#8M2022 | Cáritas, la HOAC y la JOC, en el Día Internacional de la Mujer

¡Derribemos los muros de la precariedad y la desigualdad que viven las mujeres trabajadoras!

7 marzo 2022.- De cara al Día internacional de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo, Cáritas lanza la iniciativa «Ellas Somos Nosotras». Se trata de una propuesta en la que, a través de la voz de 8 embajadoras, se pretende hacer llegar a toda la sociedad la realidad de las mujeres en situación de vulnerabilidad y poner el foco sobre las múltiples brechas y situaciones de exclusión que sufren las mujeres a las que Cáritas acompaña y cuyos derechos son vulnerados.

«Ellas Somos Nosotras» busca promover, además, la solidaridad económica con los programas de atención a mujeres de Cáritas tanto en España como en otros países de todo el mundo en los que estamos presentes a través de numerosos proyectos de cooperación fraterna con las Cáritas locales.
 

Apoyo de ocho mujeres líderes

Este gesto solidario cuenta con la colaboración desinteresada como embajadoras de Marta Colomina, Ana Irusta, Sonsoles Onega, Adela Martín, Ana Bujaldón, Montserrat Lluis, Elena Gris y Gloria Lomana, ocho mujeres líderes en su sector, comprometidas públicamente con la igualdad de oportunidades y que, desde su posición profesional y reconocimiento social, reclaman avances decididos en materia de igualdad.

Cáritas lanza esta iniciativa en un momento muy especial: la celebración, en 2022, del 75 aniversario. A lo largo de estos tres cuartos de siglo de “amor por los demás”, como señala el lema de esta conmemoración, y de servicio a las personas, Cáritas ha sido testigo de cómo la realidad de pobreza y exclusión tiene rostro de mujer y, al mismo tiempo, de la activa capacidad de liderazgo y autonomía de las mujeres a la hora de protagonizar su propio desarrollo. Esto demuestra que es posible otro modelo de sociedad basado en la igualdad, tanto en el propio hogar como en las relaciones comunitarias y sociales, y en la vida pública.
 

Dar visibilidad a realidades de vulnerabilidad y exclusión

Son muchas las realidades de vulnerabilidad y exclusión que Cáritas acompaña dentro y fuera de España, pero dentro de esta iniciativa se quiere visibilizar algunas de ellas. En concreto, durante la próxima semana las ocho embajadoras de «Ellas Somos Nosotras» compartirán las siguientes realidades:

• Mundo rural: El papel de las mujeres campesinas en el desarrollo de sus familias y comunidades.

• Situaciones de conflicto: las violaciones de derechos que sufren las mujeres en las zonas afectadas por conflictos.

• Liderazgo indígena: formación y empoderamiento de las mujeres indígenas.

• Víctimas de trata: mujeres víctimas de la esclavitud del siglo XXI.

• Precariedad laboral: la desigualdad en el empleo que afrontan muchas mujeres.

• Mujeres mayores: un rol crucial e invisibilizado en nuestra sociedad.

Bajo el hashtag #EllasSomosNosotras, esta iniciativa irá dando a conocer en redes sociales más aspectos sobre cada una de estas realidades, el trabajo que Cáritas realiza y las historias personales de algunas de sus protagonistas.

En palabras de María Angeles García, coordinadora del Equipo de Donantes e Instituciones de Cáritas, que impulsa esta campaña, “esperamos poder dar voz a miles de mujeres y seguir fortaleciendo nuestra labor gracias a la solidaridad de todas y todos, porque ellas somos nosotras y nosotras somos ellas.
 

 

MENSAJE DE LA HOAC Y JOC

Estos testimonios ponen de relieve cómo las mujeres seguimos padeciendo la desigualdad, la precariedad, el empobrecimiento y la exclusión en el mercado laboral y que la crisis sanitaria ha agravado aún más. De hecho, la pandemia ha retrasado el logro de la igualdad en 135,6 años, según el Foro Económico Mundial (FEM), que en 2020 estimaba que se necesitarían 99,5 años.

Además, hemos estado más expuestas, y lo seguimos estando, a la COVID-19, pues trabajamos, mayoritariamente, en el sector servicios: sanidad, educación, hostelería, comercio, y sosteniendo los sistemas de cuidados y trabajo doméstico lo que significa que incluso en estos momentos, que, poco a poco se va notando cierta recuperación económica en nuestro país, a nosotras se nos sigue dejando fuera.

Los datos lo corroboran:

• La tasa de actividad se sigue manteniendo un 10% más baja que la de los hombres

• La temporalidad llega al 41% y los contratos a tiempo parcial al 74%.

• La tasa de desempleo alcanza el 16,36%, lo que supone un 3,5% más alto que el masculino.

• Las mujeres cobran 14,1% menos que los hombres de media, lo que equivale a dos meses de salario.

• Las mujeres trabajan gratis 43 días al año.

• Las mujeres de entre 25 y 44 años sin hijos tienen la más alta tasa de empleo (72,8%). A medida que aumenta el número de hijos e hijas, disminuye dicha tasa (con 3 o más hijos-as: 53,7%).

• El 27,2% de las mujeres se encuentran en riesgo de pobreza.

• La pensión media de las mujeres es de 837,98€ mientras que la de los hombres es de 1260,02€.

Estos porcentajes reafirman la situación de vulnerabilidad que vivimos: sufrimos más el paro, la temporalidad, la parcialidad, el desempleo; cobramos menos, trabajamos más; se nos castiga por ser madres; y la cuantía de nuestras pensiones son más bajas. Y si somos jóvenes e inmigrantes la desigualdad se duplica y/o triplica.

Por eso, en este 8 de marzo, más que nunca, la JOC y la HOAC:

• Reivindicamos el derecho a un trabajo digno y a la dignidad del trabajo como dimensión esencial para que se reconozca nuestra humanidad y no se nos impida aportar a la construcción de una sociedad decente desde nuestra singularidad.

• Compartimos el planteamiento de la OIT, que la salida a esta situación pasa por la recuperación con perspectiva de género, reflotando a las trabajadoras sumergidas, introduciendo subidas de salario mínimo, incrementando los servicios públicos que mejoren sus condiciones para la participación y asegurando la implantación de igual salario a igual trabajo .

• Demandamos un cambio de modelo en la organización y financiación de los cuidados, de manera que se convierta en una prioridad política y mejore las condiciones de empleo en este sector altamente feminizado.

• Hacemos una llamada a todas las mujeres para generar espacios seguros en los que nos encontremos y tomemos conciencia de que nuestra situación de desigualdad y discriminación está provocada por un sistema social (patriarcado) y económico (capitalismo) que nos ignora y utiliza.

• Nos comprometemos a seguir luchando junto a otros movimientos y organizaciones eclesiales, sindicales, sociales y políticas para acompañar a las mujeres; cambiar la mentalidad patriarcal y capitalista; trabajar para que las instituciones garanticen los derechos de todas las mujeres a un trabajo digno; y a seguir generando experiencias que vislumbren una sociedad más justa e igualitaria.

Queremos seguir construyendo, en nuestra Iglesia y en el mundo, la comunidad de iguales que Jesús creó; y, como aquellas mujeres discípulas que anunciaron su resurrección, seguir comunicando la esperanza en nuestros ambientes, promover la justicia social, los derechos humanos y la igualdad de género. Porque no hay esperanza sin lucha, la JOC y la HOAC seguiremos trabajando “hasta que la igualdad se haga costumbre”.
 

 

Artículos relacionados

Síguenos

5,484FansMe gusta
4,522SeguidoresSeguir
1,230SuscriptoresSuscribirte

Últimas publicaciones

Etiquetas