Las Cáritas parroquiales de Serantes, Santa Mariña y San Paulo se unen

Mons. De las Heras presidió una celebración comunitaria y compartió experiencias con el voluntariado

Monseñor Luis Ángel: "Este gesto de uniros para potenciar las Cáritas de varias parroquias me parece un paso muy importante para la construcción de Iglesia diocesana"

El proceso de implantación del Plan de Unidades Pastorales en nuestra diócesis camina con paso firme. Una situación que repercute no sólo en el ámbito pastoral, sino que extiende su red a todas las parcelas de nuestras parroquias, como por ejemplo, los equipos de Cáritas.

La agenda particular del administrador diocesano y obispo electo de León, monseñor Luis Ángel, contemplaba para primera hora de esta mañana un encuentro con el voluntariado de las Cáritas de Serantes, Santa Mariña do Vilar y San Paulo de Catabois, en Ferrol.

En la entrada del templo de Santa Mariña fue recibido por el párroco y delegado episcopal de Cáritas, Alfonso Gil; el presidente de Cáritas Serantes-Santa Mariña-San Paulo, el sacerdote José Rey; la directora de Cáritas Diocesana, María Victoria Rodríguez; la trabajadora social, Carmela Primo; la directora de la nueva Cáritas unificada, Carmen Tudo, y un nutrido grupo de las voluntarias, entre las que se encontraba Josefina Rebés, otrora directora de Cáritas Mondoñedo-Ferrol.

Precisamente el voluntariado de estas Cáritas parroquiales pasan a unirse, en el marco de lo que será la UPA Santa Mariña-Rural, que agrupará a las parroquias de Santa Mariña, Serantes, A Cabana, A Graña, Brión, Cobas, Doniños, Esmelle, Mandiá, Marmancón, San Paulo y San Xurxo. Un trabajo en red que permitirá aunar esfuerzos y recursos y optimizar todas las acciones que cada parroquia venía desarrollando de forma independiente. 

Durante su intervención, monseñor Luis Ángel agradeció al voluntariado este primer paso, una "piedra de unidad", que consideró "muy importante para la construcción de la Iglesia diocesana de Mondoñedo-Ferrol". Valoró la entrega incondicional a las personas más necesitadas, especialmente en estos tiempos de pandemia donde todo se hace más difícil, y les animó a seguir cuidando los servicios de acogida, ya que "las personas que acuden a Cáritas no sólo lo hacen para recibir una ayuda material, sino que también necesitan afecto, esperanza, escucha y ánimo", subrayó. 

Antes de regresar a la Domus Ecclesiae, el prelado tuvo ocasión de visitar las instalaciones de Cáritas Santa Mariña, en los aledaños de la iglesia parroquial, e incluso posar para una fotografía de familia que terminó con una ovación al ya obispo electo de León: "Este aplauso es para Dios y para Cáritas, donde todos los que formáis parte de ella sois, somos, transmisores de la alegría y la fortaleza de Jesús".
 

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol