De la adoración al compromiso

Escrito del obispo diocesano con motivo de la solemnidad del Corpus-Día de la Caridad 2022

"El compromiso del cristiano encuentra plenamente su fortaleza y sustento en la contemplación del amor que Dios nos tiene"

Celebramos este domingo la fiesta del Corpus. Se trata de una fiesta importante, donde adoramos el misterio eucarístico como el gran tesoro que alimenta nuestra misión y que ofrecemos a nuestra sociedad. La procesión que sigue a la celebración en nuestras iglesias es precisamente eso: una propuesta de vida entregada y una invitación a dejarse tocar y mirar por el Señor.

Porque cada vez que celebramos la eucaristía actualizamos la entrega de Jesús en la cruz por amor. Al celebrar la misa de cada domingo se pone ante nuestros ojos y nuestros sentidos el acontecimiento de un Dios que se nos da, que se rompe por nosotros, que muere para darnos vida, que se empequeñece para engrandecernos, que se hace pan para fortalecer el camino de la vida... ¡Es muy bueno y muy grande el Señor!

Y este Jesús que estuvo cerca de los más necesitados de su tiempo sigue saliendo hoy a nuestro encuentro. En nuestra vulnerabilidad, el Señor nos acompaña. Porque cada vez que lo recibimos en la eucaristía se produce un auténtico encuentro con Jesús. Un encuentro que, como todos los encuentros personales que él tuvo en su vida (pensemos en Zaqueo o en la Samaritana), nunca deja indiferente, sino que trasforma y llena de plenitud a las personas que lo acogen. Así nos lo recuerda el Papa: “Nutrirse de la eucaristía significa dejarse mutar en lo que recibimos. Cada vez que hacemos la comunión nos parecemos más a Jesús, nos transformamos más en Jesús. Como el pan y el vino se convierten en cuerpo y sangre del Señor, así cuantos lo reciben con fe son trasformados en eucaristía viviente, te conviertes en cuerpo de Cristo”. Y en la misma idea insistía san Agustín cuando decía, al reflexionar sobre la eucaristía: “Manjar soy de grandes: crece y me comerás. Y tú no me trasformarás en ti como el manjar de tu carne, sino que tú te transformarás en mí”.

La eucaristía, por tanto, es el sacramento del amor: contemplamos el amor de Dios que nos provoca y nos contagia con su entrega. De ahí que el compromiso del cristiano encuentra plenamente su fortaleza y sustento en la contemplación del amor que Dios nos tiene. Por eso, cuanto más nos empapamos de su amor, más irradiamos su amor. Culto y caridad se unifican, porque contemplar es llenarnos de Dios, que es amor.

No extraña que, al celebrar esta fiesta del Corpus, celebremos también el Día de la Caridad y el Día de Cáritas. En efecto, estos días nuestra Cáritas diocesana ha hecho pública su memoria anual y todo lo realizado a lo largo del año pasado. Son muchos los gestos concretos de amor que han llegado a más de 4.000 personas de nuestra diócesis que pasan necesidad: personas sin hogar, familias, niños y jóvenes, mujeres con hijos, personas dependientes… Hacemos vida, en los diferentes programas y proyectos que sustenta nuestra Cáritas, la Palabra de Dios que en el libro del Deuteronomio nos dice: “Si hay entre los tuyos un pobre, un hermano tuyo, en una ciudad tuya, en esa tierra tuya, no endurezcas el corazón ni cierres la mano a tu hermano pobre. Ábrele la mano y préstale a la medida de su necesidad”.

Y todo ello se ha realizado con las manos y el tiempo de casi 400 voluntarios y agentes de la caridad que han dado lo mejor de sí para llevar esperanza, consuelo, fortaleza, dignidad a cada persona. A través de ellos, mucha gente ha descubierto otra manera de construir el mundo, otra manera de hacer comunidad, otra manera de socorrer que va más allá de la asistencia para promover, integrar, acoger, acompañar, dialogar.

Y junto al voluntariado ha habido también la aportación generosa de muchos donantes, socios y colaboradores que confían en el buen hacer de Cáritas como extensión de la misericordia de la Iglesia. Sin ellos no hubiéramos llegado a tanto. Por eso, en este día, en torno a la eucaristía que nos sustenta, desde la adoración que nos lleva al compromiso, quiero dar las gracias por esta magnífica familia que compone nuestra Cáritas diocesana. Ellos huelen a evangelio y son signo de esperanza. Ellos son amor. ¿Por qué no unirte a esta corriente de nueva humanidad?

Vuestro hermano y amigo.

 

GALEGO

Celebramos este domingo a festa do Corpus. Trátase dunha festa importante, onde adoramos o misterio eucarístico como o gran tesouro que alimenta a nosa misión e que ofrecemos á nosa sociedade. A procesión que segue á celebración nas nosas igrexas é precisamente iso: unha proposta de vida entregada e unha invitación para deixarse tocar e mirar polo Señor.

Porque cada vez que celebramos a eucaristía actualizamos a entrega de Xesús na cruz por amor. Ao celebrar a misa de cada domingo ponse ante os nosos ollos e os nosos sentidos o acontecemento dun Deus que se nos dá, que rompe por nós, que morre para darnos vida, que se empequenece para  engrandecernos, que se fai pan para fortalecer o camiño da vida... É moi bo e moi grande o Señor!

E este Xesús que estivo preto dos máis necesitados do seu tempo segue saíndo hoxe ao noso encontro. Na nosa vulnerabilidade, o Señor acompáñanos. Porque cada vez que o recibimos na eucaristía prodúcese un auténtico encontro con Xesús. Un encontro que, como todos os encontros persoais que el tivo na súa vida (pensemos en Zaqueo ou na Samaritana) nunca deixa indiferente, senón que transforma e chea de plenitude ás persoas que o acollen. Así nolo lembra o Papa: “Nutrirse da eucaristía significa deixarse mutar no que recibimos. Cada vez que facemos a comuñón parecémonos máis a Xesús, transformámonos máis en Xesús. Como o pan e o viño convértense en corpo e sangue do Señor, así cantos o reciben con fe son transformados en eucaristía vivente, convértesche en corpo de Cristo”. E na mesma idea insistía santo Agostiño cando dicía, ao reflexionar sobre a eucaristía: “Manxar son de grandes: crece e comerasme. E ti non me transformarás en ti como o manxar da túa carne, senón que ti transformaraste en min”.

A eucaristía, por tanto, é o sacramento do amor: contemplamos o amor de Deus que nos provoca e nos contaxia coa súa entrega. Por iso é polo que o compromiso do cristián atopa plenamente a súa fortaleza e sustento na contemplación do amor que Divos tennos. Por iso, canto máis nos empapamos do seu amor, máis irradiamos o seu amor. Culto e caridade unifícanse, porque contemplar é enchernos de Deus, que é amor.

Non estraña que, ao celebrar esta festa do Corpus, celebremos tamén o Día da Caridade e o Día de Cáritas. En efecto, estes días a nosa Cáritas diocesana fixo pública a súa memoria anual e todo o realizado ao longo do ano pasado. Son moitos os xestos concretos de amor que chegaron a máis de 4.000 persoas da nosa diocese que pasan necesidade: persoas sen fogar, familias, nenos e novos, mulleres con fillos, persoas dependentes… Facemos vida, nos diferentes programas e proxectos que sustenta a nosa Cáritas, a Palabra de Deus que no libro do Deuteronomio dinos: “Se hai entre os teus un pobre, un irmán teu, nunha cidade túa, nesa terra túa, non endurezas o corazón nin peches a man ao teu irmán pobre. Ábrelle a man e préstalle á medida da súa necesidade”.

E todo iso realizouse coas mans e o tempo de case 400 voluntarios e axentes da caridade que deron o mellor de si para levar esperanza, consolo, fortaleza, dignidade a cada persoa. A través deles moita xente descubriu outra maneira de construír o mundo, outra maneira de facer comunidade, outra maneira de socorrer que vai máis aló da asistencia para promover, integrar, acoller, acompañar, dialogar.

E xunto ao voluntariado houbo tamén a achega xenerosa de moitos doantes, socios e colaboradores que confían no bo facer de Cáritas como extensión da misericordia da Igrexa. Sen eles non chegariamos a tanto. Por iso, neste día, ao redor da eucaristía que nos sustenta, desde a adoración que nos leva ao compromiso, quero dar as grazas por esta magnífica familia que compón a nosa Cáritas diocesana. Eles cheiran a evanxeo e son signo de esperanza. Eles son amor. Por que non unirte a esta corrente de nova humanidade?

O voso irmán e amigo.

Mons. Fernando García Cadiñanos

Burgos (1968) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol