La biblioteca de la Domus se enriquece con una Biblia del siglo XVI

En el edificio de la Domus Eclessiae los ferrolanos tienen acceso a una biblioteca desconocida para muchos pero con una riqueza patrimonial importante. De ella saben ya muchos estudiosos de la teología pero también cada vez más jóvenes gracias a convenios como el que la diócesis mantiene con la Universidade da Coruña desde 2019, para que sus alumnos del grado de Gestión Digital de la Información y Documentación desarrollen en el centro diocesano sus prácticas curriculares.

La creación de la Cátedra Diócese-UDC, para fomentar el intercambio de de saberes y experiencias en docencia, investigación y cultura, acercan todavía más la riqueza patrimonial de la diócesis al ámbito laico.

Entre esos más de 12.000 volúmenes con que cuenta la biblioteca de la Domus –principalmente obras de teología y de ciencias similares– se encuentran ejemplares del siglo XXI y XX pero también algunos desde el siglo XVI al XIX. Ahora, desde hace unos días, un nuevo ejemplar ha enriquecido esta biblioteca ferrolana. Se trata de una Biblia, impresa en Venecia en 1576, y que pese a formar parte ya de los fondos, no se sabía de su existencia.

Como explica su bibliotecario, Carlos Alonso Charlón, la obra apareció durante las tareas de  inventariado de los fondos que se está llevando a cabo en la biblioteca. Así, indica, el pasado martes se descubrió un ejemplar de una Biblia, impresa en Venecia en 1576, en la imprenta de Altobello Salicato. Este fue un impresor activo en esta ciudad italiana desde 1569 a 1609 y su marca distintiva era La Fortaleza, que aguanta entre sus brazos la parte superior de una columna rota, como aparece en la portada del ejemplar.

La Biblia es un libro de unas 900 páginas, con dimensiones de 20 x 16 centímetros y que presenta un aparente buen estado de conservación, sin humedad, aunque con algunos daños debido a la polilla, especialmente en los márgenes inferiores y en la zona de costura.

“Pronto analizaremos los cuidados que necesita, especialmente relacionados con su limpieza y desinfección y, con total seguridad, la trasladaremos al archivo diocesano de Mondoñedo para su tratamiento, regresando a Ferrol para su instalación definitiva”, explica Carlos Alonso.

Lo curioso es, además, que este ejemplar no se hubiese descubierto antes porque ya estaba entre los fondos. Como explica el bibliotecario, “se debió a que estaba encuadernada conjuntamente con otro documento de 1898, titulado “Divisiones lógicas de los Libros Sagrados”, decorado por Aloisio C. Fillion e impreso por Manuel Fernández de Castro y Menéndez, obispo de Mondoñedo entre 1889 y 1905”.

La nueva Biblia es el ejemplar más antiguo que se conserva desde ahora en esta biblioteca, junto con otro libro de 1661, que lleva por título “Bibliotecae Iuris Canonici Veteris”.

Más allá del contenido y valía de la nueva obra, Carlos Alonso remarca que este descubrimiento “nos anima a seguir poniendo en valor el patrimonio diocesano, especialmente en esta biblioteca de Ferrol, por la cual durante los últimos años la diócesis ha venido apostando”.

Prueba de su continua renovación es la recepción hace solo unos  días de la  biblioteca personal del canónigo Uxío García Amor, prelado del Papa.

Las instalaciones han sufrido remodelaciones que las han mejorado en los últimos tiempos, con la habilitación de nuevas dependencias, limpieza y pintado de salas de depósito, incorporación de nuevos fondos donados por obispos y sacerdotes, o la incorporación a la Rede de Bibliotecas de Galicia que podría convertir en realidad próximamente la consulta online del catálogo de fondos, una vez superado el proceso de migración a la plataforma digital proporcionada por la Xunta de Galicia para su Red de Bibliotecas.

También la pertenencia del bibliotecario de la diócesis a la junta directiva de la Asociación de Bibliotecarios de la Iglesia en España permite el acceso a una red profesional de especialistas y estar al día en todo lo relativo a novedades técnicas, proyectos o necesidades.

Ejemplares históricos y retos modernos en una biblioteca que todavía es una gran desconocida pero que tiene servicio de atención al púbico durante todo el año –salvo en Semana Santa, agosto y Navidad–.

Fuente: Diario de Ferrol
 

Artículos relacionados

Síguenos

5,484FansMe gusta
4,523SeguidoresSeguir
1,230SuscriptoresSuscribirte

Últimas publicaciones

Etiquetas