La diócesis de Mondoñedo-Ferrol, con Ucrania

Más de mil personas visibilizaron durante el fin de semana el rechazo rotundo a la guerra de Ucrania y a cualquier conflicto armado

28 marzo 2022.- Caminar, orar, ayudar y acoger son los cuatro verbos con los que podemos resumir el quehacer de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol con respecto a la guerra de Ucrania. A lo largo de la semana pasada han sido diferentes las actividades organizadas desde estas claves.

El miércoles 23 se realizaron diez Círculos del Silencio en otras tantas localidades de nuestra diócesis: Ferrol, Narón, Cariño, Foz, Villalba, Burela, O Valadouro, Guitiriz, Viveiro y Ortigueira. Cerca de mil personas participaron en este acto público para elevar el grito silencioso contra todas las guerras. El acto concluyó con un manifiesto en el que se visibilizaba el rechazo rotundo a esta y cualquier guerra, así como el compromiso de acoger a cuántos refugiados lleguen a nuestras tierras.

Esta acción de calle se complementó con una cadena de oración en la que, durante 24 horas, se realizaron vigilias y encuentros de oración para rezar juntos por la paz y el fin de la guerra. Durante 24 horas diferentes comunidades parroquiales y religiosas de toda la diócesis abrieron los templos para unirse en una misma plegaria.

Además de estas acciones, desde la diócesis, y a través de Cáritas, que es la que aglutina todos los recursos al respecto, se han ofrecido cinco viviendas y un recurso residencial para la acogida de familias ucranianas. Será Cáritas Mondoñedo-Ferrol la que se coordine con las diferentes instituciones públicas para complementar los recursos necesarios para una adecuada acogida integral a los refugiados que puedan venir a nuestra diócesis.

Por otra parte, la delegación diocesana de Migraciones ha publicado un pequeño documento enviado a todas las parroquias para reflexionar sobre una acogida religiosa a los refugiados. Se trata de invitar a que, en aras de que la acogida sea integral, también nuestros templos puedan abrirse a la oración de los propios refugiados para que, desde su religiosidad particular, muchos de ellos en la ortodoxia, puedan también practicar su fe. En este recurso se hacen algunas aclaraciones al respecto y se invita a acercar esta necesidad religiosa que, a veces, queda demasiado olvidada.
 

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol