Para orar cada día: Sábado

Para orar cada día

4ª Semana del Tiempo Ordinario
Sábado 4 de febrero de 2023. Festividad de San Andrés Corsini
Comentarios de las Concepcionistas Franciscanas de Viveiro

Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor

Marcos 6, 30-34

En aquel tiempo, los Apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado. Él, entonces, les dice: «Venid también vosotros aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco». Pues los que iban y venían eran muchos, y no les quedaba tiempo ni para comer. Y se fueron en la barca, aparte, a un lugar solitario. Pero les vieron marcharse y muchos cayeron en cuenta; y fueron allá corriendo, a pie, de todas las ciudades y llegaron antes que ellos. Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.


Comentario

Cuando los apóstoles vuelven junto a Jesús, él los invita a descansar a su lado. Les hacía falta estar con él. Hay un grado de sobrecarga, de tensión nerviosa. Hay necesidad de silencio, de recogimiento, de soledad. Pero el gentío los sigue y Jesús tiene compasión. Le hubiera gustado consagrase a la formación más a fondo del pequeño grupo, pero cede a la llamada de la multitud. Se deja acaparar. Es su debilidad.

El detalle de convivencia entre el Señor y los discípulos de este evangelio puede servirnos para nuestra propia relación con Cristo: Reunidos con Él, le contaban lo que habían hecho y descansaban pacíficamente. Los momentos de oración pueden ser también momentos de reposo con el Señor, de trato amistoso con él, como hacemos con tantos otros amigos.

Estar con el Señor tiene un efecto sobre el corazón: lo hace atento a los otros, lo hace compasivo, sensibles a las necesidades de los demás. Nos hace más disponibles, nos da iniciativa, nos hace adelantarnos al servicio de los hermanos.


Preguntas para reflexionar

¿Qué hacemos cuando debemos enseñar a los otros algo de la fe y de la religión? ¿Imitamos a Jesús?


Oración

Jesús, tú eres nuestro lugar de descanso.
Junto a ti se recuperan las fuerzas.
Y se reaniman gozando de tu intimidad.