Para orar cada día: Jueves

1ª Semana del Tiempo de Adviento

4 de diciembre de 2020. Festividad de San Francisco Javier

"Lo que realmente interesa a Dios en nuestra vida son todos los momentos de nuestra jornada"
No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los cielos

Mateo 7, 21.24-27

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina».
 

Comentario

“No todo el que dice Señor, Señor”. El verdadero discípulo de Jesús oye su Palabra y la pone en práctica.

Jesús no se contenta con ser aceptado como Señor y Maestro, sino que quiere guiarnos a realizar la voluntad del Padre. Es la severa amonestación para todo cristianismo de fórmula. Sin embargo, muchas veces nos conformamos con rezar, con ir a misa...  Olvidamos ser cristianos en la familia, en el lugar de estudio o trabajo… No basta con rezar, pero hay que hacerlo para que pueda decirse que ello no basta.  Lo que realmente interesa a Dios en nuestra vida son todos los momentos de nuestra jornada.

“El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica…” estas palabras deberían hacer reflexionar a las personas que dicen: soy creyente pero no soy practicante. Jesús parece decirnos que hay que ser honrados y no contentarnos con buenos sentimientos o buenas  intenciones.
 

Pregunta para reflexionar

¿Soy de los que dicen “Señor, Señor”, o de los que ponen en práctica la palabra? ¿Observo la ley para merecer el amor y la salvación o para dar gracias a Dios por su amor y su salvación?
 

Oración

Señor, que te escuche verdaderamente, que esté atento a tu voz.
Que mi obrar sea verdadero, que mis actos sean conformes a lo que tú quieres.
Ayúdame a edificar mi vida sobre la roca, sobre ti.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro