Jornada Pro Orantibus 2020

· Autor: CEE

Se celebra el próximo domingo 7 de junio, solemnidad de la Santísima Trinidad

Bajo el lema «Con María en el corazón de la Iglesia», oramos por quienes continuamente lo hacen por nosotros: las personas consagradas contemplativas

Román Escourido, delegado diocesano: "Damos gracias a Dios por las luces que al amanecer de cada día y al atardecer, cuando la noche hace su presencia, iluminan nuestra Iglesia diocesana"

En el calendario litúrgico de este año —afectados por la crisis del «coronavirus» y sus dramáticas consecuencias— celebramos la solemnidad de la Santísima Trinidad el próximo domingo 7 de junio. Es la festividad escogida para la Jornada Pro Orantibus. En ella oramos por quienes oran continuamente por nosotros: las personas consagradas contemplativas. Con este motivo, agradecemos a Dios esta forma de consagración que necesita la Iglesia. Igualmente, reiteramos nuestra estima y nuestro compromiso para conocer mejor la vocación contemplativa que nos acompaña y a la que queremos acompañar en el corazón de la Iglesia y de cada persona bautizada.

«Con María en el corazón de la Iglesia» es el lema de 2020. La Virgen María y la Iglesia constituyen el marco para la vida consagrada en España este año. Por ello, en la Jornada de la Vida Consagrada del pasado 2 de febrero la consigna fue «La vida consagrada con María, esperanza de un mundo sufriente». Entonces contemplábamos a María como modelo de esperanza para todos los consagrados que tratan de ser cercanos a tantas realidades de nuestro mundo marcadas por el dolor; ahora, María se nos ofrece como signo para la vida consagrada contemplativa, que está llamada, como ella, a habitar el corazón del cuerpo místico de Cristo, de la Iglesia que, con amor materno, acompaña a sus hijos e hijas en todo momento, pero sobre todo en la desgracia.

Para celebrar esta jornada en la clave cordial y eclesial que el lema escogido nos propone, podemos releer aquella página celebérrima del diario de santa Teresa del Niño Jesús, en la cual la joven –de espíritu a la vez misionero y contemplativo– describe cómo encontró su propia vocación dentro de los múltiples carismas con que Dios adorna a su pueblo:

Al contemplar el cuerpo místico de la Iglesia, no me había reconocido a mí misma en ninguno de los miembros que san Pablo enumera, sino que lo que yo deseaba era más bien verme en todos ellos. Entendí que la Iglesia tiene un cuerpo resultante de la unión de varios miembros, pero que en este cuerpo no falta el más necesario y noble de ellos: entendí que la Iglesia tiene un corazón y que este corazón está ardiendo en amor. Entendí que solo el amor es el que impulsa a obrar a los miembros de la Iglesia y que, si faltase este amor, ni los apóstoles anunciarían ya el Evangelio, ni los mártires derramarían su sangre. Reconocí claramente y me convencí de que el amor encierra en sí todas las vocaciones, que el amor lo es todo, que abarca todos los tiempos y lugares, en una palabra, que el amor es eterno.

Entonces, llena de una alegría desbordante, exclamé: «Oh Jesús, amor mío, por fin he encontrado mi vocación: mi vocación es el amor. Sí, he hallado mi propio lugar en la Iglesia, y este lugar es el que tú me has señalado, Dios mío. En el corazón de la Iglesia, que es mi madre, yo seré el amor; de este modo lo seré todo, y mi deseo se verá colmado».

En estas líneas, vibrantes y hermosas, encontramos un espejo lúcido y hondo para todos los consagrados contemplativos y, en cierto modo, para todos los que celebramos y gozamos con ellos los frutos de esta vocación particular en el seno de la Iglesia. La vida contemplativa –como María en medio de la comunidad discipular, como el corazón en el centro del cuerpo humano– permanece «escondida» de todo y de todos, pero presente en todo y en todos. No constituye un miembro entre otros, sino que representa aquello que vivifica y sostiene a todos los miembros: el amor. María es memoria primerísima del amor de Dios en Jesús; la vida contemplativa es memoria singularísima del amor de Jesús en la Iglesia. Por eso, el lugar de la vida consagrada contemplativa coincide con el lugar de María, Madre de Dios y Madre de la Iglesia: cada una a su modo, ambas constituyen el corazón del cuerpo místico de Cristo, ese hondón en el que se recoge y se expande la sangre que vivifica a todos los hombres con la fuerza del amor divino.

Por tanto, al recordar y agradecer de manos de María la historia de tantos hombres y mujeres consagrados a la vida de contemplación, que es al mismo tiempo una vida oculta y fecunda para el mundo y nos muestra la luz de Dios, sobre todo cuando la oscuridad se cierne sobre la humanidad, recordamos y agradecemos que:

1. La vida consagrada contemplativa, con María, custodia fervorosamente la realidad central de la fe, que es el amor de Cristo. Con María en la cueva de Belén, las personas consagradas contemplativas mantienen viva la confianza en ese Dios que, por puro amor nuestro –en el silencio y el frío de la noche, en el rincón más pobre de este mundo–, se encarna para salvación de todos.

2. La vida consagrada contemplativa, con María, alienta sin descanso la gran esperanza de la Iglesia, que es la misericordia del Padre. Con María al pie de la cruz, las personas consagradas contemplativas despiertan a su alrededor la paciencia y la perseverancia de quien se sabe acogido por las entrañas compasivas de Dios Padre en toda circunstancia, aun en medio de grandes sufrimientos, como los presentes.

3. La vida consagrada contemplativa, con María, irradia al mundo la alegría de vivir según el Evangelio, según la gracia del Espíritu. Con María en las bodas de Caná, las personas consagradas contemplativas contagian ese gozo que solo conoce quien ha probado el vino mejor del Espíritu Santo, ese vino que es Buena Noticia para quien lo saborea sin prisa, convirtiendo cada día, por sencillo y cotidiano que parezca, en un anticipo precioso del gran banquete del Reino.

De este modo –y de tantos otros– los consagrados contemplativos son, en el corazón de la Iglesia, el amor. El infinito amor de Dios que María conservó en su corazón para la vida del mundo. Amor que hoy acrecienta la esperanza. A ella, nuestra Madre, le pedimos, en esta Jornada Pro orantibus, que los guarde, como ellos guardan la Palabra de Dios para cuantos se acercan a beber de la eterna Fuente que —aunque es de noche— mana y corre.

Comisión Episcopal para la Vida Consagrada

Presidente: Mons. D. Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF, obispo de Mondoñedo-Ferrol


Miembros:
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora, arzobispo de Zaragoza
Mons. D. José Vilaplana Blasco, obispo de Huelva
Mons. D. Joaquín M.ª López de Andújar y Cánovas del Castillo, obispo emérito de Getafe
Mons. D. Eusebio Hernández Sola, OAR, obispo de Tarazona
Mons. D. Manuel Herrero Fernández, OSA, obispo de Palencia


 

CARTA DEL DELEGADO EPISCOPAL DE VIDA CONSAGRA

Como nos recuerda el delegado diocesano, Román Escourido Basanta, en su carta dirigida a los sacerdotes, religiosos y religiosas de nuestra diócesis con motivo de esta Jornada: Son estas las cuatro comunidades de vida contemplativa que en la actualidad viven y oran en nuestra diócesis de Mondoñedo-Ferrol: las Esclavas del Santísimo y de la Inmaculada en Ferrol, las Hermanas Clarisas en Ribadeo y las Madres Concepcionistas en Mondoñedo y en Viveiro. Oremos por ellas y con ellas pidiendo al Señor que nos envíe nuevas vocaciones.
 


 

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol