Todos convocados al proceso sinodal

Escrito del obispo con motivo del inicio del Sínodo 2021-23 en Mondoñedo-Ferrol

"Juntos hemos de dialogar sobre cuáles han de ser nuestras prioridades, las actitudes a cuidar, las opciones a realizar, las acciones a llevar a cabo, las estructuras a revitalizar…"

Queridos amigos:

El pasado 16 de octubre comenzábamos el proceso sinodal en nuestra diócesis al que nos ha invitado el papa Francisco: Por una Iglesia sinodal: comunión, participación, misión. Lo hacíamos con la eucaristía que celebrábamos en la catedral de Mondoñedo pidiendo la ayuda del Espíritu para este caminar juntos.

A lo largo de este último mes, un grupo de personas han ido organizando el recorrido que iremos haciendo en nuestra diócesis, y que nos llevará a lo largo de todo este curso pastoral. Se abre ahora un periodo para formar los equipos sinodales en las diferentes realidades diocesanas: vida religiosa, parroquias, unidades pastorales, movimientos, cofradías, delegaciones, arciprestazgos… Es un tiempo amplio para poder organizarnos en pequeños o grandes grupos y, de esa manera, escucharnos y acogernos.

Os invito a participar activamente: los que habitualmente os sentís parte de ese “nosotros” comunitario que es nuestra Iglesia; los que participáis normalmente en la celebración de la eucaristía, pero no podéis implicaros en otras realidades eclesiales; los que sólo ocasionalmente lo hacéis, pero que percibís la importancia que la Iglesia tiene para las personas y para la sociedad; los que no vivís cercanos a la vida de la Iglesia, quizás defraudados por la incongruencia que manifestamos… Se trata de una invitación a todos, niños y grandes, jóvenes y adultos, hombres y mujeres, ricos y pobres…

La Iglesia de Mondoñedo-Ferrol, junto a toda la Iglesia universal, quiere redescubrir y gozar el camino de la sinodalidad, que es el camino propio de la Iglesia y su actitud original: somos una familia, somos pueblo de Dios. Estamos llamados a la escucha del Espíritu que nos sigue indicando los caminos a recorrer. Hemos de saber escucharnos los hermanos y escuchar también a nuestro mundo al que servimos y al que va dirigido el Evangelio que predicamos. El proceso sinodal ha de ayudarnos a discernir para avanzar en el camino de la conversión: no queremos ser “otra Iglesia”, pero sí una “Iglesia otra”. Por ello, juntos hemos de dialogar sobre cuáles han de ser nuestras prioridades, las actitudes a cuidar, las opciones a realizar, las acciones a llevar a cabo, las estructuras a revitalizar…

Me gustaría que durante este curso el proceso sinodal nos ayudara a encontrarnos y a saborear la hermosura de ser Iglesia. Es bueno que lo volvamos a percibir y que tomemos conciencia de que los tiempos han cambiado, especialmente después de la pandemia: vivimos en una nueva realidad, hemos experimentado cosas importantes y debemos huir de falsos triunfalismos para sabernos más Iglesia pequeña, Iglesia que quiere ser “resto”, Iglesia fermento y levadura. Os invito a que os informéis en vuestra parroquia y en los lugares habituales de información para participar lo más activamente posible.

El proceso diocesano concluirá al finalizar el curso con una gran asamblea que nos ayudará a construir el proyecto diocesano de los próximos años. En cierta manera estamos proyectando nuestro futuro inmediato en clave de discernimiento.

Gracias a todos por participar. Que la Virgen de los Remedios y san Rosendo nos ayuden en este caminar juntos.

 

GALEGO

Queridos amigos:

O pasado 16 de outubro comezabamos o proceso sinodal na nosa diocese ao que nos convidou o papa Francisco: Por unha Igrexa sinodal: comuñón, participación, misión. Faciámolo coa eucaristía que celebrabamos na catedral de Mondoñedo pedindo a axuda do Espírito para este camiñar xuntos.

Ao longo deste último mes, un grupo de persoas foron organizando o percorrido que iremos facendo na nosa diocese, e que nos levará ao longo de todo este curso pastoral. Ábrese agora un período para formar os equipos sinodais nas diferentes realidades diocesanas: vida relixiosa, parroquias, unidades pastorais, movementos, confrarías, delegacións, arciprestados… É un tempo amplo para poder organizarnos en pequenos ou grandes grupos e, dese xeito, escoitarnos e acollernos.

Convídovos a participar activamente: os que habitualmente sentides parte dese “nós” comunitario que é a nosa Igrexa; os que participades normalmente na celebración da eucaristía, pero non podedes implicarvos noutras realidades eclesiais; os que só ocasionalmente facédelo, pero que percibides a importancia que a Igrexa ten para as persoas e para a sociedade; os que non vivides próximos á vida da Igrexa, quizais defraudados pola incongruencia que manifestamos… Trátase dunha invitación a todos, nenos e grandes, novos e adultos, homes e mulleres, ricos e pobres…

A Igrexa de Mondoñedo-Ferrol, xunto a toda a Igrexa universal, quere redescubrir e gozar o camiño da sinodalidade, que é o camiño propio da Igrexa e a súa actitude orixinal: somos unha familia, somos pobo de Deus. Estamos chamados á escoita do Espírito que nos segue indicando os camiños para percorrer. Habemos de saber escoitarnos os irmáns e escoitar tamén ao noso mundo ao que servimos e ao que vai dirixido o Evanxeo que predicamos. O proceso sinodal ha de axudarnos a  discernir para avanzar no camiño da conversión: non queremos ser “outra Igrexa”, pero si unha “Igrexa outra”. Por iso, xuntos habemos de dialogar sobre cales han de ser nosas prioridades, as actitudes para coidar, as opcións para realizar, as accións para levar a cabo, as estruturas para revitalizar…

Gustaríame que durante este curso o proceso sinodal axudásenos a atoparnos e a saborear a fermosura de ser Igrexa. É bo que o volvamos a percibir e que tomemos conciencia de que os tempos cambiaron, especialmente despois da pandemia: vivimos nunha nova realidade, experimentamos cousas importantes e debemos fuxir de falsos triunfalismos para sabernos máis Igrexa pequena, Igrexa que quere ser “resto”, Igrexa fermento e fermento. Convídovos a que vos informedes na vosa parroquia e nos lugares habituais de información para participar o máis activamente posible.

O proceso diocesano concluirá ao finalizar o curso cunha gran asemblea que nos axudará a construír o proxecto diocesano dos vindeiros anos. En certa maneira estamos a proxectar o noso futuro inmediato en clave de discernimento.

Grazas a todos por participar. Que a Virxe dos Remedios e san Rosendo nos axuden neste camiñar xuntos.
 

Mons. Fernando García Cadiñanos

Burgos (1968) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol