Siendo rico se hizo pobre

Escrito del obispo diocesano con motivo de la Jornada Mundial de los Pobres 2022

"Durante esta semana he ido visitando diferentes realidades que la Iglesia de Mondoñedo-Ferrol tiene al servicio de los más pobres de nuestra sociedad. ¡Doy enormes gracias por ello!"

La Iglesia conmemora el próximo domingo la Jornada Mundial de los Pobres. Se trata de una iniciativa reciente del papa Francisco que no se cansa de promover procesos que nos ayuden a ser una Iglesia “pobre y para los pobres”. Como él mismo nos dice en el mensaje que ha escrito para la ocasión, y que os invito a leer por su profundidad, esta jornada busca “ayudarnos a reflexionar sobre nuestro estilo de vida y sobre tantas pobrezas del momento presente”.

Durante esta semana he ido visitando diferentes realidades que la Iglesia de Mondoñedo-Ferrol tiene al servicio de los más pobres de nuestra sociedad. ¡Doy enormes gracias por ello! Se me ha permitido descubrir y encontrarme con diferentes pobrezas desde la certeza de que sacramentalmente era Jesús mismo el que allí se escondía. Pude acercarme a Gonzalo, niño con discapacidad intelectual, que me enseñó, con su inocencia y alegría, todo su hogar en Mondoñedo. Saludé a Petra, anciana que había perdido a su esposo, y que ahora vive en una de nuestras residencias superando la soledad. Me acerqué a Antonio, un gitano que a duras penas sabe leer, y que se le hace imposible sacarse el carné de conducir que necesita para la venta ambulante. Me paró Marisol, con su hijo enfermo de sida, que tenía necesidad de una vivienda  para poder cuidarle. Conocí a María, que había dejado el empleo porque el nuevo contrato se había precarizado en las condiciones económicas. Telefoneé a Paulo, que vive en la calle y su salud se debilita por momentos. Me "whasapeó" Raimundo, inmigrante que vive solo y afronta el futuro sin muchas esperanzas. Abracé a Demyan, refugiado ucraniano que ha huido de la guerra…

Durante esta semana me he reafirmado en que la amistad con los pobres nos ayuda a rebajarnos, a humanizarnos. La cercanía a los pobres contribuye a crear fraternidad, a sentirnos comunidad, a vivir con más sensibilidad y disponibilidad. La proximidad a los pobres nos hace preguntarnos sobre lo importante y fundamental en la vida, nos permite quitarnos nuestras máscaras y alejarnos de la superficialidad para provocarnos al amor auténtico. La escucha de los pobres nos ayuda a conocer mejor la vida, a no juzgar, a comprender, a callar. La vida de los pobres nos cuestiona, nos interroga, nos empuja a vivir en la pobreza que libera, desde la certeza de que frente a los pobres no se hace retórica, se hacen gestos de solidaridad. Dar la mano a los pobres nos permite tocar la carne herida de la humanidad que llora, y nos da razones para elevar la voz contra las miserias de nuestro mundo, siempre fruto de la injusticia, la explotación, la violencia y la inequidad.

Durante esta semana he visto el rostro de tantos hermanos nuestros que sufren diferentes tipos de pobreza: material, económica, de relación, de sentido, de afecto…  Y en todos ellos me acordé de Jesús, “que siendo rico se hizo pobre” (2 Cor 8,9). He descubierto así lo importante que es no olvidarnos de los pobres. Es lo que nos permite desarrollar ese corazón que tenemos abierto a la solidaridad y al amor, y vivir el seguimiento de Jesús con más autenticidad. Me he convencido en la urgencia de que los pobres no pueden ser solo objeto de nuestra atención, sino que han de convertirse en protagonistas que nos aportan mucha vida y mucho Evangelio.

Por eso, hago mías las palabras de san Carlos de Foucauld, apóstol de los últimos: "No despreciemos a los pobres, a los pequeños, a los trabajadores; ellos no sólo son nuestros hermanos en Dios, sino que son también aquellos que del modo más perfecto imitan a Jesús en su vida exterior. Ellos nos representan perfectamente a Jesús, el Obrero de Nazaret. Son los primogénitos entre los elegidos, los primeros llamados a la cuna del Salvador. Fueron la compañía habitual de Jesús, desde su nacimiento hasta su muerte. Honrémoslos, honremos en ellos las imágenes de Jesús y de sus santos padres.

Tomemos para nosotros [la condición] que él tomó para sí mismo. No dejemos nunca de ser pobres en todo, hermanos de los pobres, compañeros de los pobres; seamos los más pobres de los pobres como Jesús y, como él, amemos a los pobres y rodeémonos de ellos».

Vuestro hermano y amigo.
 

GALEGO

A Igrexa conmemora o vindeiro domingo a Xornada Mundial dos Pobres. Trátase dunha iniciativa recente do papa Francisco que non se cansa de promover procesos que nos axuden a ser unha Igrexa “pobre e para os pobres”. Como el mesmo nos di na mensaxe que escribiu para a ocasión, e que vos convido a ler pola súa profundidade, esta xornada busca “axudarnos a reflexionar sobre o noso estilo de vida e sobre tantas pobrezas do momento presente”.

Durante esta semana fun visitando diferentes realidades que a Igrexa de Mondoñedo-Ferrol ten ao servizo dos máis pobres da nosa sociedade. Dou enormes grazas por iso! Permitíuseme descubrir e atoparme con diferentes pobrezas desde a certeza de que sacramentalmente era Xesús mesmo o que alí se agochaba. Puiden achegarme a Gonzalo, neno con discapacidade intelectual, que me ensinou, coa súa inocencia e alegría, todo o seu fogar en Mondoñedo. Saudei a Petra, anciá que perdera ao seu esposo, e que agora vive nunha das nosas residencias superando a soidade. Achegueime a Antonio, un xitano que as duras penas sabe ler, e que se lle fai imposible sacar o carné de conducir que necesita para a venda ambulante. Paroume Marisol, co seu fillo enfermo de sida, que tiña necesidade dunha vivenda para poder coidalo. Coñecín a María, que deixara o emprego porque o novo contrato voltouse precario nas condicións económicas. Telefonei a Paulo, que vive na rúa e a súa saúde debilítase por momentos. "Whasapeoume" Raimundo, inmigrante que vive só e afronta o futuro sen moitas esperanzas. Abracei a Demyan, refuxiado ucraíno que fuxiu da guerra…

Durante esta semana reafirmeime en que a amizade cos pobres nos axuda a rebaixarnos, a humanizarnos. A proximidade aos pobres contribúe a crear fraternidade, a sentirnos comunidade, a vivir con máis sensibilidade e dispoñibilidade. A proximidade aos pobres fai que nos preguntemos sobre o importante e fundamental na vida; permítenos quitar as nosas máscaras e afastarnos da superficialidade para provocarnos ao amor auténtico. A escoita dos pobres axúdanos a coñecer mellor a vida, a non xulgar, a comprender, a calar. A vida dos pobres cuestiónanos, interróganos, empúrranos a vivir na pobreza que libera, desde a certeza de que fronte aos pobres non se fai retórica, senón xestos de solidariedade. Dar a man aos pobres permítenos tocar a carne ferida da humanidade que chora, e nos ofrece razóns para elevar a voz contra as miserias do noso mundo, sempre froito da inxustiza, a explotación, a violencia e a desigualdade.

Durante esta semana vin o rostro de tantos irmáns nosos que sofren diferentes tipos de pobreza: material, económica, de relación, de sentido, de afecto…  E en todos eles lembreime de Xesús, “que sendo rico fíxose pobre” (2 Cor 8,9). Descubrín así o importante que é non esquecernos dos pobres. É o que nos permite desenvolver ese corazón que temos aberto á solidariedade e ao amor, e vivir o seguimento de Xesús con máis autenticidade. Convencinme na urxencia de que os pobres non poden ser só obxecto da nosa atención, senón que han de converterse en protagonistas que nos achegan moita vida e moito Evanxeo.

Por iso, fago miñas as palabras de san Carlos de Foucauld, apóstolo dos últimos: "Non desprecemos aos pobres, aos pequenos, aos traballadores; eles no só son os nosos irmáns en Deus, senón que son tamén aqueles que dun modo máis perfecto imitan a Xesús na súa vida exterior. Eles represéntannos perfectamente a Xesús, o Obreiro de Nazaret. Son os primoxénitos entre os elixidos, os primeiros chamados ao berce do Salvador. Foron a compañía habitual de Xesús, desde o seu nacemento ata a súa morte. Honrémolos, honremos neles as imaxes de Xesús e dos seus santos pais.

Tomemos para nós [a condición] que el tomou para si mesmo. Non deixemos nunca de ser pobres en todo, irmáns dos pobres, compañeiros dos pobres; sexamos os máis pobres dos pobres como Xesús e, como el, amemos aos pobres e rodeémonos deles».

O voso irmán e amigo.

Mons. Fernando García Cadiñanos

Burgos (1968) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol