Monasterios de clausura: escuelas y lámparas

Escrito del obispo diocesano con motivo de la Jornada Pro Orantibus 2022

Celebramos en este domingo la fiesta de la Santísima Trinidad. Tras el tiempo de Pascua vienen a nuestro encuentro diversas fiestas especiales que ponen ante nosotros realidades fundamentales en nuestro caminar de fe. La que hoy se celebra es el misterio propio de Dios, que es alguien inconmensurable, difícilmente comprensible por la mente humana, pero que se nos revela y se aproxima a nosotros en Jesucristo. Él es el que nos comunica quién es, su propia vida interior, su pasión y acción. Revelándose como Trinidad, nos muestra el amor que es el que lo define y el camino apropiado para acercarnos a él. En la pluralidad de las tres personas se nos revela su llamada a la unidad que supera la diversidad.

Contemplando y empapándonos de este misterio divino no extraña que la Iglesia española celebre la jornada dedicada a la vida contemplativa: un día para acercarnos a los monasterios de clausura que tienen a Dios como el centro total de sus vidas; un día para interrogarnos también sobre su vida y su misión, agradecer su presencia entre nosotros y alentar las vocaciones contemplativas que siempre existirán en nuestra Iglesia.

Nuestra diócesis de Mondoñedo-Ferrol tiene en la actualidad cuatro monasterios de clausura femeninos: la Esclavas en Ferrol, las Clarisas en Ribadeo y las Concepcionistas en Mondoñedo y Viveiro. En total son cerca de cuarenta religiosas las que viven en estos monasterios. Constituyen especialmente una gracia para la vida diocesana y un consuelo para cuantos a ellos se acercan en busca de paz, sosiego y oración.

Los monasterios están llamados a ser escuelas de oración, contemplación y acogida. Todos sabemos lo que significan las escuelas: no sólo son lugares donde se imparten conocimientos a las nuevas generaciones, sino que se convierten en espacios que abren a la esperanza y al futuro. Bien lo saben los pueblos que poseen escuela en comparación a aquellos que han tenido que ir cerrándola. La escuela es mucho más que el edificio y la academia.

De la misma manera, los monasterios se convierten en escuelas abiertas donde acudir para acoger la sabiduría que allí se encierra; son punto de referencia y de encuentro en sus comunidades. En una sociedad donde prima la acción, ellos nos indican el poder y la fuerza de la oración: es el encuentro con Cristo, el esposo que llena el corazón de las personas, el que da sentido a la vida y a la misión. En nuestros monasterios se ora día y noche por cada uno de nosotros, presentando al Padre las plegarias del pueblo que camina y llora. ¡Qué bonito es sabernos amados por la plegaria de intercesión de hermanas nuestras que han consagrado su vida al Señor y a la Iglesia! Con su oración no es que se sustituya la nuestra, que siempre tendremos que hacer nosotros, pero sí que se hace por nosotros. Su oración es por nosotros, pero no en nuestro lugar. Y por eso, porque estamos llamados a orar para no desfallecer, estas mujeres orantes nos pueden enseñar lo que significa hoy orar, la importancia de orar y la urgencia de la oración.

Además, en un mundo donde vivimos deprisa, atormentados por el estrés, la contemplación es una invitación a pararnos, a descansar y a reposar en aquel que es consuelo y descanso del alma. Nuestros monasterios, que están repletos de paz y de silencio, nos ayudan a contemplar la vida y las cosas como lo que son: regalo del amor de Dios que se dona. Con la fuerza y tradición que tiene la contemplación cristiana, qué pena me da que en los tiempos presentes se busque esta sed que el hombre alberga en su corazón en otras tradiciones ajenas a la nuestra, sin duda alienantes y empobrecedoras de la vida entendida como compromiso y relación. Acerquémonos por ello a los monasterios que tenemos tan cerca y descubramos esta riqueza escondida que quizás no sabemos apreciar.

Por último, también los monasterios son lugares de acogida. Y es bueno recordarlo especialmente hoy, cuando se produce tanto rechazo del diferente, donde nos enfrentamos fácilmente por ideologías y modas, donde hacemos muros infranqueables en nuestro individualismo. Bien lo saben tantas personas que se acercan a nuestros monasterios donde reciben la sanación, la cura y el bálsamo que se precisa para el camino. Porque la acogida fraterna es la respuesta del que se ha encontrado con Dios Amor.

Por esto y por muchas otras cosas, como dice el lema de este año, la vida contemplativa se convierte en lámpara en el camino sinodal. Nos reconocemos caminantes en la vida que precisamos la ayuda de lámparas encendidas que, en su fragilidad pero en su fuerza, puedan acompañar los pasos vacilantes de los peregrinos. Por eso, GRACIAS por vuestra presencia entregada entre nosotros, gracias por iluminar el camino de nuestras parroquias. Ayudadnos a seguir siendo en nuestro mundo signo de esperanza y de gracia.

Vuestro hermano y amigo.

GALEGO

Celebramos neste domingo a festa da Santísima Trindade. Despois do tempo de Pascua veñen ao noso encontro diversas festas especiais que poñen ante nós realidades fundamentais no noso camiñar de fe. A que hoxe se celebra é o misterio propio de Deus, que é alguén inconmensurable, dificilmente comprensible pola mente humana, pero que se nos revela e se aproxima a nós en Xesucristo. El é o que nos comunica quen é, a súa propia vida interior, a súa paixón e acción. Revelándose como Trindade, móstranos o amor que é o que o define e o camiño apropiado para achegarnos a el. Na pluralidade das tres persoas revélasenos a súa chamada á unidade que supera a diversidade.

Contemplando e empapándonos deste misterio divino non estraña que a Igrexa española celebre a xornada dedicada á vida contemplativa: un día para achegarnos aos mosteiros de clausura que teñen a Deus como o centro total das súas vidas; un día para interrogarnos tamén sobre a súa vida e a súa misión, agradecer a súa presenza entre nós e alentar as vocacións contemplativas que sempre existirán na nosa Igrexa.

A nosa diocese de Mondoñedo-Ferrol ten na actualidade catro mosteiros de clausura femininos: a Escravas en Ferrol, as Clarisas en Ribadeo e as Concepcionistas en Mondoñedo e Viveiro. En total son preto de corenta relixiosas as que viven nestes mosteiros. Constitúen especialmente unha graza para a vida diocesana e un consolo para cantos a eles se achegan en procura de paz, acougo e oración.

Os mosteiros están chamados a ser escolas de oración, contemplación e acollida. Todos sabemos o que significan as escolas: non só son lugares onde se imparten coñecementos ás novas xeracións, senón que se converten en espazos que abren á esperanza e ao futuro. Ben o saben os pobos que posúen escola en comparación a aqueles que tiveron que ir pechándoa. A escola é moito máis que o edificio e a academia.

Da mesma maneira, os mosteiros convértense en escolas abertas onde acudir para acoller a sabedoría que alí se encerra; son punto de referencia e de encontro nas súas comunidades. Nunha sociedade onde prima a acción, eles indícannos o poder e a forza da oración: é o encontro con Cristo, o esposo que enche o corazón das persoas, o que dá sentido á vida e á misión. Nos nosos mosteiros órase día e noite por cada un de nós, presentando ao Pai as pregarias do pobo que camiña e chora. Que bonito é sabernos amados pola pregaria de intercesión de nosas irmás que consagraron a súa vida ao Señor e á Igrexa! Coa súa oración non é que se substitúa a nosa, que sempre teremos que facer nós, pero si que se fai por nós. A súa oración é por nós, pero non no noso lugar. E por iso, porque estamos chamados a orar para non desfalecer, estas mulleres orantes pódennos ensinar o que significa hoxe orar, a importancia de orar e a urxencia da oración.

Ademais, nun mundo onde vivimos rápido, atormentados polo estrés, a contemplación é unha invitación para pararnos, a descansar e a repousar naquel que é consolo e descanso da alma. Os nosos mosteiros, que están repletos de paz e de silencio, axúdannos a contemplar a vida e as cousas como o que son: agasallo do amor de Deus que se doa. Coa forza e tradición que ten a contemplación cristiá, que pena sento que nos tempos presentes se busque esta sede que o home alberga no seu corazón noutras tradicións alleas á nosa, sen dúbida alienantes e empobrecedoras da vida entendida como compromiso e relación. Acheguémonos por iso aos mosteiros que temos tan preto e descubramos esta riqueza agochada que quizais non sabemos apreciar.

Por último, tamén os mosteiros son lugares de acollida. E é bo lembralo especialmente hoxe, cando se produce tanto rexeitamento do diferente, onde nos enfrontamos facilmente por ideoloxías e modas, onde facemos muros infranqueables no noso individualismo. Ben o saben tantas persoas que se achegan aos nosos mosteiros onde reciben a sanación, a cura e o bálsamo que se precisa para o camiño. Porque a acollida fraterna é a resposta do que se atopou con Deus Amor.

Por isto e por moitas outras cousas, como di o lema deste ano, a vida contemplativa convértese en lámpada no camiño sinodal. Recoñecémonos camiñantes na vida que precisamos a axuda de lámpadas acesas que, na súa fraxilidade pero na súa forza, poidan acompañar os pasos vacilantes dos peregrinos. Por iso, GRAZAS pola vosa presenza entregada entre nós, grazas por iluminar o camiño das nosas parroquias. Axudádenos a seguir sendo no noso mundo signo de esperanza e de graza.

O voso irmán e amigo.

«GRACIAS por vuestra presencia entregada entre nosotros, gracias por iluminar el camino de nuestras parroquias. Ayudadnos a seguir siendo en nuestro mundo signo de esperanza y de gracia»

Artículos relacionados

Síguenos

5,484FansMe gusta
4,523SeguidoresSeguir
1,230SuscriptoresSuscribirte

Últimas publicaciones

Etiquetas