Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2023

La Iglesia celebra la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos del 18 al 25 de enero de 2023 este año con el lema, «Haz el bien; busca la justicia» (cf. Is 1,17).

El Pontificio Consejo para la promoción de la unidad de los cristianos y la Comisión fe y constitución del Consejo Ecuménico de Iglesias elaboran conjuntamente unos materiales para ayudar a la reflexión y para preparar las celebraciones del octavario.

A estos materiales conjuntos se suman los que aporta la subcomisión episcopal para las relaciones interconfesionales y diálogo interreligioso: el mensaje que firman los obispos de esta subcomisión; un guion para las celebraciones eucarísticas de la Semana; o una reflexión para usar en la adoración eucarística. Como novedad, este año se incluye un material para acercar la Semana de Oración a los niños y adolescentes.


¿Qué dicen los obispos?

Los obispos de la Subcomisión para las relaciones interconfesionales y diálogo Interreligioso recuerdan en su mensaje para esta Semana que el mandato de Jesús de que “seamos uno para que el mundo crea” (cf. Jn 17, 21) nos vuelve a convocar a rezar por la unidad de los cristianos. No podemos conformarnos con la situación de división, pues esta debilita la fuerza del mensaje de vida que proclamamos y resta credibilidad de nuestra palabra.

El lema de este año, tomado del profeta Isaías: «Haz el bien; busca la justicia» (cf. Is 1,17) lo ha escogido el Consejo de Iglesias de Minnesota (EEUU). Estas Iglesias han tenido que hacer frente a lo largo de su historia a la división interna provocada por la segregación racial y, recientemente el mundo quedó impactado por la ejecución extrajudicial del joven afroamericano George Floyd el 25 de mayo de 2020. «Este hecho injusto y vergonzoso que provocó una fuerte reacción social -señalan los obispos- también apela a la conciencia de los cristianos y nos estimula a trabajar juntos para ser fuente de unidad y reconciliación en el mundo».

También destacan que «el texto de Isaías nos hace comprender que la vivencia de la fe debe ir siempre acompañada por una praxis coherente con aquello que se profesa. El culto a Dios resulta vacío si no va acompañado por la compasión y la misericordia. Con duras palabras, el profeta denuncia ese culto externo y puramente formal: no quiero ofrendas ni fiestas ‒dice el Señor‒ mientras tengáis las manos manchadas de sangre; «aprended a hacer el bien; buscad la justicia, socorred al oprimido, proteged el derecho del huérfano, defended a la viuda»».

En este sentido resaltan que en esta Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos se unen dos dimensiones fundamentales del ecumenismo: la dimensión espiritual, que nos lleva a unirnos en oración reconociendo todo lo que ya nos une, especialmente al compartir un mismo bautismo; y la dimensión social, que nos impulsa a dar testimonio juntos del amor de Cristo hacia el prójimo y a defender la dignidad inviolable de toda persona.

En consonancia con el texto de Isaías, orar por la unidad de los cristianos debe ir acompañado de un compromiso común para afrontar los desafíos de la injusticia y escuchar los gritos de los que sufren por cualquier causa. El trabajo común que se viene realizando entre las Iglesias es un signo de esperanza para la humanidad.


Carta del delegado diocesano de Ecumenismo

«Un ano mais estamos a prepararnos para celebrar a Semana de Oración pola Unidade dos Cristiáns (18-25 de xaneiro), que desta vez foi preparada por un grupo dos Estados Unidos de América. A procura da unidade é un gran reto para os cristiáns, pois estamos chamados a ser testemuño de que a fraternidade é posible. Dende o Concilio Vaticano II todos os Papas nos teñen lembrado o compromiso irreversible da Igrexa a prol da mesma, pois ela “é en Cristo como un sacramento, ou sexa, signo e instrumento da unión íntima con Deus e da unidade de todo o xénero humano” (LG 1). Para ser instrumento, ten que ser ao mesmo tempo signo, e non o pode ser se os que formamos parte dela non nos podemos presentar unidos. Por iso, como nos recordaba o irmán Alois de Taizé, na súa carta do 2022, o evanxeo chámanos a superar as divisións e a dar testemuño de que a unidade é posible dentro da gran diversidade. Non é esta unha contribución prioritaria que os cristiáns están invitados a ofrecer con vistas á fraternidade na familia humana?

Desgraciadamente seguimos a estar nun contexto de guerra entre irmáns, unha guerra entre cristiáns. A pesares dos esforzos por parte do Patriarcado Ecuménico e do mesmo Vaticano, a guerra de Ucraína nos está a avergoñar, pois manifesta o gran fracaso do ecumenismo actual, cando parecía que todo ía camiñando cara a unidade. Xa nos recordaba o papa Francisco fai uns anos que o ecumenismo é unha gran empresa con perdas. É un camiño longo e difícil. Á vista está o resultado da fase diocesana do Sínodo Universal, sintetizada pola Conferencia Episcopal Española (“Temas que han tenido una fuerte resonancia en el proceso sinodal”):

“Atención específica merece el tema del diálogo con las demás confesiones cristianas y con otras religiones. Reconocemos que tenemos escasa experiencia ecuménica en nuestras comunidades, al tiempo que comprendemos la necesidad de establecer este diálogo allí donde no existe y, en su caso, de potenciarlo, con espacios e iniciativas compartidas que lleguen a todos los miembros de las comunidades”

Se esta é a situación de España, a da nosa diocese non é mellor. Xa non se trata de potenciar o diálogo e a colaboración; trátase de comezalos. Debo recoñecer honestamente que, en mais de vinte anos como delegado de Ecumenismo, apenas coñezo a un par de pastores de outras confesións cristiás. As múltiples ocupacións fan que sempre vaia deixando ou pospoñendo esta tan importante labor de acercamento. Sen o contacto humano frecuente é imposible que se constrúan amizades e, polo mesmo, confianza.

Por todo isto, aproveito a ocasión para facer un chamamento a todas aquelas persoas que queiran formar parte dunha comisión diocesana de Ecumenismo, co fin de crear ambiente ecuménico na diocese e, sobre todo, co fin de ir a coñecer aos cristiáns de outras confesións que viven entre nós.

Os materiais que tedes recibido, como sempre, teñen previsto unha oración para todos os días, que se pode incorporar á eucaristía parroquial ou comunitaria. Ao mesmo tempo, por primeira vez, tamén se engade unha sinxela catequese para nenos e adolescentes, xunto coa guía do catequista. Conteñen unha información básica, pero valiosa, sobre a actividade ecuménica da Igrexa. Finalmente, tamén, aportan un modelo de celebración ecuménica.

A propósito disto último, durante varios anos se organizaba esa celebración en Viveiro (Valdeflores); algunha vez tamén en Ferrol. Dende que comezou a pandemia, xa non foi posible. Este ano sería factible, pero non o considero oportuno porque, á vista dos resultados do Sínodo, e sendo coherente con eles, significaría “celebrar algo que non existe”. De feito, nas celebración de anos anteriores soamente estábamos os ‘católicos’. Certo é que en varias ocasións invitei a diferentes comunidades, pero nunca asistiron. Incluso, ofrecín a posibilidade, como se fai en outros sitios, de acudir nós a algún lugar de culto deles para que a celebración se desenvolvese alí.

A razón desta falta de acollida destas iniciativas xa está enunciada nas liñas anteriores: falta de confianza, por falta de coñecemento, os tópicos históricos contra a Igrexa católica, etc. Polo tanto, este traballo hai que facelo previamente, para ‘crear ese ambiente’ necesario que leve a realizar unha celebración ecuménica no futuro.

A Semana de Oración, en consecuencia, convídanos a reflexionar sobre o noso compromiso pola unidade, recoñecendo que é un don de Deus ao que debemos responder coa acollida. Acoller o seu Espírito, mediante a oración, nos preparará para ir ao encontro e abrirnos aos dons que os demais tamén teñen. O evanxeo empúxanos a cultivar a arte de crear unidade. “Todos nós podemos ser xa artesáns da unidade forxando lazos de escoita e amizade alí onde nos atopamos” (Carta de Taizé 2022)».


Materiales para la Jornada

Dossier informativo
Carta del delegado diocesano de Ecumenismo
Materiales para la catequesis de niños y adolescentes
Guía para los materiales
«Relaciones interconfesionales»: Boletín ecuménico

Artículos relacionados

Síguenos

5,484FansMe gusta
4,522SeguidoresSeguir
1,230SuscriptoresSuscribirte

Últimas publicaciones

Etiquetas