La importancia de un libro

Sin duda que todos tenemos en nuestra memoria o en nuestra retina momentos en los que, en torno a un libro, se ha reunido un grupo de personas que hacen piña escuchando atentos el relato e imaginando cada uno en su interior el texto proclamado. En nuestra infancia hubo momentos en los que, en la escuela o en el hogar, alguien proclamaba en voz alta alguna historia interesante. Así lo siguen haciendo los monjes y monjas en su clausura durante las comidas, alimentando de esta forma no solamente el cuerpo sino el espíritu.

Y es que el libro tiene siempre una fuerza especial. Incluso en estos momentos en los que el libro digital se abre su propio camino, o cuando la lectura no es que digamos una actividad masiva en nuestra cultura, el libro es creador de lazos, contenedor de saberes, lanzadera para el futuro, cajón de experiencias y sabiduría.

La religión cristiana tiene también un libro, o mejor, muchos libros contenidos en uno: la Biblia. En torno a este libro las comunidades cristianas se han ido reuniendo para escuchar, para acoger, para moldear el espíritu, el corazón y la mirada, para proyectar el presente y el futuro, para saborear el amor y la experiencia de una amistad ofrecida con Dios generadora de mucha vida. Incluso cada eucaristía, cada sacramento, tiene su momento fuerte en torno a la Palabra que es proclamada, escuchada, acogida, meditada. Porque para el creyente, la Biblia es un libro singular, no un mero conjunto de palabras humanas, sino un libro que contiene la Palabra de Dios.

Precisamente el próximo domingo 22 celebramos el Domingo de la Palabra. El papa Francisco ha querido que, prácticamente al comenzar el nuevo año y tras haber contemplado el misterio de la Palabra hecha carne, dediquemos este domingo tercero del Tiempo Ordinario a la “celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios”. Se trata de que nos familiaricemos y entremos en la intimidad con la Sagrada Escritura y con el Resucitado que no cesa de partir la Palabra y el Pan en la comunidad.

Hemos de reconocer que, por desgracia, nuestro conocimiento de la Palabra de Dios es escaso. Aunque se han hecho muchos esfuerzos por difundirla, seguimos tristemente sin familiarizarnos con su mensaje, con su buena noticia. Y ello tiene sus consecuencias… San Jerónimo decía que “el desconocimiento de las Escrituras es desconocer al propio Cristo”. Además, en la Biblia se recoge la experiencia del pueblo creyente, la sabiduría escondida que nos lleva a la luz de lo invisible, la revelación de lo que Dios es y hace para nuestra salvación…

Benedicto XVI, a quien despedíamos hace unas semanas, nos escribía estas palabras oportunas: “La Iglesia se funda sobre la Palabra de Dios, nace y vive de ella. A lo largo de toda su historia, el pueblo de Dios ha encontrado siempre en ella su fuerza, y la comunidad eclesial crece también hoy en la escucha, en la celebración y en el estudio de la Palabra de Dios”.

¡Qué hermoso sería y qué bien nos haría si, en esta jornada, adquiriésemos un pequeño compromiso convertido en hábito: leer personalmente la Palabra de Dios de cada día! ¡Qué estupendo sería si, en todas las comunidades cristianas, nos reuniéramos semanalmente un grupo de creyentes para escuchar, dialogar y comentar los textos dominicales! ¡Con qué cariño y nostalgia recuerdo mis inicios de vida sacerdotal cuando así lo animé con un pequeño grupo de personas que descubrieron la belleza que supone esta práctica! Porque “la Palabra de Dios siempre es viva y eficaz”. Os invito a familiarizaros con ella, a conocerla para que ella siga llenando de mucha vida tu historia personal y la de nuestras comunidades.

Vuestro hermano y amigo

+Fernando, obispo de Mondoñedo-Ferrol


GALEGO

Sen dúbida que todos temos na nosa memoria ou na nosa retina momentos nos que, ao redor dun libro, reuniuse un grupo de persoas que fan piña escoitando atentos o relato e imaxinando cada un no seu interior o texto proclamado. Na nosa infancia houbo momentos nos que, na escola ou no fogar, alguén proclamaba en voz alta algunha historia interesante. Así o seguen facendo os monxes e monxas na súa clausura durante as comidas, alimentando desta forma non soamente o corpo senón o espírito.

E é que o libro ten sempre unha forza especial. Mesmo nestes momentos nos que o libro dixital ábrese o seu propio camiño, ou cando a lectura non é que digamos unha actividade masiva na nosa cultura, o libro é creador de lazos, contedor de saberes, lanzadeira para o futuro, caixón de experiencias e sabedoría.

A relixión cristiá ten tamén un libro, ou mellor, moitos libros contidos nun: a Biblia. Ao redor deste libro as comunidades cristiás fóronse reunindo para escoitar, para acoller, para moldear o espírito, o corazón e a mirada, para proxectar o presente e o futuro, para saborear o amor e a experiencia dunha amizade ofrecida con Deus xeradora de moita vida. Mesmo cada eucaristía, cada sacramento, ten o seu momento forte ao redor da Palabra que é proclamada, escoitada, acollida, meditada. Porque para o crente, a Biblia é un libro singular, non un mero conxunto de palabras humanas, senón un libro que contén a Palabra de Deus.

Precisamente o vindeiro domingo 22 celebramos o Domingo da Palabra. O papa Francisco quixo que, practicamente ao comezar o novo ano e tras contemplar o misterio da Palabra feita carne, dediquemos este domingo terceiro do Tempo Ordinario á “celebración, reflexión e divulgación da Palabra de Deus”. Trátase de que nos familiaricemos e entremos na intimidade coa Sagrada Escritura e co Resucitado que non cesa de partir a Palabra e o Pan na comunidade.

Habemos de recoñecer que, por desgraza, o noso coñecemento da Palabra de Deus é escaso. Aínda que se fixeron moitos esforzos por difundila, seguimos tristemente sen familiarizarnos coa súa mensaxe, coa súa boa noticia. E iso ten as súas consecuencias… San Xerome dicía que “o descoñecemento das Escrituras é descoñecer ao propio Cristo”. Ademais, na Biblia recóllese a experiencia do pobo crente, a sabedoría escondida que nos leva á luz do invisible, a revelación do que Deus é e fai para a nosa salvación…

Benedicto XVI, a quen despedía hai unhas semanas, escribíanos estas palabras oportunas: “A Igrexa fúndase sobre a Palabra de Deus, nace e vive dela. Ao longo de toda a súa historia, o pobo de Deus atopou sempre nela a súa forza, e a comunidade eclesial crece tamén hoxe en escóitaa, na celebración e no estudo da Palabra de Deus”.

Que fermoso sería e que ben nos faría se, nesta xornada, adquirísemos un pequeno compromiso convertido en hábito: ler persoalmente a Palabra de Deus de cada día! Que estupendo sería se, en todas as comunidades cristiás, nos reunísemos semanalmente un grupo de crentes para escoitar, dialogar e comentar os textos dominicais! Con que agarimo e nostalxia lembro os meus inicios de vida sacerdotal cando así o animei cun pequeno grupo de persoas que descubriron a beleza que supón esta práctica! Porque “a Palabra de Deus sempre é viva e eficaz”. Convídovos a familiarizarvos con ela, a coñecela para que ela siga enchendo de moita vida a túa historia persoal e a das nosas comunidades.

O voso irmán e amigo

+Fernando, bispo de Mondoñedo-Ferrol

Artículos relacionados

Síguenos

5,484FansMe gusta
4,522SeguidoresSeguir
1,230SuscriptoresSuscribirte

Últimas publicaciones

Etiquetas