Para orar cada día: Sábado

17ª Semana del Tiempo Ordinario

30 de julio de 2022. Festividad de San Abdón

"Los buenos triunfan sobre el malvado, porque el buen Dios fracasaría si los perversos tuvieran la última palabra"
Se enteró el tetrarca Herodes de la fama de Jesús

Mateo 14, 1-12

En aquel tiempo, se enteró el tetrarca Herodes de la fama de Jesús, y dijo a sus criados: «Ese es Juan el Bautista; él ha resucitado de entre los muertos, y por eso actúan en él fuerzas milagrosas».

Es que Herodes había prendido a Juan, le había encadenado y puesto en la cárcel, por causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo. Porque Juan le decía: «No te es lícito tenerla». Y aunque quería matarle, temió a la gente, porque le tenían por profeta.

Mas llegado el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó en medio de todos gustando tanto a Herodes, que éste le prometió bajo juramento darle lo que pidiese. Ella, instigada por su madre, «dame aquí, dijo, en una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista». Entristecióse el rey, pero, a causa del juramento y de los comensales, ordenó que se le diese, y envió a decapitar a Juan en la cárcel. Su cabeza fue traída en una bandeja y entregada a la muchacha, la cual se la llevó a su madre. Llegando después sus discípulos, recogieron el cadáver y lo sepultaron; y fueron a informar a Jesús.
 

Comentario

El asesinato del Bautista no había apaciguado el corazón de Herodes, tetrarca de Galilea. Al oír hablar de Jesús creyó que  había  resucitado  el Bautista, por el tiempo atrás ajusticiado.  Jesús conocía el martirio de su antiguo mentor y no se fiaba de su asesino.

Juan había pagado con su vida la defensa pública de la ley de Dios. No había hecho otra cosa durante su ministerio. Para  Jesús  su trágico final fue presagio del suyo propio. El mal no tolera el bien en su entorno, busca aniquilarlo. Los buenos triunfan sobre el malvado, porque el buen Dios fracasaría si los perversos tuvieran la última palabra.
 

Pregunta para reflexionar

También hoy se dan muchos casos de instrumentalilización de la vida de otros- y a veces también de la muerte- al servicio de intereses egoístas. ¿Ponemos nosotros alguna vez la vida de los demás al servicio de nuestro egoísmo?
 

Oración

Sigue  enviando a tu Iglesia, Señor, testigos que estén dispuestos a sacrificarse ellos con tal de que no se sacrifique tu ley. Necesitamos mártires para ser creíbles. Hacen falta testigos dispuestos a jugarse la cabeza.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo

@mondondonedo