Ante la destrucción del tejido industrial en nuestra diócesis

Escrito del obispo diocesano con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente 2021

"Quiero estar muy cerca de cada trabajador y de cada familia, ofreciendo la solidaridad y la cercanía personal y la de toda nuestra Iglesia"

Celebramos hoy la Jornada Mundial del Trabajo Decente. También nuestra Iglesia diocesana se une a esta iniciativa a través de Cáritas y HOAC dentro de la plataforma “Iglesia por el Trabajo Decente”. Todos somos conscientes de la importancia que la realidad del trabajo juega en nuestra vida diaria. Este ocupa la mayor parte de nuestro tiempo y es un elemento fundamental que marca la inclusión social, el bienestar económico, la realización personal… Sabemos que la pobreza y la exclusión tienen mucho que ver con la realidad laboral que se vive.

Desde mi llegada a esta querida tierra de Mondoñedo-Ferrol voy teniendo conciencia de la delicada situación que se vive en diferentes lugares por causas muy diversas. En cierta manera tengo la percepción de que se está desmontando una tradición fuertemente industrial de nuestro territorio que era referente para el resto de España. Por eso, vivo con preocupación y mucha cercanía los conflictos laborales de la central térmica de As Pontes, de Alcoa en Cervo y Xove, de Vestas en Viveiro, del desmantelamiento de empresas en As Somozas. A ello se une la situación preocupante de Navantia en Ferrol (aun en medio de la esperanza que parece percibirse en el horizonte), unido al sufrimiento de tantas compañías auxiliares que de ellas dependen, así como de tantos autónomos y pequeños negocios que viven una realidad de dificultad provocada por la crisis sanitaria. Detrás de cada puesto de trabajo que se elimina, no lo olvidemos, hay un trabajador y una familia que afrontan el futuro con enorme incertidumbre y gran sufrimiento. Por eso, quiero estar muy cerca de cada uno, ofreciendo la solidaridad y la cercanía personal y la de toda nuestra Iglesia. Todas estas noticias, ciertamente, no son buenas para nuestra sociedad, para nuestra gente, para nuestro futuro, para nuestros jóvenes… y tampoco lo son para nuestra Iglesia.

Nuestros tiempos son muy complejos. La globalización marca hoy los dictados económicos dentro de un sistema tremendamente competitivo que lo hace inhumano. La precarización laboral no ha hecho sino crecer. Por eso, sin duda, la gran cuestión hoy es el trabajo. Con el papa Francisco tenemos que recordar que “lo verdaderamente popular —porque promueve el bien del pueblo— es asegurar a todos la posibilidad de hacer brotar las semillas que Dios ha puesto en cada uno, sus capacidades, su iniciativa, sus fuerzas. Esa es la mejor ayuda para un pobre, el mejor camino hacia una existencia digna. Por ello insisto en que ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre una solución provisoria para resolver urgencias. El gran objetivo debería ser siempre permitirles una vida digna a través del trabajo” (FT 162).

En ese sentido, tienen especial importancia los poderes políticos en los diferentes ámbitos de decisión. Su labor es fundamental para garantizar un trabajo digno para todas las personas. Por eso, hoy más que nunca, tenemos que recordarles que “es imperiosa una política económica activa orientada a promover una economía que favorezca la diversidad productiva y la creatividad empresarial, para que sea posible acrecentar los puestos de trabajo en lugar de reducirlos” (FT 168).

Igualmente, la actividad de los empresarios es fundamental. De ellos depende, en muchas ocasiones, el acceso a un trabajo que permita el desarrollo pleno de la persona. Su actividad es “una noble vocación orientada a producir riqueza y a mejorar el mundo para todos. Sus capacidades, que son un don de Dios, tendrían que orientarse claramente al desarrollo de las demás personas y a la superación de la miseria, especialmente a través de la creación de fuentes de trabajo diversificadas” (FT 123).

También en la generación del trabajo digno intervienen los diferentes agentes sociales, especialmente los sindicatos y los propios trabajadores. A través de la responsabilidad en el propio puesto de trabajo y mediante la vivencia y promoción de los valores tradicionales del movimiento obrero, se es capaz de generar una cultura diferente que se abre a la solidaridad, a la humanización y al desarrollo integral desde la dignidad de cada persona.

No podemos abdicar del sueño de Dios que quiere garantizar tierra, techo y trabajo digno para todos. En este empeño hemos de colaborar todos juntos para hacerlo realidad. Trabajemos juntos para que esto sea posible. Nuestra Iglesia, que no es ajena a la lucha por la justicia, también estará presente.
 

GALEGO

Celebramos hoxe a Xornada Mundial do Traballo Decente. Tamén a nosa Igrexa diocesana únese a esta iniciativa a través de Cáritas e  HOAC dentro da plataforma “Igrexa polo Traballo Decente”. Todos somos conscientes da importancia que a realidade do traballo xoga na nosa vida diaria. Este ocupa a maior parte do noso tempo e é un elemento fundamental que marca a inclusión social, o benestar económico, a realización persoal… Sabemos que a pobreza e a exclusión teñen moito que ver coa realidade laboral que se vive.

Desde a miña chegada a esta querida terra de Mondoñedo-Ferrol vou tendo conciencia da delicada situación que se vive en diferentes lugares por causas moi diversas. En certa maneira teño a percepción de que se está desmontando unha tradición fortemente industrial do noso territorio que era referente para o resto de España. Por iso, vivo con preocupación e moita proximidade os conflitos laborais da central térmica das Pontes, de Alcoa en Cervo e Xove, de Vestas en Viveiro, do desmantelamento de empresas nas Somozas. A iso únese a situación preocupante de Navantia en Ferrol (aínda no medio da esperanza que parece percibirse no horizonte), unido ao sufrimento de tantas compañías auxiliares que delas dependen, así como de tantos autónomos e pequenos negocios que viven unha realidade de dificultade provocada pola crise sanitaria. Detrás de cada posto de traballo que se elimina, non o esquezamos, hai un traballador e unha familia que afrontan o futuro con enorme incerteza e gran sufrimento. Por iso, quero estar moi preto de cada un, ofrecendo a solidariedade e a proximidade persoal e a de toda a nosa Igrexa. Todas estas noticias, certamente, non son boas para a nosa sociedade, para a nosa xente, para o noso futuro, para os nosos mozos… e tampouco o son para a nosa Igrexa.

Os nosos tempos son moi complexos. A globalización marca hoxe os ditados económicos dentro dun sistema tremendamente competitivo que o fai inhumano. A precarización laboral non fixo senón crecer. Por iso, sen dúbida, a gran cuestión hoxe é o traballo. Co papa Francisco temos que lembrar que “o verdadeiramente popular —porque promove o ben do pobo— é asegurar a todos a posibilidade de facer brotar as sementes que Deus puxo en cada un, as súas capacidades, a súa iniciativa, as súas forzas. Esa é a mellor axuda para un pobre, o mellor camiño cara a unha existencia digna. Por iso insisto en que axudar aos pobres con diñeiro debe ser sempre unha solución  provisoria para resolver urxencias. O gran obxectivo debería ser sempre permitirlles unha vida digna a través do traballo” (FT 162).

Nese sentido, teñen especial importancia os poderes políticos nos diferentes ámbitos de decisión. O seu labor é fundamental para garantir un traballo digno para todas as persoas. Por iso, hoxe máis que nunca, temos que lembrarlles que “é imperiosa unha política económica activa orientada a promover unha economía que favoreza a diversidade produtiva e a creatividade empresarial, para que sexa posible acrecentar os postos de traballo en lugar de reducilos” (FT 168).

Igualmente, a actividade dos empresarios é fundamental. Deles depende, en moitas ocasións, o acceso a un traballo que permita o desenvolvemento pleno da persoa. A súa actividade é “unha nobre vocación orientada a producir riqueza e a mellorar o mundo para todos. As súas capacidades, que son un don de Deus, terían que orientarse claramente ao desenvolvemento das demais persoas e á superación da miseria, especialmente a través da creación de fontes de traballo diversificadas” (FT 123).

Tamén na xeración do traballo digno interveñen os diferentes axentes sociais, especialmente os sindicatos e os propios traballadores. A través da responsabilidade no propio posto de traballo e mediante a vivencia e promoción dos valores tradicionais do movemento obreiro, ése capaz de xerar unha cultura diferente que se abre á solidariedade, á humanización e ao desenvolvemento integral desde a dignidade de cada persoa.

Non podemos abdicar do soño de Deus que quere garantir terra, teito e traballo digno para todos. Neste empeño habemos de colaborar todos xuntos para facelo realidade. Traballemos xuntos para que isto sexa posible. A nosa Igrexa, que non é allea á loita pola xustiza, tamén estará presente.
 

Mons. Fernando García Cadiñanos

Burgos (1968) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol