Arranca el proyecto social 'Agarimo' en Foz

Una iniciativa que nace para poner a las personas en el centro

Cuenta con la colaboración de Cáritas Diocesana, el concello de Foz y la asociaciñón Axuda ao Enfermo Mental A Mariña

Francisco Cajoto, alcalde de Foz: «Estou orgulloso deste proxecto»

«Favorecer el desarrollo integral de las personas que están al margen, no separándolas, sino entre todos». Para Victoria González, directora de Cáritas Diocesana, este es uno de los objetivos del proyecto Agarimo, que busca ayudar a integrar a quien pasa un mal momento económico, social o vital. Desde primera hora de la mañana de ayer y hasta casi la hora del toque de queda, se desarrollaron actividades públicas para divulgar en el Día del Amor Fraterno este proyecto que en Foz comenzó a dar sus primeros pasos este año con servicios de duchas, de lavandería, meriendas y de ocio en los locales parroquiales de la unidad pastoral y con el que a medio plazo, y en coordinación con otras instituciones, se persigue crear un hogar de oportunidades vinculado a un proyecto de huerto ecológico.

Además de varios oficios religiosos, de proyección de películas y de venta de camisetas con el logotipo oficial, a mediodía se celebró el acto central en la Plaza de Trégastel, con música del grupo O Feitizo, la lectura de un manifiesto y varias intervenciones. Se creó una cadena humana en forma de corazón respetando las distancias de seguridad por el covid-19.

Maite Lanza, secretaria de la mesa técnica de ámbitos vinculada al proyecto Agarimo, reiteró la importancia de la unión para conseguir entre todos una sociedad más justa. María José Nóvoa, directora de la asociación Axuda ao Enfermo Mental A Mariña, cuyos usuarios son los autores del logo del proyecto, precisó que es un homenaje a los voluntarios: «En Foz tivemos a sorte de iniciar un proxecto que se extenderá por toda A Mariña. Agora só lle queda medrar para que cada día se vaia facendo máis grande».

La directora de Cáritas, que recibió del párroco Antonio Valín un cuadro con el emblema, dejó claro que el proyecto Agarimo nace «para poner a las personas en el centro», para conseguir «una sociedad mejor entre todos y para todos». Además de voluntarios de Cáritas, participaron en los actos los de otros grupos de la parroquia y vecinos a título particular.

Las palabras del alcalde Francisco Cajoto fueron para agradecer el trabajo de Cáritas, de los voluntarios y del párroco Antonio Valín, «toda unha referencia nesta diócese». «Estou orgulloso deste proxecto e creo que é unha boa idea», manifestó el regidor focense, que acompañado por varios concejales del equipo de gobierno, destacó la importancia de iniciativas de este tipo, principalmente ante situaciones difíciles a nivel social, como la pandemia del covid-19 y por sus efectos sanitarios y económicos.

Tras la lectura de una oración y la suelta de globos se repartieron bolsas de comida a los participantes. Cumpliendo las medidas del protocolo anti-covid, parte de los asistentes al acto compartieron una comida de hermandad en los locales parroquiales antes de proseguir con las actividades de la tarde.

Fuente: La Voz de Galicia
Fotografía: Pepa Losada
Texto: María Cuadrado

 

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol