Para orar cada día: Lunes

25ª Semana del Tiempo Ordinario

21 de septiembre de 2020. Festividad de San Mateo, apóstol y evangelista

"La escuela de Jesús es una comunidad de personas que reconocen sus fragilidades, pero que están en camino de crecimiento y de sanación continua gracias a Jesús"
Sígueme

Mateo 9, 9-13

En aquel tiempo, vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme». Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?» Jesús lo oyó y dijo: «No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»
 

Comentario

Las primeras personas llamadas a seguir a Jesús fueron cuatro pescadores, todos judíos. Ahora Jesús llama a un publicano, considerado pecador y tratado como impuro por las comunidades más observantes de los fariseos. En los demás evangelios, este publicano se llama Leví. No duda en elegir a alguien cuya situación social es despreciable. a los pescadores ya llamados a la orilla del lago, Jesús añade ahora a un hombre que no inspira demasiada confianza.

"Mateo se levantó y lo siguió" Como los primeros cuatro llamados, así el publicano Mateo deja todo lo que tiene y sigue a Jesús. El seguimiento de Jesús exige ruptura. Mateo deja su despacho de impuestos, su fuente de renta, y sigue a Jesús.
 

Pregunta para reflexionar

Hoy, en nuestra sociedad, ¿quién es marginado y quién es excluido? ¿Por qué?
 

Oración

Señor, yo también quiero dejar todo para estar sólo contigo en esta oración. Concédeme desprenderme de todas mis preocupaciones.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro