínda que sen título de profeta.

A emoción e o gozo da túa ordenación diaconal son os teus, os da túa familia, os de cantos te coñecen e, por suposto, son a emoción e o gozo da nosa diocese de Mondoñedo-Ferrol. Pero tamén se conmoven e alégranse contigo quen che agarda, coñézanche ou non. Algúns recibiron o don da fe e necesitan sosterse nel axudados pola Palabra e os sacramentos. Outros, con fe ou sen ela, padecen miserias e escravitudes. Moitos non coñecen a liberdade de ser fillo de Deus… A  mies é moita e os obreiros poucos. Sábelo. Sabémolo. Con eles e entre eles terás a oportunidade de sementar a túa vida na misericordia do Pai para que, nel, dea froitos insospeitados.

Camiñando coas persoas a quen sirvas e ante as que serás testemuña de Xesús, queres seguirlle pola senda de quen se esquece de si mesmo, morre como o gran de trigo e así adquire a memoria imperecedoira da vida eterna, que ten o seu reflexo salvador na misión e os afáns deste mundo. Porque a espera desa vida nova e definitiva aviva a preocupación e o compromiso por perfeccionar esta terra que pasa, onde crece xa cara a Deus o corpo da familia humana, alumando o reino novo, "reino de verdade e de vida; reino de santidade e graza; reino de xustiza, de amor e de paz" (cf.  GS 39). O reino que está xa misteriosamente presente en toda a terra e que ti estás chamado a estender en Mondoñedo-Ferrol. O reino que alcanzará a súa plenitude cando volva o Señor. A El recoñecémoslle e damos grazas porque se ocupa do seu pobo peregrino, a Igrexa, elixindo homes como Jaime para ser as súas testemuñas e servir nesta fermosa senda de promesas que se cumpren.

Que o teu diaconado, Jaime, fágache misioneira e evanxélicamente irrefreable, despregando as túas calidades segundo a graza de Deus. Que a túa entrega ministerial sexa xenerosa e prepare así do mellor modo a túa chegada á seguinte meta: a ordenación presbiteral.

Mentres camiñas, profunda no don que recibes esta mañá. Mira a Cristo, quen «se fixo diácono de todos», como afirmou san Policarpo (cf. San Policarpo, Ad  Phil. V,2). Logo ve e fai ti o mesmo, movido á misericordia, como o bo samaritano, « diácono de todos» comezando polos mallados á beira do camiño.

Oremos, irmáns e irmás, por Jaime, para que sexa un home cheo do Espírito Santo. Encomendemos a Xesucristo, “diácono de todos”, o seu ministerio diaconal, para que contribúa a edificar a Igrexa, xerme da nova humanidade en Cristo. Orando por Jaime, oramos por todo o pobo de Deus que camiña cara a ese horizonte de salvación, no medio de augas turbulentas que nunca faltarán, coa confianza posta en quen pode acougar a máis impetuosa tempestade.

Señor Xesús, concede a Jaime audacia para servir aos irmáns con amor; predilección polos máis humildes; fortaleza de corazón na súa vida célibe e constancia para ser colaborador do bispo e dos  presbíteros na proclamación testemuñal de Xesucristo, Palabra do Pai.
 

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF

Segovia (1963) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol - Misionero claretiano

@cmfluisangel