Para orar cada día: Martes

34ª Semana del Tiempo Ordinario

24 de noviembre de 2020. Solemnidad de Cristo Rey

"La relación con Dios no es una jaula, sino una apertura a una plenitud siempre mayor"
No quedará piedra sobre piedra

Lucas 21, 5-11

En aquel tiempo, como dijeran algunos acerca del Templo que estaba adornado de bellas piedras y ofrendas votivas, Jesús dijo: «Esto que veis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea derruida».

Le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo sucederá eso? Y ¿cuál será la señal de que todas estas cosas están para ocurrir?». Él dijo: «Estad alerta, no os dejéis engañar. Porque vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo: ‘Yo soy’ y ‘el tiempo está cerca’. No les sigáis. Cuando oigáis hablar de guerras y revoluciones, no os aterréis; porque es necesario que sucedan primero estas cosas, pero el fin no es inmediato». Entonces les dijo: «Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos, peste y hambre en diversos lugares, habrá cosas espantosas, y grandes señales del cielo».
 

Comentario

Dios respeta nuestra libertad y lo que espera de nosotros no es lo que espera un socio posesivo ni lo que espera un rival que no nos deja tener un espacio de creatividad y libertad.

La relación con Dios no es una jaula, sino una apertura a una plenitud siempre mayor. Dios espera de todos. Y espera con paciencia. Dios espera que, desde nuestra autonomía y nuestras peculiaridades, podamos vivir una vida hermosa, arriesgándonos a ser auténticos. San Ireneo escribía en el siglo II: ”El que es inaccesible, incomprensible e invisible, se hace comprensible y accesible a los hombres para dar vida a los que lo alcancen o vean… La gloria de Dios es la vida del hombre”. La expectativa de Dios es que cada uno seamos lo que tenemos que ser y vivamos, vivamos, viivamos.
 

Pregunta para reflexionar

¿Vamos construyendo una vida sustentada en la fe y el amor?
 

Oración

Señor, Jesús, con tu cuerpo entregado por amor hasta el extremo, inaugurar un nuevo templo: el de la fraternidad humana y la mesa de la inclusión del Reino. Señor, que entremos en tu nuevo templo.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo