Carta a los misioneros de Mondoñedo-Ferrol

Escrito del obispo diocesano

Quisiera presentarme: Soy Fernando, el nuevo obispo de Mondoñedo-Ferrol que llevo al frente de la diócesis los cinco últimos meses. Nací y me crié en Burgos donde he sido vicario general y delegado de Cáritas. Tras los lógicos comienzos iniciales, por fin he podido conseguir algunas direcciones de los misioneros que habéis nacido en estas tierras de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol. Ello me permite que pueda dirigirme directamente a vosotros para ponerme a vuestro servicio, para intercambiar unas palabras de cariño y de ánimo, para conocer de vuestra existencia, para extender más allá los confines de esta diócesis… Espero que no te sorprenda…

Hace tiempo se oía una frase que decía: "Nuestra diócesis llega hasta donde se extienden nuestros misioneros". En efecto, en el bautismo es donde comienza nuestra primera vocación misionera. Y esa llamada tuvo lugar en un lugar concreto, la parroquia donde te bautizaste que seguramente has visitado en numerosas ocasiones. Esa vocación creció en el seno de una familia y de una comunidad cristiana, la que desde niño te ayudó a conocer a Jesús, y que seguramente también se sitúa en los términos territoriales de nuestra diócesis. Por último, la llamada se fraguó un día, en el seno de una realidad eclesial donde sirves y descubriste un determinado carisma… Por eso, podemos decir que nuestra diócesis de Mondoñedo-Ferrol llega a los rincones más recónditos donde alguno de nuestros cristianos vive y predica su experiencia de Jesús.

Sirva este primer mensaje para conocer de tu existencia y para verificar los datos que tenemos en nuestro archivo. En segundo lugar, sirva para agradecerte tu disposición y tu entrega al servicio de Dios y de la Iglesia: gracias por haber respondido a la llamada misionera de Jesús. Por último, sirva para que sientas el calor y el envío de tu Iglesia diocesana en la que un día naciste a la fe y que hoy sigue tratando de responder a esa misma llamada en medio de un mundo de increencia.

Mi reconocimiento y mi cercanía. Ojalá nos podamos conocer próximamente. Un abrazo de hermano y amigo.
 

GALEGO

Quixera presentarme: Son Fernando, o novo bispo de Mondoñedo-Ferrol que levo á fronte da diocese os cinco últimos meses. Nacín e crieime en Burgos onde fun vicario xeneral e delegado de Cáritas. Tras os lóxicos comezos iniciais, por fin puiden conseguir algunhas direccións dos misioneiros que nacestes nestas terras da diocese de Mondoñedo-Ferrol. Iso permíteme que poida dirixirme directamente a vós para poñerme ao voso servizo, para intercambiar unhas palabras de agarimo e de ánimo, para coñecer da vosa existencia, para estender máis aló os confíns desta diocese… Espero que non che sorprenda…

Hai tempo oíase unha frase que dicía: "A nosa diocese chega ata onde se estenden os nosos misioneiros". En efecto, no bautismo é onde comeza a nosa primeira vocación misioneira. E esa chamada tivo lugar nun lugar concreto, a parroquia onde te bautizaches que seguramente visitaches en numerosas ocasións. Esa vocación creceu no seo dunha familia e dunha comunidade cristiá, a que desde neno axudouche a coñecer a Xesús, e que seguramente tamén se sitúa nos termos territoriais da nosa diocese. Por último, a chamada fraguouse un día, no seo dunha realidade eclesial onde serves e descubriches un determinado carisma… Por iso, podemos dicir que a nosa diocese de Mondoñedo-Ferrol chega aos recunchos máis recónditos onde algún dos nosos cristiáns vive e predica a súa experiencia de Xesús.

Sirva esta primeira mensaxe para coñecer da túa existencia e para verificar os datos que temos no noso arquivo. En segundo lugar, sirva para agradecerche a túa disposición e a túa entrega ao servizo de Deus e da Igrexa: grazas por responder á chamada misioneira de Xesús. Por último, sirva para que sintas a calor e o envío da túa Igrexa diocesana na que un día naciches á fe e que hoxe segue tratando de responder a esa mesma chamada no medio dun mundo de  increencia.

O meu recoñecemento e a miña proximidade. Oxalá nos podamos coñecer proximamente. Un abrazo de irmán e amigo.

 

«Sirva para que sientas el calor y el envío de tu Iglesia diocesana en la que un día naciste a la fe y que hoy sigue tratando de responder a esa misma llamada en medio de un mundo de increencia»

Artículos relacionados

Síguenos

5,484FansMe gusta
4,523SeguidoresSeguir
1,230SuscriptoresSuscribirte

Últimas publicaciones

Etiquetas