Seréis mis testigos

Escrito del obispo diocesano con motivo del Día del DOMUND 2022

"Ser misionero no es algo opcional, o algo para unos pocos más valientes o lanzados. Todos estamos llamados a ser misioneros"

Celebramos este domingo el Día del DOMUND. Un día que la Iglesia nos regala para tomar conciencia de la dimensión misionera esencial que conlleva nuestra vocación bautismal y nuestro ser eclesial. También hoy seguimos escuchando el mandato de Jesús: “Id al mundo entero”.

Ese imperativo y ese destino, nunca alcanzados suficientemente, resuenan permanentemente en nuestro corazón. Estamos llamados a salir: a salir de nosotros y de nuestras seguridades, a salir de nuestras comunidades y de nuestros templos, a salir de nuestros territorios geográficos y existenciales… Somos enviados por el Señor. ¿Nuestro destino? El mundo entero en su vasta extensión: el mundo geográfico ciertamente, acudiendo a lugares y rincones donde el evangelio todavía no ha sido escuchado ni proclamado. Pero también al mundo existencial, quizás más cercano a nosotros y siempre cambiante y nuevo, que necesita ser transformado: el mundo de los jóvenes, el mundo del ocio y el tiempo libre, el mundo de la sexualidad y el amor, el mundo de la exclusión y de las periferias existenciales, el mundo de la soledad, el mundo de la economía y las finanzas, el mundo del trabajo, el mundo de la política y el bien común, el mundo de la cultura…

Para cumplir este mandato y poder llegar a este destino el Señor necesita brazos, manos, corazones, personas entregadas… Nuestro Dios es un Dios que te necesita: su acción se realiza siempre a través de mediaciones, de interlocutores que lo acercan y visibilizan en el hoy que vivimos. Un Dios tan grande y un Dios tan pequeño que se acerca a tu vida, te extiende su mano y te solicita su ayuda.

Esta es la llamada que escucharon esas personas que llamamos hoy “misioneros”. De nuestra diócesis de Mondoñedo-Ferrol son actualmente quince las mujeres y hombres que, nacidos en nuestras parroquias, descubrieron la grandeza de entregarse a una misión que llena de alegría y de sentido sus vidas. Ellos están, enviados por nosotros, en lugares tan diversos como Venezuela, Tailandia, Mozambique o Australia. Como sacerdotes, religiosos y laicos, han descubierto la grandeza de la misión. Y con su presencia y quehacer son también motivo de esperanza y gozo para las comunidades y territorios donde se insertan y que se convierte ya en hogar propio.

¡Qué hermoso es descubrir que nuestra Iglesia diocesana llega hasta donde están nuestros misioneros! ¡Qué hermoso es sentirnos parte de una familia eclesial que envía a miembros de sus comunidades a otros lugares más necesitados! ¡Qué alegría y orgullo da el descubrir el trabajo impagable que realizan nuestros misioneros en tareas evangelizadoras, sociales y de promoción!

Su trabajo, sin duda, está respaldado por nuestra admiración. Pero también lo debe de estar por nuestra oración y por nuestro apoyo económico que hoy solicita la Iglesia en forma de donativo.  Y también, cómo no, por el conocimiento y la relación directa con estos misioneros que han salido de nuestra tierra. ¡Cómo me gustaría que se estableciera una relación estrecha y cercana (en forma de cartas, encuentros, conocimiento mutuo) entre estos hijos de nuestra Iglesia y las comunidades que les vieron nacer! Sin duda que ese intercambio nos permitiría renovar, alentar y descubrir la universalidad y catolicidad de nuestra Iglesia desde el paradigma misionero.

Pero esa llamada de “id al mundo entero” también se dirige hoy a nosotros que permanecemos aquí. Porque ser misionero no es algo opcional, o algo para unos pocos más valientes o lanzados. Todos estamos llamados a ser misioneros, o si lo preferimos, como dice el lema de este año, a “ser mis testigos”. Donde nos encontremos, donde vivimos, hemos de ser discípulos misioneros como nos invita el Plan Diocesano de Pastoral que acabamos de aprobar. Hermosa y sugerente misión.

Vuestro hermano y amigo.

 

GALEGO

Celebramos este domingo o Día do DOMUND. Un día que a Igrexa nos regala para tomar conciencia da dimensión misioneira esencial que conleva a nosa vocación bautismal e o noso ser eclesial. Tamén hoxe seguimos escoitando o mandato de Xesús: “Ide ao mundo enteiro”.

Ese imperativo e ese destino, nunca alcanzados suficientemente, ecoan permanentemente no noso corazón. Estamos chamados a saír: a saír de nós e das nosas seguridades, a saír das nosas comunidades e dos nosos templos, a saír dos nosos territorios xeográficos e existenciais… Somos enviados polo Señor. O noso destino? O mundo enteiro na súa vasta extensión: o mundo xeográfico certamente, acudindo a lugares e recunchos onde o evanxeo aínda non foi escoitado nin proclamado. Pero tamén ao mundo existencial, quizais máis próximo a nós e sempre cambiante e novo, que necesita ser transformado: o mundo dos mozos, o mundo do lecer e o tempo libre, o mundo da sexualidade e o amor, o mundo da exclusión e das periferias existenciais, o mundo da soidade, o mundo da economía e as finanzas, o mundo do traballo, o mundo da política e o ben común, o mundo da cultura…

Para cumprir este mandato e poder chegar a este destino o Señor necesita brazos, mans, corazóns, persoas entregadas… O noso Deus é un Deus que che necesita: a súa acción realízase sempre a través de mediacións, de interlocutores que o achegan e visibilizan no hoxe que vivimos. Un Deus tan grande e un Deus tan pequeno que se achega á túa vida, esténdeche a súa man e solicítache a súa axuda.

Esta é a chamada que escoitaron esas persoas que chamamos hoxe “misioneiros”. Da nosa diocese de Mondoñedo-Ferrol son actualmente quince as mulleres e homes que, nacidos nas nosas parroquias, descubriron a grandeza de entregarse a unha misión que enche de alegría e de sentido as súas vidas. Eles están, enviados por nós, en lugares tan diversos como Venezuela, Tailandia, Mozambique ou Australia. Como sacerdotes, relixiosos e laicos, descubriron a grandeza da misión. E coa súa presenza e quefacer son tamén motivo de esperanza e gozo para as comunidades e territorios onde se inseren e que se converte xa en fogar propio.

Que fermoso é descubrir que a nosa Igrexa diocesana chega ata onde están os nosos misioneiros! Que fermoso é sentirnos parte dunha familia eclesial que envía a membros das súas comunidades a outros lugares máis necesitados! Que alegría e orgullo dá o descubrir o traballo impagable que realizan os nosos misioneiros en tarefas evanxelizadoras, sociais e de promoción!

O seu traballo, sen dúbida, está apoiado pola nosa admiración. Pero tamén o debe de estar pola nosa oración e polo noso apoio económico que hoxe solicita a Igrexa en forma de donativo.  E tamén, como non, polo coñecemento e a relación directa con estes misioneiros que saíron da nosa terra. Como me gustaría que se establecese unha relación estreita e próxima (en forma de cartas, encontros, coñecemento mutuo) entre estes fillos da nosa Igrexa e as comunidades que lles viron nacer! Sen dúbida que ese intercambio nos permitiría renovar, alentar e descubrir a universalidade e a catolicidade da nosa Igrexa desde o paradigma misioneiro.

Pero esa chamada de “ide ao mundo enteiro” tamén se dirixe hoxe a nós que permanecemos aquí. Porque ser misioneiro non é algo opcional, ou algo para uns poucos máis valentes ou lanzados. Todos estamos chamados a ser misioneiros, ou se o preferimos, como di o lema deste ano, a “ser as miñas testemuñas”. Onde nos atopemos, onde vivimos, habemos de ser discípulos misioneiros como nos convida o Plan Diocesano de Pastoral que acabamos de aprobar. Fermosa e suxestiva misión.

O voso irmán e amigo.

Mons. Fernando García Cadiñanos

Burgos (1968) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol