El Papa nombra obispo de Tui-Vigo al vicario general diocesano, Antonio Valín Valdés

El papa Francisco ha nombrado a Antonio Valín Valdés, vicario general de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, como nuevo obispo de la diócesis de Tui-Vigo. El nombramiento se ha hecho público hoy sábado, 25 de mayo, a las 12:00 horas. Sustituye en la sede de Tui-Vigo a monseñor Luis Quinteiro Fiuza, quien había presentado su renuncia a esta sede por motivos de edad en junio de 2022.

La ordenación y toma de posesión de la sede de Tui-Vigo tendrá lugar el próximo 20 de julio a las 11:00 horas en la catedral de Tui.


Rueda de prensa en Foz

Está previsto que esta mañana, a partir de las 12:00 horas se desarrolle una rueda de prensa en la localidad lucense de Foz (salones parroquiales) para anunciar oficialmente este nombramiento. En el acto intervendrán el obispo de Mondoñedo-Ferrol, monseñor Fernando García Cadiñanos, y el obispo electo de Tui-Vigo, monseñor Antonio Valín Valdés.

Mons. Fernando García Cadiñanos y monseñor Antonio Valín Valdés


Primera entrevista en la Cadena COPE

Se trata de la primera entrevista al ya el obispo electo de Tui-Vigo. Con él conoceremos cómo recibió la noticia, sus primeras sensaciones tras el nombramiento, cuáles serán los pasos a dar para la toma de posesión del 20 de julio y, a nivel personal, qué balance hace de su paso por la diócesis de Mondoñedo-Ferrol y cómo le gustaría despedirse.


Breve currículum vitae

Antonio Valín Valdés nació en Ribadeo (Lugo) el 24 de febrero de 1968. Realizó los estudios de enseñanza obligatoria y bachillerato en el Colegio Sagrado Corazón y en el Instituto Dionisio Gamallo de Ribadeo. En el año 1986 ingresó en el Teologado Diocesano de Santiago de Compostela, donde cursó los estudios de licenciatura y bachiller en Teología. Amplió su formación en Salamanca, cursando un master en Comunicación Cristiana. Fue ordenado sacerdote en la catedral de Mondoñedo el 14 de marzo de 1993, siendo obispo de Mondoñedo-Ferrol monseñor José Gea Escolano.

Entre sus múltiples responsabilidades diocesanas pueden destacarse las siguientes: formador y profesor en el Seminario de Mondoñedo; director de la residencia universitaria de la Domus Ecclesiae de Ferrol; profesor de la Escuela Superior de Ciencias Religiosas «San Agustín» y de la Escuela Diocesana de Teología; rector del Seminario de Mondoñedo; arcipreste de Terra Chá y Mondoñedo; secretario de Pastoral; vicario episcopal para la Evangelización; y administrador diocesano (durante la sede vacante en 2020). Es canónigo de la catedral de Mondoñedo desde 2018 y vicario general y moderador de la curia desde 2021.

Su actividad pastoral comenzó en la parroquia de Santa María a Maior de San Sadurniño, donde ejerció como párroco entre 1999 y 2001. Posteriormente, entre 2007 y 2012, fue miembro del equipo sacerdotal de Vilalba-Abadín-Xermade. A continuación fue nombrado párroco de Santiago de Foz y otras parroquias de la zona, de 2012 a 2019. Y desde entonces, hasta la actualidad, ejerce como párroco in solidum y moderador de la UPA Foz.


Noveno obispo de procedencia diocesana

Antonio Valín Valdés sigue la senda de un número importante de sacerdotes que estudiaron en el Seminario de Mondoñedo y que sirvieron a la Iglesia en diferentes sedes episcopales. No hay que olvidar que el Seminario mindoniense fue el tercero que se fundó en España tras el Concilio de Trento y fue una referente cultural durante muchos siglos. Allí estudiaron personajes importantes de la cultura gallega.

Hagamos un repaso de los últimos obispos pertenecientes al presbiterio diocesano que estudiaron en este Seminario y que se pueden ver en la galería de retratos que existe en el claustro bajo del propio edificio:

· Mons. Alfonso Carrasco Rouco: Natural de Vilalba, en 1956. Sus primeros estudios los realizó en Mondoñedo, donde se ordenó en 1985. Es obispo de Lugo desde 2008,

· Mons. Antonio Mª. Rouco Varela: Natural de Vilalba, en 1936. En el seminario de Mondoñedo se formó entre 1946 y 1954. Fue profesor en el seminario de Mondoñedo. En 1976 fue nombrado obispo auxiliar De Santiago, donde luego fue obispo titular. De allí pasó a Arzobispo de Madrid en 1994.

· Mons. José Souto Vizoso: Natural de San Martín de Xuvia en Narón. Fue alumno, profesor y rector del Seminario de Mondoñedo. En 1945 fue nombrado obispo auxiliar de Santiago de Compostela. De allí pasó a Palencia, donde fue obispo desde 1949, hasta su fallecimiento en 1973.

· Mons. Justo Rivas Fernández: Natural de Riotorto en 1873. Fue alumno y profesor del Seminario de Mondoñedo. Fue obispo auxiliar de Santiago de Compostela in pectore y posteriormente de Plasencia, donde murió en 1930.

· Mons. Julián de Diego y García Alcolea: Aunque nació en Guadalajara, fue alumno y profesor en el Seminario de Mondoñedo. Nombrado obispo de Astorga (1904-1913), pasó luego a Salamanca (1913-1923) y posteriormente a Santiago de Compostela (1925-1927), donde murió. Fue también patriarca de las Indias Occidentales (1920-1923).

· Mons. José Manuel Palacios López: Fue alumno en Mondoñedo. Llegó a ser obispo de la misma diócesis entre 1877 y 1885.

· Mons. Laureano Veres Acevedo: Nació en Ribadeo 1844 estudió en el seminario de Mondoñedo. Emigrado a Argentina, se hijo jesuita destinándose a Méjico. Fue nombrado obispo honorario de Nissa.

· Mons. Juan López Vega: Natural de Mondoñedo (1601) comenzó sus estudios en el seminario. Fue nombrado obispo de Tuy en 1649 donde estuvo hasta 1656. De allí pasó a León donde rigió su sede hasta su muerte en 1659.


Primer mensaje a la diócesis de Tui-Vigo

Benqueridos irmáns e amigos que peregrinades na Igrexa diocesana de Tui-Vigo:

Como ben sabedes, o papa Francisco ven de comunicar o desexo de que me una a esa Igrexa particular, a través do servizo da unidade; agradézolle a súa confianza e prégolle a súa oración.

Desde este momento, o meu corazón e pensamento están xa cercanos a vós. Quero sentirme moi unido a toda comunidade diocesana, a cada unha das persoas que a formades, a todos aqueles que vivides, gozades e loitades, nese fermoso anaquiño da nosa terra que é a diocese de Tui-Vigo. Gustaríame que me sentírades como un irmán que quere participar con vós da vosa vida e que quere facer camiño convosco, compartindo o que sodes, vivides e esperades. Quero compartir o que eu son, as miñas ilusións e esperanzas, a alegría da fe e a paixón polo evanxeo e o Reino do Señor, especialmente cos máis pobres e descartados da nosa sociedade. Soño cunha Igrexa na que todos e todas, cadaquén coa súa sensibilidade e poñendo o seu gran de area, se sinta convocado, partícipe e responsable nesta nova etapa sinodal que estamos a vivir na Igrexa, á que tantas veces nos convoca o papa Francisco.

Sei que nos toca un momento de cambios ben rápidos, tanto a nivel social como dentro da Igrexa. Pero sinto que este é un momento ben fermoso e apaixoante; este é o momento, o “agora” no que co evanxeo na man, poñendo os pés ben na terra e o corazón no ceo, estamos chamados a reflectir o rostro máis fermoso dunha Igrexa que quere ser nai pobre, casa de todos, discípula e misioneira; unha Igrexa na que todos se sintan na casa e en familia.

Son consciente da miña fraxilidade no servizo que se me pide, e que terei que ir aprendendo convosco. Pregúntome que sentido ten e por que, pero tamén sei que neste momento é o mesmo Señor quen me está a invitar a soltar lastre, a saír e afrontar novos retos, a deixar que sexa El quen me leve por onde queira, como sempre fixo, e a confiar e confiarme plenamente nel. El é quen vai construindo a miña vida e quen sementa o Reino, e eu tan só un “axudante” nese labor; prégovos paciencia… contade con toda a miña ilusión, paixón e entrega.

Anímame moito saber que todo isto o imos vivir xuntos. Incorpórome a unha Igrexa de longa tradición de homes e mulleres que viviron e viven a súa fe sementando evanxeo e construíndo o Reino. Non camiñamos sós, nin por libre: imos xuntos, en familia, axudándonos uns a outros, recibindo unha herdade de moitos séculos de vida, con grandes testemuñas da fe, que temos que seguir transmitindo. Todos, sacerdotes, consagrados, contemplativos, seminaristas, leigos… todos nos necesitamos e xuntos, faremos camiño. Invoco ao beato Pedro González, o noso benquerido san Telmo, pedindo a súa intercesión e a da Nosa Nai María, a quen con tanta devoción e agarimo rezamos na nosa terra galega.

Agradézolle a monseñor Luis Quinteiro o seu traballo e entrega destes anos, así como a súa cercanía, cariño e calidez na acollida nesa diocese. Seguro que nel terei un pai e irmán que me axude neste ministerio.

Saúdo tamén, a todos cantos tedes algunha responsabilidade na vida pública desta terra. Desde a búsqueda do ben común e da colaboración mutua, seguro que poderemos traballar polo ben dos últimos e da casa común.

Gustaríame pedirvos un favor: rezade por min desde este mesmo momento. Pedídelle ao Bo Pastor por min, e non deixedes nunca de facelo. Preciso de todos e cada un de vós, da vosa oración; contades xa coa miña. Axudádeme nesta nova etapa e tarefa desde o agarimo e a corrección fraterna, para que poida ser terra fecunda nas mans do bo Deus.
Sempre xuntos, como irmán e amigo. Unha aperta grande.

Antonio Valín Valdés

Bispo electo de Tui-Vigo


Documentación

Conferencia Episcopal Española: El sacerdote Antonio Valín, nuevo obispo de Tui-Vigo
Currículum vitae de Antonio Valín Valdés
Primer mensaje a la diócesis de Tui-Vigo – ESP/GAL
Mensaje del obispo de Mondoñedo-Ferrol

Artículos relacionados

Síguenos

5,484FansMe gusta
4,606SeguidoresSeguir
1,230SuscriptoresSuscribirte

Últimas publicaciones

Etiquetas