Nota pastoral ante las nuevas medidas de la Xunta de Galicia para paliar la crisis sanitaria del COVID-19

· Autor: G. C. Mari

Las medidas estarán vigentes hasta el 4 de diciembre

La diócesis de Mondoñedo-Ferrol reitera su compromiso y colaboración con la sociedad para evitar la expansión del COVID-19

Antonio R. Basanta: "Afrontamos esta situación desde nuestra fe con la necesaria responsabilidad civil y cristina por la vida, el bien y la salud de los fieles cristianos y de toda la sociedad"

La diócesis de Mondoñedo-Ferrol, con preocupación y responsabilidad por el cuidado de la vida humana, reitera su compromiso y colaboración con la sociedad para evitar la expansión del COVID-19. Recuerda en la oración a los fallecidos y enfermos y continúa agradeciendo su implicación al personal sanitario, a otros profesionales, a los capellanes de hospitales, voluntarios de pastoral de la salud y de Cáritas. Así mismo, la diócesis renueva su ofrecimiento de ayuda a quienes sufren consecuencias de todo tipo a causa esta pandemia.

En estos momentos de incremento de los contagios, informamos sobre los aspectos que atañen a las celebraciones religiosas comunitarias conforme a las medidas que se adoptan en el territorio de la Comunidad Autónoma de Galicia para hacer frente a la crisis sanitaria del COVID-19 y que recoge el decreto 179/2020, de 4 de noviembre, publicado en el Diario Oficial de Galicia.
 

Celebraciones en los templos de la diócesis

⦁ En las parroquias y UPA de los ayuntamientos de Ferrol, Neda, Narón, Viveiro y Burela, la asistencia a los templos será de un máximo de 25 personas desde el sábado 7 de noviembre a las 00:00 horas.

⦁ En los templos situados en el resto de los ayuntamientos del territorio diocesano, la asistencia máxima será de 50 personas, como ya está indicado desde el día 5 de noviembre.

⦁ En ningún caso se podrá superar el 50% del aforo del templo.

⦁ La capacidad máxima decretada deberá publicarse en un lugar visible.

⦁ No se podrá utilizar el exterior de los edificios ni la vía pública para la celebración de actos religiosos.

⦁ Continúan las medidas preventivas habituales, relativas a la distancia de seguridad, al uso obligatorio de la mascarilla, a la ausencia de agua bendita, a la limpieza de manos con gel hidroalcohólico, a la desinfección de los espaios después de cada uso, así como evitar las aglomeraciones a la entrada y a la salida del templo.

⦁ Igualmente siguen vigentes las “disposiciones en la liturgia” publicadas por el obispado de Mondoñedo-Ferrol con fecha 3 de junio pasado, que se han venido cumpliendo hasta ahora.
 

FUNERALES, VELATORIOS Y ENTIERROS

⦁ Los funerales se podrán celebrar según las normas señaladas más arriba.

⦁ En cualquier lugar de la diócesis los velatorios podrán realizarse en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, debidamente habilitadas, con un límite máximo, en cada momento, de veinticinco personas en espacios al aire libre o de diez personas en espacios cerrados, sean o no convivientes.

⦁ La participación en la comitiva para el entierro o la cremación será de un máximo de veinticinco personas, entre familiares y allegados, sean o no convivientes, además del ministro ordenado.


Estas medidas estarán vigentes hasta el 4 de diciembre próximo, aunque pueden cambiar según evolucione la emergencia sanitaria.

En estas circunstancias, la fe cristiana ha de brillar con firme esperanza. Es tiempo para incrementar la oración, personalmente, en familia o en comunidad religiosa, sobre todo si no fuera posible participar en la celebración eucarística (cf. Catecismo, nn. 2181 y 2183).

Hemos de procurar todos los cuidados, y superar cualquier miedo. Afrontamos esta situación desde nuestra fe con la necesaria responsabilidad civil y cristina por la vida, el bien y la salud de los fieles cristianos y de toda la sociedad. Confiados en Dios que está con nosotros en todo momento hasta el final de los tiempos, oramos y cooperamos corresponsablemente laicos, sacerdotes y personas consagradas como Pueblo de Dios unido. Lo hacemos con la intercesión y ayuda de la Virgen María, bajo cuyo amparo nos acogemos, como nos invita a rezar el papa Francisco:

«Oh María, Consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, haz que Dios nos libere con su mano poderosa de esta terrible epidemia y que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad. Nos encomendamos a Ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén».

Antonio Rodríguez Basanta
Delegado del Administrador Diocesano de Mondoñedo-Ferrol

 

GALEGO

A diocese de Mondoñedo-Ferrol, con preocupación e responsabilidade polo coidado da vida humana, reitera o seu compromiso e colaboración coa sociedade para evitar a expansión do COVID-19. Lembra na oración aos falecidos e enfermos e continúa agradecendo a súa implicación ao persoal sanitario, a outros profesionais, aos capeláns de hospitais, voluntarios de pastoral da saúde e de Cáritas. Así mesmo, a diocese renova o seu ofrecemento de axuda a quen sofren consecuencias de todo tipo a causa esta pandemia.

Nestes momentos de incremento dos contaxios, informamos sobre os aspectos que incumben ás celebracións relixiosas comunitarias conforme ás medidas que se adoptan no territorio da Comunidade Autónoma de Galicia para facer fronte á crise sanitaria do COVID-19 e que recolle o decreto 179/2020, de 4 de novembro, publicado no Diario Oficial de Galicia.


CELEBRACIÓNS NOS TEMPLOS DA DIOCESE

⦁ Nas parroquias e UPA dos concellos de Ferrol, Neda, Narón, Viveiro e Burela, a asistencia aos templos será dun máximo de 25 persoas desde o sábado 7 de novembro ás 00:00 horas.

⦁ Nos templos situados no resto dos concellos do territorio diocesano, a asistencia máxima será de 50 persoas, como xa está indicado desde o día 5 de novembro.

⦁ En ningún caso poderase superar o 50% do aforamento do templo.

⦁ A capacidade máxima decretada deberá publicarse nun lugar visible.

⦁ Non se poderá utilizar o exterior dos edificios nin a vía pública para a celebración de actos relixiosos.

⦁ Continúan as medidas preventivas habituais, relativas á distancia de seguridade, ao uso obrigatorio da máscara, á ausencia de auga bendita, á limpeza de mans con xel hidroalcohólico, á desinfección dos espazos despois de cada uso, así como evitar as aglomeracións á entrada e á saída do templo.

⦁ Igualmente seguen vixentes as “disposicións na liturxia” publicadas polo bispado de Mondoñedo-Ferrol con data 3 de xuño pasado, que se viñeron cumprindo até agora.


FUNERAIS, VELORIOS E ENTERROS

⦁ Os funerais poderanse celebrar segundo as normas sinaladas máis arriba.

⦁ En calquera lugar da diocese os velorios poderán realizarse en todo tipo de instalacións, públicas ou privadas, debidamente habilitadas, cun límite máximo, en cada momento, de vinte e cinco persoas en espazos ao aire libre ou de dez persoas en espazos pechados, sexan ou non conviventes.

⦁ A participación na comitiva para o enterro ou a cremación será dun máximo de vinte e cinco persoas, entre familiares e achegados, sexan ou non conviventes, ademais do ministro ordenado.


Estas medidas estarán vixentes hasta o 4 de decembro próximo, aínda que poden cambiar segundo evolucione a emerxencia sanitaria.

Nestas circunstancias, a fe cristiá ha de brillar con firme esperanza. É tempo para incrementar a oración, persoalmente, en familia ou en comunidade relixiosa, sobre todo se non fose posible participar na celebración eucarística (cf. Catecismo, nn. 2181 e 2183).

Habemos de procurar todos os coidados, e superar calquera medo. Afrontamos esta situación desde a nosa fe coa necesaria responsabilidade civil e cristiá pola vida, o ben e a saúde dos fieis cristiáns e de toda a sociedade. Confiados en Deus que está connosco en todo momento hasta o final dos tempos, oramos e cooperamos corresponsablemente laicos, sacerdotes e persoas consagradas como Pobo de Deus unido. Facémolo coa intercesión e axuda da Virxe María, baixo cuxo amparo nos acollemos, como nos convida a rezar o papa Francisco:

«Oh María, Consolo dos aflixidos, abraza a todos os teus fillos atribulados, fai que Deus nos libere coa súa man poderosa desta terrible epidemia e que a vida poida renovar o seu curso normal con serenidade. Encomendámonos a ti, que brillas no noso camiño como signo de salvación e de esperanza. Oh clementísima, oh piadosa, oh doce Virxe María! Amén».

Antonio Rodríguez Basanta
Delegado do Administrador Diocesano de Mondoñedo-Ferrol

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol