Saludo del nuncio apostólico de Su Santidad

· Autor: Diócesis

Ordenación episcopal y toma de posesión de Fernando García Cadiñanos como obispo de Mondoñedo-Ferrol

S.E.R. Mons. Bernardito Cleopas Auza

"La suya no es una misión fácil, pero sí hermosa, sublime. El mundo de hoy la necesita"

Eminencia,
Excelencias,
Excelentísimas Autoridades,
Sacerdotes concelebrantes,
Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

A todos vosotros, y a quienes por los medios de comunicación siguen esta solemne celebración eucarística, un saludo afectuoso de parte del Santo Padre, el papa Francisco, a quien tengo el honor de representar en España.

Saludo con afecto a los señores cardenales, arzobispos, obispos y sacerdotes concelebrantes e, en particular, a los sacerdotes de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol. Saludo con deferencia a las excelentísimas autoridades civiles que nos acompañan. Gracias por su presencia. Saludo cordialmente a todos los aquí presentes.

De parte del Santo Padre, me es grato expresar una palabra de vivo reconocimiento a monseñor Luis de las Heras Berzal, por los cuidados y desvelos en el ejercicio del ministerio episcopal como obispo de esta sede durante cuatro años y siete meses. Agradecimiento también, de parte del papa Francisco, al Muy Ilustre Señor Don Antonio Valín Valdés, administrador diocesano, que, desde el 21 de diciembre del año pasado ha cuidado diligente el tiempo de espera del nuevo obispo.

Querido monseñor Fernando. Le expreso mi más cordial felicitación y enhorabuena. En esta celebración recibe la gracia de formar parte del Colegio Episcopal, sucesor de los Apóstoles. Su misión, dentro del Colegio, Cum Petro et sub Petro, es transmitir fielmente lo recibido del Señor Jesús: Su Palabra, sus enseñanzas y su modo de vivir. Por la plenitud del Orden será Pastor que, “configurado con Cristo en la santidad de vida, se entrega generosamente por la Iglesia que se le ha encomendado, llevando al mismo tiempo en el corazón la solicitud por las iglesias del mundo (cfr. 2 Co 11, 28)” (Exhortación Apostólica Postsinodal Pastores gregis, n. 1).

Está llamado a reflejar, con su palabra y con su vida, el tesoro precioso que nuestro Señor Jesucristo nos legó para anunciarlo y ofrecerlo, en esta diócesis que le ha sido confiada por el Sucesor de Pedro.

La suya no es una misión fácil, pero sí hermosa, sublime. El mundo de hoy la necesita. Vivimos en una época, como usted ha reconocido en su primer mensaje a esta querida diócesis, en la que “es preciso generar mucha esperanza e ilusión”. Para ello, ciertamente, “contamos con la experiencia de la Pascua, la vida nueva que Jesús nos regala, que Jesús genera y comparte a raudales. Los pobres, los atribulados, los enfermos, los que no tienen sentido de la vida, los solos, los ancianos”.

La tarea del obispo, que ha querido expresar en su lema con las palabras de san Agustín “In ómnibus Cáritas” (En todo caridad), perfecciona y fortalece, en todos cuantos le son confiados, la Buena Noticia, esto es, Cristo mismo. Este camino de caridad, el rostro más auténtico y comprometido de la corresponsabilidad a la que usted también se ha referido en su primer mensaje a la diócesis, enseña el papa Francisco que consiste en “descentrarse de uno mismo y poner en el centro a Jesús… no es alienación, porque Jesús es efectivamente el centro, es la luz que da pleno sentido a la vida de cada hombre y cada mujer que vienen a este mundo. Es un dinamismo… que me lleva a salir de mí mismo no para perderme, sino para reencontrarme mientras me dono, mientras busco el bien del otro” (13/12/2020).  

Todos elevamos ahora plegarias al Señor por la intercesión de la Santísima Virgen de los Remedios, tan querida en la diócesis, para que, con su valimiento materno, y la intercesión de san Rosendo, le conceda escogidas gracias en orden a una muy fecunda y feliz misión, para mayor gloria de Dios y bien de la Iglesia que aquí peregrina.

¡Que el Señor les bendiga hoy y siempre!

S.E.R. Mons. Bernardito Cleopas Auza
Nuncio Apostólico en España
 

GALEGO

Eminencia,
Excelencias,
Excelentísimas Autoridades,
Sacerdotes  concelebrantes,
Queridos irmáns e irmás en Cristo:

A todos vós, e a quen polos medios de comunicación seguen esta solemne celebración eucarística, un saúdo afectuoso de parte do Santo Pai, o papa Francisco, a quen teño a honra de representar en España.

Saúdo con afecto aos señores cardeais, arcebispos, bispos e sacerdotes concelebrantes e, en particular, aos sacerdotes da diocese de Mondoñedo-Ferrol. Saúdo con deferencia ás excelentísimas autoridades civís que nos acompañan. Grazas pola súa presenza. Saúdo cordialmente a todos os aquí presentes.

De parte do Santo Pai, éme grato expresar unha palabra de vivo recoñecemento a monseñor Luis Ángel de las Heras Berzal, polos coidados e desvelos no exercicio do ministerio episcopal como bispo desta sede durante catro anos e sete meses. Agradecemento tamén, de parte do papa Francisco, ao Moi Ilustre Señor Don Antonio Valín Valdés, administrador diocesano, que, desde o 21 de decembro do ano pasado ha coidado  diligente o tempo de espera do novo bispo.

Querido monseñor Fernando. Exprésolle o meu máis cordial felicitación e parabén. Nesta celebración recibe a graza de formar parte do Colexio Episcopal, sucesor dos Apóstolos. A súa misión, dentro do Colexio, Cum  Petro  et  sub  Petro, é transmitir fielmente o recibido do Señor Xesús: A súa Palabra, os seus ensinos e o seu modo de vivir. Pola plenitude da Orde será Pastor que, “configurado con Cristo na santidade de vida, entrégase xenerosamente pola Igrexa que se lle encomendou, levando ao mesmo tempo no corazón a solicitude polas igrexas do mundo (cfr. 2  Co 11, 28)” (Exhortación Apostólica Postsinodal Pastores gregis,  n. 1).

Está chamado a reflectir, coa súa palabra e coa súa vida, o tesouro precioso que o noso Señor Xesucristo legounos para anuncialo e ofrecelo, nesta diocese que lle foi confiada polo Sucesor de Pedro.

A súa non é unha misión fácil, pero si fermosa, sublime. O mundo de hoxe necesítaa. Vivimos nunha época, como vostede recoñeceu na súa primeira mensaxe a esta querida diocese, na que “é preciso xerar moita esperanza e ilusión”. Para iso, certamente, “contamos coa experiencia da Pascua, a vida nova que Xesús nos regala, que Xesús xera e comparte por milleiros. Os pobres, os atribulados, os enfermos, os que non teñen sentido da vida, os sós, os anciáns”.

A tarefa do bispo, que quixo expresar na súa lema coas palabras de  san Agustín “In  ómnibus Cáritas” (En todo caridade), perfecciona e fortalece, en todos cuantos sonlle confiados, a Boa Noticia, isto é, Cristo mesmo. Este camiño de caridade, o rostro máis auténtico e comprometido da corresponsabilidade á que vostede tamén se referiu na súa primeira mensaxe á diocese, ensina o papa Francisco que consiste en “ descentrarse dun mesmo e poñer no centro a Jesús… non é alienación, porque Xesús é efectivamente o centro, é a luz que dá pleno sentido á vida de cada home e cada muller que veñen a este mundo. É un dinamismo… que me leva a saír de min mesmo non para perderme, senón para reencontrarme mentres me dou, mentres busco o ben do outro” (13/12/2020). 

Todos elevamos agora pregarias ao Señor pola intercesión da Santísima Virxe dos Remedios, tan querida na diocese, para que, co seu amparo materno, e a intercesión de san Rosendo, concédalle escollidas grazas en orde a unha moi fecunda e feliz misión, para maior gloria de Deus e ben da Igrexa que aquí peregrina.

Que o Señor lles bendiga hoxe e sempre!

S.E.R. Mons. Bernardito Cleopas Auza
Nuncio Apostólico en España

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol