Nace una asociación para promover la causa de Ignacio

La familia Echeverría se involucra en la posible causa e incluso ha creado una sociedad civil con la que recaudar fondos para costearla

9 junio 2022.- El 3 de junio de 2017 Ignacio Echeverría encontró la muerte mientras intentaba salvar a varias personas que estaban siendo atacadas por terroristas en el puente de Londres. Cinco años después de aquella fecha, la iglesia de Las Rozas frecuentada por los Echeverría, la iglesia de San Miguel, acogió una misa por su eterno descanso. «Solo pudo acudir uno de mis hijos, porque el resto de la familia estábamos en Francia para la Primera Comunión de una nieta», explica Joaquín Echeverría en conversación con Alfa y Omega. Unos días después la verdadera parroquia de los Echeverría, la iglesia de la Visitación, acogió otra eucaristía a la que sí pudo acudir toda la familia. «Se celebró el pasado miércoles, 8 de junio, y estuvo presidida por el obispo auxiliar de Madrid Juan Antonio Martínez Camino», añade el padre del héroe del monopatín, quien, por otro lado, asegura que la jornada no tiene un significado especial para la familia: «Para nosotros todas los fechas son iguales. Ignacio murió hace cinco años, sí, pero nosotros nos acordamos de él a diario».

Que haya pasado un lustro, sin embargo, sí que cambia en algo la situación, pues es el plazo mínimo que la Iglesia establece para que se pueda iniciar de forma oficial una causa de canonización. En el caso de Ignacio, cuyo asesinato coincidió con la aprobación por parte del Papa de una nueva vía de acceso a la santidad –el ofrecimiento de la vida por los demás–, ya se han dado algunos pasos previos. Todo comenzó en 2017 con Martínez Camino. «El primero que habló de la causa fue él, durante unas jornadas universitarias que se celebraron poco después del atentado», confirma Joaquín. Un año después, «vino a Las Rozas para presidir la misa en recuerdo de Ignacio y volvimos a hablar». Por último, «nos convocó en su despacho del arzobispado. Acudimos mi mujer y yo y nos preguntó si estaríamos interesados en abrir, en un futuro, la causa». Joaquín y Ana dijeron que por supuesto, pero que «no considerábamos que tuviéramos pito que tocar». Camino «nos dijo que estábamos equivocados, que sin el interés de la familia no tenía sentido iniciar el proceso, y nos aconsejó que constituyéramos un grupo que se dedicara a hacer lo necesario para la apertura y el desarrollo de la causa. Y en eso estamos ahora mismo», asegura Joaquín Echeverría.
 

«Vale la pena ser decente»

Desde hace aproximadamente ocho meses, los Echeverría están trabajando en la creación de una asociación, que acaba de ser aprobada por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro. De ella forman parte distintas personas que conocieron a Ignacio en algún momento de su vida. «Hay dos amigos de Ignacio, uno de la infancia y otro de su trabajo, varios parientes y algunos amigos de la familia», confirma el padre. Hasta el momento, el trabajo de la asociación se ha limitado a establecer una serie de contactos que puedan ser útiles para cuando el futuro postulador se dedique a investigar la causa. Por otro lado, están recopilando toda la información que se publica acerca del héroe del monopatín. Además de la asociación, «hemos creado una sociedad civil con la que vamos a registrar una serie de marcas para vender merchandising y así recaudar dinero para costear el proceso», adelanta Echeverría padre, que también tiene previsto ceder todas las condecoraciones que le concedieron a su hijo, así como distintas prendas del joven e incluso uno de sus monopatines, para que esté todo expuesto en la parroquia de la Visitación.

El objetivo de todas estas actuaciones no es ver la estampa de Ignacio colgada de la plaza de San Pedro, que también , sino que su ejemplo llegue a más personas. «Que se iniciara el proceso tendría un efecto multiplicador en la difusión de su figura. Y que la gente se acuerde de él, sepa lo que hizo y cómo vivió, creo que puede ayudar a muchos», asegura Joaquín Echeverría. «La vida de Ignacio fue ejemplar en mil aspectos. Él, por ejemplo, supo rechazar muchas de las tentaciones a las que todos estamos sujetos. También destacaba por estar siempre pendiente de los demás, o por tratar de ganarse la vida decentemente. Su figura habla de que vale la pena ser decente aunque te cueste la vida».

Con idéntico objetivo, la entidad Ven y Verás Educación creó –con el beneplácito de la familia– el musical Skate Hero, que recrea las últimas horas de vida de Ignacio y que está ayudando a propagar su legado. «Ahora se va a representar en el Encuentro Europeo de Jóvenes, en Compostela, y más tarde en Perú», confirma Joaquín. La última actuación tuvo lugar en marzo en la Cubierta de Leganés, con un éxito rotundo de público, y al finalizar se repartió un marcapáginas que contiene una oración para la devoción privada de los fieles con la que pedir favores por la intercesión de Ignacio.
 

En monopatín hacia el cielo

1978
El 25 de mayo de 1978 nació Ignacio Echeverría en Ferrol. Vivió en Galicia hasta los 9 años.

2016
Estudió Derecho y trabajó en el sector bancario. Tras quedarse en el paro en 2016, se marchó a Londres.

2017
El 3 de junio de 2017 volvía de patinar cuando se topó con un atentado y se lanzó contra los terroristas.

2018
El 19 de julio de 2018 el joven recibió a título póstumo la George Medal otorgada por la reina Isabel II.

2022
Tras la actuación de Skate Hero, el 11 de marzo, se entregó una oración para pedir favores a Ignacio. El 3 de junio se cumplió el quinto aniversario de la muerte de Ignacio. Se celebró una Misa el día 8 en Las Rozas. Durante el mes de junio se ha aprobado la asociación creada para impulsar su causa de canonización.

Fuente: Alfa y Omega

 

«Que se sepa cómo vivió puede ayudar a muchas personas»

Artículos relacionados

Síguenos

5,484FansMe gusta
4,522SeguidoresSeguir
1,230SuscriptoresSuscribirte

Últimas publicaciones

Etiquetas