Para orar cada día: Sábado

1ª Semana del Tiempo de Adviento

5 de diciembre de 2020. Festividad de San Sabas

"Jesús constata con dolor la inmensidad del trabajo. Quiere colaboradores. Nos pide rezar. La vocación no es solamente una cosa humana"
Rogad (...) al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies

Mateo 9, 35-10, 1.6-8

En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia. Y al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor. Entonces dice a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies».

Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia. A estos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: «Dirigíos más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, purificad leprosos, expulsad demonios. Gratis lo recibisteis; dadlo gratis».
 

Comentario

Jesús gustaba de hablar al aire libre, según las circunstancias. Pero se acomodaba también a los usos tradicionales de su pueblo. Predica la buena nueva y cura de las dolencias. El Reino de Dios es también una liberación del mal y de todo aquello que oprime al hombre.

“Al ver a las gentes se compadecía de ellas…” Así ve Jesús a la humanidad: una muchedumbre desencantada, desfallecida, sin verdaderos guías ni buenos pastores que la conduzcan a verdaderos pastos. La humanidad en todos los tiempos está siempre esperando.

Jesús ve a la humanidad como un campo de trigo en sazón ondulante al soplo del viento. La cosecha está ahí, a punto “pero los trabajadores son pocos”. Jesús constata con dolor la inmensidad del trabajo. Quiere colaboradores. Nos pide rezar. La vocación no es solamente una cosa humana. Dios es su origen. Es él quien llama.

“Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis”. Tenemos una gran razón para no ser interesados, para ser gratuitos: Todo lo hemos recibido gratis. Dios nos lo ha dado todo gratis.
 

Pregunta para reflexionar

¿Conozco yo mucha gente acosada e indefensa, como ovejas sin su pastor?  ¿Puedo yo ahora imaginar a Jesús mirándolas a ellas? ¿Cómo las ve él?


Oración

Te ofrezco, Señor, todas mis ansias misioneras, todo lo que quisiera hacer por tu Reino.
Ayúdame  a descubrir la mies en la que quieres que trabaje.
Líbrame de todas las excusas que no me dejan trabajar en la mies.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro