Ferrol acogió una vigilia de oración por el Trabajo Decente

Organizada por los grupos diocesanos de la HOAC y Cáritas, estuvo presidida por el obispo Luis Ángel

Con el aforo prácticamente permitido en el momento actual, se celebró en el día de ayer una vigilia de oración en la UPA de Caranza de Ferrol, conmemorando el día de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente.

Después de la monición de entrada, donde se evidenció la situación de precariedad existente en el mundo del trabajo, agravada por la pandemia actual, que ha expuesto sin piedad los profundos fallos de nuestros mercados laborales y ha incrementado las condiciones de pobreza y desigualdad, pero sin olvidar las palabras de Esperanza que nos transmite el papa Francisco en su última encíclicaHermanos todos”: “Queremos soñar y hacer realidad un mundo en paz, asegurando un trabajo decente para todos, además de una tierra y un techo en los que habitar”.

A continuación se leyeron dos testimonios de personas pertenecientes a nuestra realidad más cercana, seleccionados por las entidades organizadoras del acto, la HOAC y Cáritas Diocesana de Mondoñedo-Ferrol.

Presidió la celebración monseñor Luis Ángel de las Heras, CMF, obispo de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, afirmando que la celebración es “una ocasión para despertar nuestra mirada de modo que, sacudiéndonos la indiferencia, nos sintamos interpelados y movilizados por la situación de precariedad que sufren las personas en su trabajo, incrementada este año por la pandemia de la COVID-19” … “resulta un deber indiscutible para los cristianos el empeño de procurar para todos una vida digna a través de un trabajo decente (cf LS128), con un mismo principio y fin evangélicamente transformadores: “somos hermanos de trabajo”.

Para simbolizar la indecencia en el mundo del trabajo se utilizó la dinámica de simbolizar el mundo y nuestra sociedad con una bola, en la que los asistentes fueron clavando unos “pinchos” con los calificativos negativos, para a continuación añadir unos corazones con palabras que pretenden simbolizar nuestra esperanza y compromiso en un mundo más solidario y justo, poniendo a las personas en el centro.

La jornada de oración finalizó con la lectura del manifiesto oficial de la iniciativa “Iglesia por el Trabajo Decente” y una oración de acción de gracias.

Fuente: Vocalía de Comunicación de Cáritas Mondoñedo-Ferrol
 

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol