Crónica de la 25ª Asamblea de Cáritas Diocesana

Juan Pablo Alonso y Javier Santiago fueron elegidos representantes sacerdotales en el Consejo Diocesano de Cáritas

Cerca de un centenar de personas participaron en Mondoñedo en un acto que sirvió también para presentar la Memoria anual de actividades

Crónica de la Asamblea

Después de la acogida y entrega de documentación, el acto comenzó con el saludo y bienvenida del obispo diocesano, monseñor Luis Ángel de las Heras, CMF, quién destacó que “hacer memoria de Cáritas Diocesana de Mondoñedo-Ferrol es recordar que estamos en camino de transformación misionera, formando parte del compromiso evangélico que mejora el mundo”. Durante su intervención agradeció la labor de los miembros que abandonaron el equipo directivo en 2017, así como animó a los miembros de nueva incorporación. Finalizó su intervención recordando y agradeciendo el trabajo en Cáritas de los trabajadores, voluntarios y usuarios “que han seguido tejiendo relaciones de familia para realizar una tarea coral de incalculable valor”.

La asamblea continuó con la presentación de las memorias social y económica correspondientes al año 2017, y la presentación del presupuesto para el presente año 2018.

Dentro de la dinámica participativa de la asamblea, se constituyeron cinco grupos de trabajo, de los que formaron parte los asistentes de los siete arciprestazgos, además de participantes y voluntariado del Centro de Día de Inclusión Social “Gabriel Vázquez Seijas”, coordinados cada uno de ellos por un técnico de Cáritas Diocesana. En los grupos se reflexionó y debatió sobre la situación actual de Cáritas en la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, resultando las siguientes propuestas:

– Demanda de más formación e información del voluntariado

– Mayor coordinación y reflexión a nivel arciprestal

– Fomentar el acompañamiento de personas en situación de soledad

– Luchar contra los prejuicios establecidos

– Reforzar el trabajo en red

– Integración de Cáritas en la comunidad

– Mejorar la identidad de Cáritas

– Cuidar el acompañamiento en la incorporación de nuevos miembros

– Hacer crecer a todos los integrantes del grupo para que se sientan parte de él    

Después de la puesta en común, se celebró una eucaristía en la capilla mayor del Seminario, finalizando con una comida de confraternidad.
 

Palabras del obispo Luis Ángel

Hacer memoria de 2017 en Cáritas Diocesana de Mondoñedo-Ferrol es recordar que estamos en camino de transformación misionera y formamos parte del compromiso evangélico que mejora el mundo. La diócesis se conciencia de su misión en conversión para cambiar los corazones de piedra en corazones de carne, como quiere Dios. Nuestra misión en conversión nos hace agradecidos, en primer lugar.

Agradecidos a Fina y Julia que han dejado el equipo directivo en 2017, pero continúan vinculadas de otro modo. Agradecidos a Alfonso, Toyi y Paula que siguen con renovada entrega. Agradecidos a Chema y Carlos que se han incorporado. Agradecidos a todos los voluntarios y sacerdotes que llevan la acogida de Cáritas a todos los rincones de la diócesis en las 58 Cáritas parroquiales. Agradecidos, en fin, a trabajadores, voluntarios y usuarios que han seguido tejiendo relaciones de familia para realizar una tarea coral de incalculable valor.

Esta tarea coral nos ha permitido realizar acciones preventivas de la exclusión social, como las clases de apoyo escolar y la educación para el ocio y el tiempo libre destinadas a menores de familias en dificultad. Juntos hemos logrado igualmente desarrollar talleres de alfabetización para mujeres migrantes procedentes de culturas donde ellas no tienen los mismos derechos que los hombres. Fruto de este esfuerzo compartido hemos posibilitado que un buen número de personas accediera a un puesto de trabajo desde los cursos de formación del programa de empleo.

Como familia de Cáritas hemos comenzado a recorrer la nueva etapa del Centro de día de inclusión social “Gabriel Vázquez Seijas”. En esa casa de todos hemos ofrecido acogida y acompañamiento a las personas sin hogar, favoreciendo su participación activa en las actividades del centro, con una nueva red de relaciones humanas cercanas e impulsando la recuperación de su vida autónoma.

Todo cuanto somos hace de Cáritas un compromiso evangélico que mejora el mundo. Compromiso de cada persona y compromiso de toda la Iglesia de Mondoñedo-Ferrol. Iglesia que es familia y ofrece relaciones de familia. Iglesia que quiere vivir y anunciar buenas noticias por medio de un discipulado misionero de la caridad. El que nace del encuentro personal transformador con Cristo y alumbra la novedad comunitaria del Reino.
 

Carta del equipo directivo

Paula, Alfonso, Carlos, Chema y Toyi queremos aprovechar este espacio de la Memoria de Cáritas Diocesana del año 2017 para dar gracias.

Gracias por esta nueva etapa en la que nos toca caminar juntos en el discernimiento de la vida de Cáritas Diocesana: 

· gracias por la confianza depositada en nosotros;
· gracias por las personas que nos han precedido en esta tarea, especialmente por la dedicación y entusiasmo de Fina durante los últimos diez años al frente de la entidad, y por la entrega de Julia en la delicada tarea de comunicar la vida de Cáritas;
· gracias por el buen hacer del equipo de técnicos;
· gracias por la perseverancia y generosidad de cada uno de los voluntarios que día a día estáis al lado de las personas que nuestra sociedad olvida;
· gracias por las personas que en medio de la dificultades no se rinden, se abren a la esperanza y nos regalan a la familia de Cáritas la oportunidad de acogerlos y acompañarlos: en el camino de recuperación de su dignidad, en el camino de volver a tejer la red de relaciones personales que humanice su vida, en el camino de recuperación de la confianza en sus propias capacidades.

Como Cáritas, nos corresponde acercarnos a los últimos de nuestra sociedad y encontrar las respuestas adecuadas. Somos conscientes que, en más ocasiones de las que nos gustaría, estamos apremiados por las necesidades inmediatas, por la necesidad de dar de comer, de dar ropa, de sacar un proyecto adelante, y tenemos el riesgo de perder el sentido, el horizonte de lo que hacemos… En medio de esta acción necesitamos buscar tiempo para parar y recordar que nuestro compromiso social y caritativo tiene su raíz en el Evangelio, en el ser con los demás y para los demás. Un compromiso que nace de la fe en un Dios Trinidad:

· Padre que ama incondicionalmente a cada hija y a cada hijo y les confiere la misma dignidad,

· Hijo que entrega su vida para liberarnos de las esclavitudes cotidianas y nos salva de las sombras,

· Espíritu que anima y alienta el amor que habita en cada ser humano y le invita a caminar en comunidad para ser sal y luz en el mundo, para tejer redes de solidaridad, de una fraternidad que se concreta en vivir la entrega, la fidelidad, la utopía, el testimonio, el acompañamiento, la gratuidad y la opción por los pobres al estilo de Jesús que “no vino a ser servido sino a servir y a dar su vida…” (Mt 20, 28).

Un compromiso que nos impulsa a trabajar con estilo humanizador, transformador y liberador. Por todo ello, como equipo, ponemos esta etapa de la vida de Cáritas en manos del Señor y le pedimos valentía para afrontar los retos y creatividad para darles respuesta. Y lo hacemos compartiendo con todos una de las lecturas que nos ha acompañado en varios de los encuentros del año 2017 y que nos ayuda a poner luz en nuestro camino día a día.

 

Mons. De las Heras: «Todo cuanto somos hace de Cáritas un compromiso evangélico que mejora el mundo. Compromiso de cada persona y compromiso de toda la Iglesia de Mondoñedo-Ferrol»

Artículos relacionados

Síguenos

5,484FansMe gusta
4,519SeguidoresSeguir
1,230SuscriptoresSuscribirte

Últimas publicaciones

Etiquetas