Para orar cada día: Miércoles

1ª Semana del Tiempo de Adviento

2 de diciembre de 2020. Festividad de Santa Bibiana

"La venida del Señor es una fiesta para los que sufren. Cuando Dios pasa deja una estela de alegría"
¿Cuántos panes tenéis?. Ellos dijeron: Siete, y unos pocos pececillos

Mateo 15, 29-37

En aquel tiempo, pasando de allí, Jesús vino junto al mar de Galilea; subió al monte y se sentó allí. Y se le acercó mucha gente trayendo consigo cojos, lisiados, ciegos, mudos y otros muchos; los pusieron a sus pies, y Él los curó. De suerte que la gente quedó maravillada al ver que los mudos hablaban, los lisiados quedaban curados, los cojos caminaban y los ciegos veían; y glorificaron al Dios de Israel.

Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Siento compasión de la gente, porque hace ya tres días que permanecen conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino». Le dicen los discípulos: «¿Cómo hacernos en un desierto con pan suficiente para saciar a una multitud tan grande?». Díceles Jesús: «¿Cuántos panes tenéis?». Ellos dijeron: «Siete, y unos pocos pececillos». El mandó a la gente acomodarse en el suelo. Tomó luego los siete panes y los peces y, dando gracias, los partió e iba dándolos a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y de los trozos sobrantes recogieron siete espuertas llenas.
 

Comentario

Tenemos aquí a la pobre humanidad que corre tras del Señor. Mateo nos da una lista muy significativa por la acumulación de miserias humanas. La misericordia amorosa del Señor se interesa  primero por los que sufren, por los pobres, por los enfermos.

En este tiempo de Adviento, propio para reflexionar sobre la espera de Dios que se encuentra en el corazón de los hombres, nos sería provechoso contemplar esta escena: Jesús rodeado, acaparado, buscado por los baldados, los achacosos. “Los echaban a sus pies, y él los curaba”. Es el signo de la venida del Mesías: el mal retrocede, la desgracia es vencida.

La venida del Señor es una fiesta para los que sufren. Cuando Dios pasa deja una estela de alegría.

"Me da lástima de la gente". Jesús está visiblemente emocionado. Hay una emoción sensible en estas palabras. Es un sentimiento humano en su corazón de hombre y en su corazón de Dios. Hoy todavía Jesús nos repite que se apiada y sufre con los que sufren. Sentir lástima o compasión, sufrir con los que sufren, no es solamente un  sentimiento pasajero de pena. Es ponerse en lugar del otro, sentir lo que siente el otro y, como consecuencia, comprometerme por el otro.

Jesús acoge aquellos pocos panes y peces y los multiplica. Necesita nuestra colaboración, por pequeña que nos parezca.
 

Pregunta para reflexionar

Jesús tiene compasión. ¿Tengo compasión por los problemas de la humanidad? ¿Hago algo?
Los discípulos esperan que la solución venga de fuera. Jesús pide una solución desde dentro. ¿Yo?
 

Oración

Sé muy bien, Señor, que las miserias materiales no suelen ser aliviadas hoy; quedan muchos baldados,  ciegos, achacosos…
Quiero creer, sin embargo que tú proyecto es suprimir todo mal.
Aquí tienes Señor mi trabajo, mi inteligencia, mi corazón, mi vida entera.
Toma mis siete panes y multiplícalos.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro