Falleció en Mondoñedo la religiosa concepcionista sor Milagros Pardiñas

La capilla del monasterio acogió una eucaristía en su memoria

6 abril 2022.- Muy cerca del santuario de la patrona de nuestra diócesis, la Virgen de los Remedios, en la ciudad de Mondoñedo y en el convento de la Inmaculada Concepción, fallecía en el día de ayer, después de una larga enfermedad, sor Milagros Pardiñas Fernández, a los ochenta y dos años de edad. El Señor la llamó para vivir en el silencio y la plegaria en la vida contemplativa totalmente dedicada a Dios como amor supremo.

Había dejado su pueblo de Santa María de Fisteos (Curtis), el 31 de mayo de 1956, para tomar el hábito como monja concepcionista en el mismo convento donde falleció. Y recibió su profesión solemne el 7 de septiembre de 1960.

Cada día renovaba el compromiso de la fidelidad en la entrega a Dios, contando siempre con su gracia. En la oración, en el trabajo cotidiano y en la fraternidad compartida en la comunidad ofrecía su vida al Señor, teniendo presente siempre las preocupaciones de las personas que cada día acudían al monasterio para pedir oraciones y consejos.

A imitación de María Inmaculada contempló como modelo sublime de consagración al Padre, de unión con el Hijo y de docilidad al Espíritu (Vita Consecrata 28). Siguiendo los consejos de santa Beatriz de Silva aspiró a vivir la radicalidad del evangelio apostando por los valores del Reino y profesando los consejos evangélicos. Con el carisma de san Francisco de Asís se preocupaba por cuidar las plantas y las flores donde presenciaba la grandeza y la belleza de la creación, y así disfrutaba de la presencia de Dios. Entre sus oficios ejercidos pasó largas horas de su vida bordando y confeccionando ornamentos sagrados para el culto.

Hoy miércoles 6, a las 17:00 horas celebraremos su funeral en la capilla monacal, dando gracias a Dios por las gracias recibidas en estos sesenta y cinco años de vida consagrada.

“La vida de los justos está en las manos de Dios”. Y las puertas del Reino se le abrirán a sor Milagros, porque siempre tuvo la lámpara de su vida y entrega encendida, como las vírgenes prudentes del evangelio.

Sor Milagros, que tengas la paz eterna y que María Inmaculada te cubra con su manto.

Román Escourido
Delegado de Vida Consagrada

 

Artículos relacionados

Síguenos

5,484FansMe gusta
4,519SeguidoresSeguir
1,230SuscriptoresSuscribirte

Últimas publicaciones

Etiquetas