Convocatoria del obispo a la próxima Asamblea Sinodal Diocesana

Es necesario anotarse antes del 1 de junio a través del teléfono-WhatsApp: 646 57 95 25

Se celebrará en Mondoñedo el sábado 4 de junio, coincidiendo con la Fiesta de Pentecostés

"Salgamos de nuestros miedos, dudas, desafecciones y abrámonos a los que el Señor nos depara. Con la confianza de sabernos siempre en sus manos, con el gozo de sentirnos llamados y enviados"

Un saludo fraterno a todos.

Parece que fue ayer cuando os convocaba a hacer nuestro el proceso sinodal al que nos convocaba el papa Francisco. Sin embargo, han pasado ocho meses en lo que ha significado, sin duda, un auténtico kairós del Espíritu. En los diferentes ámbitos nos hemos podido reunir todos los que conformamos el Pueblo de Dios (sacerdotes, vida consagrada y laicos) para reflexionar juntos tanto sobre nuestro caminar como acerca de nuestro camino.

Es el momento de hacer síntesis y de hacer sínodo. Lo hemos hecho en pequeños grupos, o en los actos que se han organizado conjuntamente en los arciprestazgos o unidades de pastoral. Ahora se trata de que nos abramos a toda la experiencia diocesana para descubrir lo que otros han vivido, lo que juntos hemos dicho, lo que unidos hemos expresado, lo que el Espíritu nos ha sugerido. Será la manera, más si cabe, de sentir la experiencia de la Pascua.

Por ello os invito a participar en la Asamblea Sinodal Diocesana que celebraremos en Mondoñedo el próximo sábado 4 de junio. Durante toda la mañana expresaremos externamente nuestra voluntad de caminar, nos pondremos en actitud de escucha, ante Dios, ante el mundo y ante los hermanos, acogeremos la síntesis del camino sinodal y celebraremos la eucaristía sintiéndonos enviados de nuevo a una misión ilusionante. Por la tarde, los miembros del Consejo Diocesano de Pastoral continuaremos la tarea en orden a poner las bases de lo que será el próximo Plan Diocesano de Pastoral, que deberá plasmar lo que sea Espíritu ha dicho a nuestra Iglesia de Mondoñedo-Ferrol.

Coincide esta fecha con la Fiesta de Pentecostés. Nos ha parecido importante que así fuese. Como en un nuevo Pentecostés, nuestra Iglesia particular se abre a los caminos que el Espíritu le quiere sugerir. Salgamos de nuestros miedos, dudas, desafecciones y abrámonos a los que el Señor nos depara. Con la confianza de sabernos siempre en sus manos, con el gozo de sentirnos llamados y enviados.

Gracias a todos los que habéis hecho posible este proceso que ha sido también una experiencia de conversión. Gracias a los que os habéis unido a esta propuesta de comunión. Gracias a los que, en medio de cansancios e incertidumbres, seguís poniendo la mano en el arado y trabajando en esta hermosa parcela de la Viña del Señor.

Sigo contando con vosotros y con todos y cada uno de los bautizados de nuestra hermosa diócesis. Haremos juntos el camino, llevados de la mano de la Virgen de los Remedios y de san Rosendo, en esta nueva etapa de la misión que el Señor nos ha confiado.

Vuestro hermano y amigo.
 

GALEGO

Un saúdo fraterno a todos.

Parece que foi onte cando vos convocaba para facer noso o proceso sinodal ao que nos convocaba o papa Francisco. Sen embargo, pasaron xa oito meses do que significou, sen dúbida, un auténtico kairós do Espírito. Nos diferentes eidos nos que puidemos reunirnos tódolos que conformamos o Pobo de Deus (sacerdotes, vida consagrada e leigos) para reflexionar xuntos tanto sobre o noso camiñar como acerca do noso camiño.

É o momento de facer síntese e de facer sínodo. Témolo feito en pequenos grupos, ou nos actos que se organizaron conxuntamente nos arciprestados ou nas unidades pastorais. Agora se trata de que nos abramos a toda a experiencia diocesana para descubrir o que outros viviron, o que xuntos temos dito, o que unidos temos expresado, o que o Espírito nos suxeriu. Será a maneira, máis se cabe, de sentir a experiencia da Pascua.

Por iso vos invito a participar todos na Asemblea Sinodal Diocesana que celebraremos en Mondoñedo o vindeiro sábado 4 de xuño. Durante toda a mañá expresaremos externamente a nosa vontade de camiñar, poñerémonos en actitude de escoita, perante Deus, perante o mundo e perante os irmáns, acolleremos a síntese do camiño sinodal e celebraremos a eucaristía sentíndonos enviados de novo a unha misión ilusionante. Pola tarde, os membros do Consello Diocesano de Pastoral continuaremos a tarefa en orde a poñer as bases do que será o próximo Plan Diocesano de Pastoral, que deberá plasmar o que o Espírito lle ten dito á nosa Igrexa de Mondoñedo-Ferrol.

Coincide esta data coa Festa de Pentecoste. Pareceunos importante que fose así. Coma nun novo Pentecoste, a nosa Igrexa particular ábrese aos camiños que o Espírito lle quere suxerir. Saiamos dos nosos medos, dúbidas, desafeccións e abrámonos ao que o Señor nos depara. Coa confianza de sabernos sempre nas súas mans, co gozo de sentirnos chamados e enviados.

Gracias a tódolos que tedes feito posible este proceso, que foi tamén unha experiencia de conversión. Gracias aos que vos fostes unindo a esta proposta de comuñón. Gracias aos que, no medio de canseiras e incertidumes, seguides poñendo a man no arado e traballando nesta fermosa parcela da Viña do Señor.

Sigo contando convosco e con todos e cada un dos bautizados da nosa fermosa diocese. Faremos xuntos o camiño, levados da man da Virxe dos Remedios e de san Rosendo, nesta nova andaina da misión que o Señor nos ven de confiar.

O voso irmán e amigo.
 

Mons. Fernando García Cadiñanos

Burgos (1968) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol