Ni todo vale, ni todo cuenta, ni todo suma

Escrito del obispo diocesano con motivo de la jornada del 1º de Mayo (Día del Trabajo)

"Es preciso volver a descubrir y profundizar en la verdad de la propia economía, que no es otra que el servicio a la persona y a su dignidad"

Con el 1º de Mayo celebramos la Fiesta del Trabajo. Es una jornada en la que, desde diferentes perspectivas, nos acercaremos a reflexionar juntos sobre esta dimensión fundamental en la vida de las personas que es el trabajo. Se trata de una acción típicamente humana que, no solamente nos afecta cuantitativamente en lo que a él empleamos de tiempo, sino que cualitativamente también nos condiciona por lo que se refiere a la calidad, las condiciones, las formas, las repercusiones…

Precisamente hace unos días tuve un encuentro con algunas personas que me relataban las dificultades que estaban teniendo para el acceso a un empleo digno. Entre sus historias afloraban los problemas para conciliar la vida familiar, especialmente el cuidado de los más pequeños, con su jornada laboral. También me narraban historias concretas de explotación laboral, en ámbitos diversos, pero especialmente empleadas domésticas, donde realizaban trabajos sin contrato, o con un mayor número de horas del que figuraba, o sin derechos a algunas prestaciones. También se quejaban de que las subidas de los precios hacían que no llegaran a final de mes, incluso teniendo un contrato legal. Y los jóvenes me presentaban un futuro incierto a pesar de su formación, del encadenamiento de muchos contratos que les condenaban a no poder afrontar planteamientos estables de futuro, como crear una familia o tener hijos.

Son estas algunas de las historias que, estoy seguro, cada uno de vosotros podríais complementar con las vuestras propias, con las de vuestros hijos o vecinos. Historias que se multiplican en nuestra diócesis, tan castigada en su futuro industrial como ya visibilicé en su momento. Historias concretas que nos ayudan a percibir que el trabajo no es solo una manera concreta de ganarse la vida, sino que es un instrumento para crecer como personas, para relacionarse con otras, para construir comunitariamente el bien común del que participamos, para compartir dones y expresarse personalmente, para colaborar con Dios en la obra de la creación.

Si estas son las dimensiones concretas que todo trabajo humano tiene, me parece justo el lema de un cartel que vi al preparar esta reflexión: “Ni todo vale, ni todo cuenta, ni todo suma”. En efecto, no cualquier trabajo vale, ni cuenta, ni suma. No cualquier trabajo puede ser considerado ni digno de las personas ni decente a su condición. Hoy, la concatenación de crisis que estamos viviendo ahonda y profundiza terrible y dramáticamente la precarización en el empleo.

Se trata por tanto de un gran reto que hemos de afrontar socialmente porque, como nos recuerda el papa Francisco, “el gran tema es el trabajo”. Es preciso volver a descubrir y profundizar en la verdad de la propia economía, que no es otra que el servicio a la persona y a su dignidad. Por ello, los sistemas de producción, y el sistema económico que lo sostiene, han de velar por la dignidad del trabajo. Frente al economicismo imperante y la libertad absoluta del mercado es preciso reivindicar la centralidad de la persona. Igualmente, la política, en sus diferentes niveles, ha de promover un trabajo para todos que genere un ambiente social constructivo. Este es el objetivo de la política buena, de la “mejor política”, que sabe construir el bien común sobre el cimiento de la persona.

Ciertamente, el objetivo no es nada fácil. Para ello, urge cambiar el paradigma económico que lo impregna todo para sustituirlo por un nuevo modelo humanista y humanizador. En esta tarea se encuentra la Doctrina Social de la Iglesia, que tendría que ser más conocida, reflexionada, predicada y practicada. Desde la clave de la levadura y del grano de mostaza, estoy seguro que este mensaje puede ser percibido hoy como una gran esperanza para todo el mundo del trabajo y sus actores. Es la esperanza que se edifica desde la sabiduría del corazón y que crea la auténtica fraternidad que está en la base del 1º de Mayo.

Vuestro hermano y amigo.
 

GALEGO

Co 1º de Maio celebramos a Festa do Traballo. É unha xornada na que, desde diferentes perspectivas, achegarémonos a reflexionar xuntos sobre esta dimensión fundamental na vida das persoas que é o traballo. Trátase dunha acción tipicamente humana que, non soamente nos afecta cuantitativamente no que a el empregamos de tempo, senón que cualitativamente tamén nos condiciona polo que se refire á calidade, as condicións, as formas, as repercusións…

Precisamente hai uns días tiven un encontro con algunhas persoas que me relataban as dificultades que estaban a ter para o acceso a un emprego digno. Entre as súas historias afloraban os problemas para conciliar a vida familiar, especialmente o coidado dos máis pequenos, coa súa xornada laboral. Tamén me narraban historias concretas de explotación laboral, en ámbitos diversos, pero especialmente empregadas domésticas, onde realizaban traballos sen contrato, ou cun maior número de horas do que figuraba, ou sen dereitos a algunhas prestacións. Tamén se queixaban de que as subidas dos prezos facían que non chegasen a final de mes, incluso tendo un contrato legal. E os mozos presentábanme un futuro incerto a pesar da súa formación, do encadeamento de moitos contratos que lles condenaban a non poder afrontar proxectos estables de futuro, como crear unha familia ou ter fillos.

Son estas algunhas das historias que, estou seguro, cada un de vós poderiades complementar coas vosas propias, coas dos vosos fillos ou veciños. Historias que se multiplican na nosa diocese, tan castigada no seu futuro industrial como xa visibilicei no seu momento. Historias concretas que nos axudan a percibir que o traballo non é só unha maneira concreta de gañarse a vida, senón que é un instrumento para crecer como persoas, para relacionarse con outras, para construír comunitariamente o ben común do que participamos, para compartir dons e expresarse persoalmente, para colaborar con Deus na obra da creación.

Se estas son as dimensións concretas que todo traballo humano ten, paréceme xusto o lema dun cartel que vin ao preparar esta reflexión: “Nin todo vale, nin todo conta, nin todo suma”. En efecto, non calquera traballo vale, nin conta, nin suma. Non calquera traballo pode ser considerado nin digno das persoas nin decente á súa condición. Hoxe, a concatenación de crises que estamos a vivir afonda e profunda terrible e dramaticamente a precarización no emprego.

Trátase por tanto dun gran reto que habemos de afrontar socialmente porque, como nos lembra o papa Francisco, “o gran tema é o traballo”. É preciso volver descubrir e profundar na verdade da propia economía, que non é outra que o servizo á persoa e á súa dignidade. Por iso, os sistemas de produción, e o sistema económico que o sostén, han de velar pola dignidade do traballo. Fronte ao  economicismo imperante e a liberdade absoluta do mercado é preciso reivindicar a centralidade da persoa. Igualmente, a política, nos seus diferentes niveis, ha de promover un traballo para todos que xere un ambiente social construtivo. Este é o obxectivo da política boa, da “mellor política”, que sabe construír o ben común sobre o cimento da persoa.

Certamente, o obxectivo non é nada doado. Para iso, urxe cambiar o paradigma económico que o impregna todo para substituílo por un novo modelo humanista e humanizador. Nesta tarefa atópase a Doutrina Social da Igrexa, que tería que ser máis coñecida, reflexionada, predicada e practicada. Desde a clave do fermento e do gran de mostaza, estou seguro que esta mensaxe pode ser percibida hoxe como unha gran esperanza para todo o mundo do traballo e os seus actores. É a esperanza que se edifica desde a sabedoría do corazón e que crea a auténtica fraternidade que está na base do 1º de Maio.

O voso irmán e amigo.

Mons. Fernando García Cadiñanos

Burgos (1968) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol